VIOLENCIA MACHISTA

43 mujeres y 6 menores asesinados en crímenes machistas en 2021

La violencia de género ha acabado con la vida de Laura, Conchi, Alicia, Mari Carmen, María Cruz, Jordina, Paula, Johana Andrea, Pilar, María Soledad, Warda, Betty, Lucía, María Teresa, Katia Carolina, Nicoleta Clara, Alla, Katherine Mary, Rocío, Inmaculada, Alicia, Consuelo, África, Susanny, Hasna, María Pilar, María Ángeles, Luisa Amelia, Amal, Antonella Abigaíl, Pamela, Oxana, Carmen, Zuita, Mónica, Erika, María Isabel, Cristina, Lorena, María Àngels, Eva, Elia y Yolanda.

Asociaciones, vecinos, trabajadores y residentes se concentran en repulsa del crimen machista perpetrado el viernes en el barrio granadino de Parque Nueva Granada y para condenar la violencia machista, este sábado en la plaza del barrio Parque Nueva Granada. EFE/Pepetorres

Asociaciones, vecinos, trabajadores y residentes se concentran en repulsa del crimen machista perpetrado el viernes en el barrio granadino de Parque Nueva Granada y para condenar la violencia machista, este sábado en la plaza del barrio Parque Nueva Granada. EFE/Pepetorres / EFE/Pepetorres

15
Se lee en minutos

Cuarenta y tres mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas en 2021. Se trata de una realidad inasumible, a pesar de que es la cifra más baja desde que comenzaron a elaborarse las estadísticas de feminicidios íntimos en 2003. A las 43 víctimas asesinadas hay que sumar los asesinatos de seis niños a manos de sus padres, siete si se confirma que el crimen en Madrid de la pequeña Abril, de 3 años, fue violencia vicaria. 50 vidas segadas por la violencia de género.

Desde 2003, son 1.125 las mujeres víctimas mortales de esta violencia machista y 45 los menores asesinados por sus padres o por las parejas de sus madres desde 2013.

Tras el final del estado de alarma, en mayo, se registró un repunte de asesinatos que los expertos asociaron al fin de las restricciones de movilidad. Este incremento de crímenes llevó al Gobierno a revisar las herramientas de lucha contra la violencia de género y a poner en marcha un Catálogo de Medidas Urgentes del Plan de Mejora y Modernización" contra el maltrato machista. Además, todas las fuerzas parlamentarias, a excepción de la ultraderecha, han impulsado la renovación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género para ampliar las medidas de lucha.

Un 2022 sin Laura, sin Conchi, sin Alicia...

No existe un perfil de víctima: las mujeres asesinadas tenían un amplio rango de edad (de 17 a 82 años), pertenecían a distintas clases sociales, algunas tenían hijos, otras no... Lo único que comparten es que su vida les fue arrancada por el hecho de ser mujeres, los agresores las mataron por considerar que eran de su propiedad.

24 eran españolas y 19 extranjeras y en 9 de los casos constaban denuncias previas contra los presuntos agresores. Trece de los 43 presuntos maltratadores se suicidaron tras cometer el crimen, por lo que no podrán ser juzgados por sus actos.

A continuación, EL PERIÓDICO DE ESPAÑA recuerda a las 43 víctimas de la violencia de género en España en 2021. Como consecuencia de estos crímenes, 30 menores han quedado huérfanos.

Laura: con 82 años, fue la primera mujer asesinada en 2021. El 17 de enero, su marido, también octogenario, la acuchilló hasta la muerte en su piso de Madrid. No constaban denuncias por maltrato.

Conchi: el 12 de febrero, su marido la mató con un hacha en su casa de Bilbao y después se suicidó lanzándose a la ría del Nervión. No existían denuncias previas contra el agresor, que no podrá responder ante la justicia por este crimen. La víctima tenía 56 años, dos hijos mayores de edad y una nieta pequeña.

Alicia: sólo dos días después del asesinato de Conchi, Alicia (51 años) era asesinada en Majadahonda (Madrid). Su marido la mató con una carabina, con la que también hirió a una de sus hijas, y después se atrincheró en su domicilio, en el que intentó suicidarse. Alicia tenía cinco hijos y aunque había expresado en alguna ocasión que sufría maltrato, nunca denunció ni identificó a su agresor.

Mari Carmen: tenía 46 años cuando su exmarido la apuñaló en el domicilio en el que ella trabajaba como conserje. El crimen fue el 2 de marzo en Torrejón de Ardoz (Madrid). Mari Carmen tenía dos hijos, de 17 y 21 años, y no constaban denuncias previas contra el presunto homicida.

María Cruz: y su hija Isabel, de 11 años, fueron asesinadas por su marido el 8 de marzo, Día de la Mujer. El hombre les disparó con arma de fuego, prendió la casa y después se suicidó. La víctima, de 47 años, era natural de Paraguay. No constaban denuncias previas contra el agresor.

Jordina: con 34 años, era madre de dos niñas y se había separado hacía unos meses de su pareja. El 14 de abril, el hombre la golpeó y la asfixió hasta la muerte en su casa de Manresa (Barcelona). Tampoco constaban denuncias.

Paula: el 19 de abril, el exnovio de Paula acabó con su vida. Tras una fuerte discusión, la golpeó mortalmente en la cabeza en Mansilla de las Muelas (León). La mujer tenía 36 años y no había interpuesto ninguna denuncia por maltrato.

Johana Andrea: colombiana de 41 años, tenía una hija mayor de edad y residía en Burriana (Castellón). El 22 de abril, su cadáver fue hallado en las afueras del municipio, había sido ahogada con una prenda de vestir. Hasta más de dos meses más tarde del asesinato, los investigadores no detuvieron a su compañero sentimental, sobre el que no constaban denuncias previas.

Pilar: vivía en La Bisbal del Penedès (Tarragona), con 50 años de edad. Su pareja la quemó viva el 26 de abril. Antes de fallecer, la víctima delató al agresor ante los agentes. No había denuncias previas por maltrato.

María Soledad: esta mujer de 60 años sí había denunciado al hombre que le arrancó la vida, que tenía una orden de alejamiento. El 9 de mayo su expareja la degolló en Sagunto (Valencia) y después se suicidó, por lo que no podrá responder por sus actos ante la justicia. Días antes del crimen, la víctima había acudido a pedir ayuda a los servicios de Igualdad del Ayuntamiento de Sagunto.

Warda Ouchene: estaba embarazada cuando fue asesinada por su expareja en Sa Pobla (Mallorca) el 17 de mayo. Había nacido en Marruecos y tenía 28 años. El agresor, del que estaba en proceso de separación, también mató a su hijo Mohamed, de 7 años. El hombre había sido denunciado por maltrato.

Betty: también fue asesinada el 17 de mayo. Nacida en Colombia y con 52 años, Betty vivía en Creixell (Tarragona). Su pareja, que no había sido denunciado, se suicidó tras matarla.

Lucía: un día después de los asesinatos de Warda, Mohamed y Betty, Lucía fue asesinada a puñaladas por su expareja, el 18 de mayo en Corbera de Llobregat (Barcelona), que también se suicidó. Su hijo de 13 años encontró el cadáver al volver del instituto. La víctima, brasileña, tenía otra hija menor de edad.

María Teresa: con 48 años, fue asesinada en Pola de Laviana (Asturias), el 20 de mayo. Su expareja, de la que se estaba divorciando y sobre quien no pesaban denuncias previas, la mató con un arma de fuego. Fue su hijo quien encontró su cadáver.

Katia Carolina: tenía 35 años y un hijo de 12. Había nacido en Nicaragua y vivía en Zaragoza. Su expareja, que tenía una orden de alejamiento, el 23 de mayo la acuchilló cuarenta veces hasta la muerte y después se arrojó al vacío para intentar suicidarse.

Nicoleta Clara: pocos días después, el 29 de mayo, Nicoleta Clara era asesinada en Alovera (Guadalajara) por su expareja, a la que había denunciado en 2006. Natural de Rumanía, tenía 40 años.

Alla: fue una de las nueve víctimas mortales de la violencia machista en junio. El día 2, su marido la acuchilló en Porqueres (Girona). Tenía 48 años y era de Letonia. Nunca había denunciado a su pareja por maltrato.

Katherine Mary: era británica y tenía 59 años. El 6 de junio, su expareja -un marqués- la mató con una escopeta en su casa de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Tampoco constaban denuncias previas, el matrimonio estaba en trámites de divorcio.

Rocío: sólo tenía 17 años y era madre de un bebé de cuatro meses. Su exnovio la mató el 3 de junio en Estepa (Sevilla), descuartizó el cadáver y se deshizo de los restos mortales en distintos lugares. Tras la desaparición de la joven, el agresor dijo a la policía que la joven había huido a Badajoz con otro hombre.

Inmaculada: nació en Guinea Bissau y vivía en Roquetas de Mar (Almería). El 5 de junio, su expareja -al que había denunciado por malos tratos- la asesinó golpeándole la cabeza con una piedra. Tenía 43 años.

Alicia: era reportera gráfica de televisión y tenía 36 años. La madrugada del 12 de junio, su novio la atropelló en Marmolejo (Jaén) y quiso hacer pasar el asesinato por un accidente. No constaban denuncias previas por maltrato.

Consuelo: con 81 años, es la segunda octogenaria asesinada en 2021 por su marido. El 15 de junio, en Madrid, su pareja la mató a martillazos. El presunto agresor nunca había sido denunciado por violencia de género.

África: estaba en trámites de separación de su marido. El 21 de junio, en Valladolid, éste le asestó una veintena de puñaladas delante de una de sus hijas. África tenía 55 años. No existían denuncias por maltrato.

Susanny: madre de dos hijos menores de edad, era dominicana y tenía 34 años. Vivían en Doniños (Salamanca). El 29 de junio su pareja la apuñaló y después se suicidó, por lo que no podrá ser juzgado por el crimen. La mujer murió una semana después de la agresión. Nunca había denunciado al agresor, sobre el que sí constaba la denuncia de una pareja previa a la que había intentado ahorcar.

Hasna: tenía 34 años, era de origen marroquí y estaba separada. Cinco años atrás, había denunciado a quien era su pareja y padre de sus tres hijos. El pasado 30 de junio, el hombre la asesinó con un cuchillo en su casa de Barbastro (Huesca) delante de sus tres niños.

María Pilar: tenía 43 años. El 7 de julio, cuando viajaba en coche con sus hijos de 5 y 9 años, el presunto agresor embistió el vehículo y después la asesinó a cuchilladas delante de los niños y después se dio a la fuga. La mujer vivía en Murchante (Navarra). Tampoco constaban denuncias previas por maltrato en este caso.

María Ángeles: el 15 julio, su pareja sentimental la mató con una escopeta cerca del colegio malagueño en el que ella trabajaba como cocinera, después se suicidó. Tenía 46 años y no constaban denuncias contra el asesino.

Luisa Amelia: tenía 74 años. En Pozuelo de Alarcón (Madrid), su marido la mató con un jarrón el 22 de julio. No existían denuncias.

Amal: nació en Marruecos y vivía en Sabadell (Barcelona). Tenía 38 años. El 22 de julio, su pareja la mató con un arma blanca y escondió su cadáver en un baúl. La víctima no había denunciado al hombre, sobre el que pesaban denuncias previas por maltrato de otra mujer.

Antonella Abigaíl: había denunciado al hombre del que se estaba divorciando. Tenía 30 años y era argentina. El 30 de julio, el agresor la mató y calcinó su cuerpo en un descampado de Sant Vicenç de Castellet (Barcelona). Después, se suicidó con el cinturón del coche en presencia de su hija de un año.

Pamela: sólo tenía 25 años cuando fue asesinada en Cambrils (Tarragona) por su pareja el 30 de julio. El hombre, que le doblaba la edad, quebrantó una orden de alejamiento para matarla.

Oxana: estaba a punto de cumplir 37 años cuando su pareja acabó con su vida en el piso que compartían en Nerja (Málaga). El 2 de agosto, el hombre -sin denuncias previas- la mató de un golpe y después quiso calcinar su cadáver.

Carmen: tenía 60 años cuando su marido la asesinó con un arma de fuego y después se quitó la vida. Los hechos ocurrieron en Sevilla el 10 de agosto y no constaban denuncias por maltrato.

Zuita: había nacido en Marruecos y era madre de tres menores. Tenía 40 años cuando su marido la asesinó el 14 de septiembre en su domicilio de Villajoyosa (Alicante). Fueron los pequeños los que dieron la voz de alarma al terminar el colegio y comprobar que su madre no pasaba a recogerlos. El agresor se suicidó, por lo que no podrá ser juzgado.

Mónica: era panadera y tenía 52 años. El 15 de septiembre, su pareja la mató con un cuchillo en su casa de A Coruña, donde la encontró muerta uno de sus hijos.

Erika: fue asesinada por su exmarido cuando volvía de trabajar. El hombre no aceptaba la separación, la mató el 12 de octubre y después se suicidó. Los dos hijos menores estaban en la casa cuando sucedieron los hechos. Erika tenía 37 años y vivía en Vitoria.

María Isabel: también tenía 37 años cuando su expareja le arrancó la vida el pasado 7 de noviembre en San Roque (Cádiz). La víctima tenía tres hijos menores y el agresor, que intentó suicidarse, había sido denunciado por maltrato por dos parejas anteriores.

Cristina: trabajaba en una empresa familiar de inversiones y era fallera. Tenía 30 años. Su pareja la acuchilló hasta la muerte en Valencia el pasado 2 de diciembre. El presunto homicida, experto en criminología, nunca había sido denunciado.

Lorena: tenía 39 años y vivía en Granada con sus dos hijas. Hacía pocas semanas que había roto la relación con su pareja, que la atacó el 10 de diciembre en su garaje cuando Lorena se disponía a recoger a las niñas del colegio. No había denuncias.

María Àngels: en Cataluña, en Sant Joan les Fonts (Girona), era asesinada esta mujer de 64 años el pasado 16 de diciembre. Su marido la mató con un arma de fuego y después se suicidó. Tampoco constaban denuncias.

Eva: un día después, Eva (40 años) y su bebé de 11 meses eran asesinadas en Liaño de Villaescusa (Cantabria) por su expareja y padre de su hija pequeña. El hombre quebrantó una orden de alejamiento para matarlas. Ese mismo día, Eva había alertado a la Guardia Civil de que el hombre había intentado acercarse a ella. La víctima tenía otros dos hijos que quedan huérfanos.

Elia: la madrugada del 18 de diciembre, la pareja de Elia (35 años) acababa con su vida en Torrevieja (Alicante). La víctima tenía una hija de 3 años y no constaban denuncias contra el agresor.

Yolanda: el día de Navidad, una joven de 25 años fue asesinada de un disparo en Elche (Alicante). Con dos niños pequeños, la víctima había nacido en Paraguay. Tras el crimen, el agresor se dio a la fuga y días después se atrincheró con cuatro rehenes y un fusil de asalto Kalashnikov con el que disparó a la policía. Ya ha sido detenido.

Además de estos 43 asesinatos machistas, continúan en investigación tres casos. El de una joven de 21 años que murió tras caer por el balcón de un hotel de Ibiza el 3 de junio, el de una octogenaria en Madrid el 2 de septiembre y el de una mujer finlandesa de 68 años que fue presuntamente descuartizada por su pareja.

Seis menores asesinados por sus padres

En este 2022 también faltan seis menores, que fuero asesinados por sus padres en 2021 en crímenes vicarios, cuatro niñas y dos niños.

Isabel: 11 años, asesinada junto a su madre María Cruz el 8 de marzo.

Mohamed: 7 años, asesinado junto a su madre Warda en junio.

Anna y Olivia: tenían 14 mes y 6 años cuando su padre las mató y se deshizo de sus cadáveres en el mar. El parricida se suicidó.

Leo: fue asesinado en un hotel de Barcelona por su padre. Tenía dos añitos.

Se desconoce el nombre de la bebé de 11 meses que fue asesinada junto a su madre Eva el pasado diciembre.

La pequeña Abril, de 3 años, apareció muerta junto al cadáver de su padre en el madrileño barrio de Lavapiés. Los investigadores apuntan a un nuevo caso de violencia vicaria y la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género recaba datos del crimen, pero aún no ha confirmado la naturaleza machista del mismo.

Un concepto más amplio de feminicidio

En este 2022 que hoy comienza, la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género empezará a contabilizar todos los crímenes machistas, más allá de los cometidos en el ámbito de la pareja o la expareja.

Noticias relacionadas

Los asesinatos de mujeres por violencia sexual, por explotación sexual, en el ámbito familiar pasarán a ser contabilizados por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género en una estadística más amplia de la que se viene elaborando desde 2003, que sólo tiene en cuenta a las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas.

También formarán parte de este conteo las víctimas mortales de la violencia vicaria, la empleada para hacer el máximo daño a una mujer a través de la agresión a los hijos o a otras personas importantes para ella. En esta categoría entrarán los hijos menores de la mujer, pero también las mujeres de su entorno asesinadas por su pareja o expareja: madres, hermanas, amigas, etcétera. Al tratarse del concepto "feminicidio", no se incluirán en esta estadística los crímenes mortales de hombres que sean asesinados para hacer daño a una mujer.

Pide ayuda

El 016 atiende a las víctimas de todas las violencias contra las mujeres. Es un teléfono gratuito y confidencial que presta servicio en 53 idiomas y no deja rastro en la factura. También se ofrece información a través del correo electrónico 016-online@igualdad.gob.es y asesoramiento y atención psicosocial mediante el número de Whatsapp 600 000 016. Además, los menores pueden dirigirse al teléfono de ANAR 900202010. Todos los recursos contra la violencia de género.