CRISIS HUMANITARIA

Los primeros niños ucranianos con cáncer que llegarán a España se quedarán en hospitales de Madrid

  • Así lo desvela a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA el empresario Paco Arango, creador de la Fundación Aladina, que colabora activamente en un dispositivo coordinado por la Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátricas.

  • Los primeros pequeños se tratarán en centros como La Paz o el Hospital Niño Jesús y ya se han preparado alojamientos de larga estancia para sus familias.

  • España tiene preparadas 5.000 camas hospitalarias distribuidas en los hospitales para los refugiados que necesiten tratamiento en nuestro país.

Niños en el refugio de un hospital pediátrico de Kiev (Ucrania).

Niños en el refugio de un hospital pediátrico de Kiev (Ucrania). / Irene Savio

5
Se lee en minutos

Un total de 30 niños ucranianos enfermos de cáncer y sus familias llegan este viernes por la tarde a España en un avión del Ejército del Aire para reanudar un tratamiento que la guerra les ha obligado a suspender. Primero pasarán unos días en un hotel y, luego, se quedarán ingresados en hospitales de Madrid como el Niño Jesús o La Paz. Así lo explica a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, el empresario, músico, productor y director de cine Paco Arango que, en 2005, puso en marcha la Fundación Aladina y lleva días volcado en sacar a los pequeños del "horror" de la guerra. "Estamos muy nerviosos, pero queremos que pierdan el miedo a la vida y que sepan que les acogeremos con todo nuestro cariño", señala a este diario.

Arango indica que son semanas de trabajo en el terreno junto a organizaciones internacionales para sacar a los pequeños. Primero, serán 30 menores con sus familias. Después vendrán más. "Niños que allí, sin sus tratamientos, no iban a salir adelante", advierte el 'alma' de la Fundación Aladina.

"Queremos que sepan que llegan al amor, al cariño y a ser tratados. Porque la lucha del niño contra el cáncer, de por sí es otra guerra", dice Arango.

El grupo de pequeños aterrizará en un avión militar. En la Fundación Aladina están "muy nerviosos" y ya han preparado a los traductores para darles la acogida más cariñosa posible y "que pierdan el miedo a la vida. Queremos que sepan que llegan al amor, al cariño y a ser tratados. Porque la lucha del niño contra el cáncer, de por sí es otra guerra" señala quien lleva una vida volcado, a través de su entidad, en el apoyo a los pacientes pediátricos oncológicos.

Un vuelo de cinco horas

"Los recogemos por la tarde. Primero, los alojamos en un hotel durante cuatro días y luego irán a distintos hospitales de la comunidad. Por ahora se quedan en Madrid porque desconocemos qué patologías tienen y en qué estado vienen", indica en alusión a que entre los pequeños pacientes, la mayoría con cáncer, puede haber niños con otras graves enfermedades. Además, ya han preparado y buscado viviendas en la región para alojar a largo plazo a sus familias.

"Imagínate lo que hay ahí. Esto es todo un logro, pero te sabe a poco la victoria porque piensas en aquellos que no han podido salir", apunta el empresario.

¿Viajan en un avión medicalizado?. Arango lo desconoce, pero precisa que es un vuelo "relativamente corto" y que algunos niños podrían llegar con sus bolsas de suero, igual que cuando, entre quimio y quimio, deben abandonar el hospital. Esos niños, precisa, irán a distintos hospitales, entre los que cita el Niño Jesús o La Paz. "Aquí todos han arrimado el hombro", asegura. Añade que siguen peleando para sacar a más pequeños enfermos de Ucrania.

"Imagínate lo que hay ahí. Esto es todo un logro, pero te sabe a poco la victoria porque piensas en aquellos que no han podido salir", indica el fundador de Aladina. Esos otros pequeños pacientes oncológicos que vayan llegando irán después a otras comunidades, según la información que maneja Paco Arango. "Sé que Asturias está liberando cinco camas. Pero primero deben llegar, aterrizar y luego ver qué se hace y cómo se hace", apunta.

5.000 camas hospitalarias

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaba este jueves la llegada de los pequeños y detallaba que será la Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátricas (SEHOP) la que se ocupará de la coordinación en la atención a los pequeños pacientes. En total, según la información aportada por el jefe del Ejecutivo, serán 30 los niños con cáncer que llegarán a continuar su tratamiento en nuestro país. Son menores que llegan de Ucrania con un doble padecimiento: huir del terror de la guerra y estar enfermos. Paco Arango insiste en que que todos los implicados en el operativo están luchando por sacar a más niños enfermos del país.

Un anuncio que ya ha provocado la primera reacción de algunas comunidades autónomas que, como la de Madrid, aseguraban este jueves, en palabras de su viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, no haber tenido noticias de la llegada de los pequeños hasta que Pedro Sánchez lo ha comunicado.

"Lo que nos han pedido son camas disponibles", indican a este diario desde la Consejería de Sanidad en relación a las que esta región, como el resto de comunidades, ha brindado al Ministerio de Sanidad para acoger a refugiados ucranianos que precisen atención médica. Un total de 5.000 en toda España entre las que, por supuesto, se incluyen camas pediátricas y, también, en las unidades de oncología.

El papel de las asociaciones

Mientras los pequeños pacientes ucranianos llegan a España, son muchas las entidades que, como Aladina, en estos días aceleran los preparativos para acoger a los menores y sus familias. Otra de ellas es la Fundación Infantil Ronald McDonald, 25 años de actividad en España, que también trabaja en el desarrollo de programas que ofrecen apoyo a familias con hijos gravemente enfermos que deben desplazarse de sus hogares para recibir tratamiento en hospitales de referencia. Es decir, que no cuentan con centros sanitarios especializados en sus lugares de residencia.

Las Casas Ronald McDonald -que alojan gratuitamente a las familias que son derivadas directamente desde los propios centros hospitalarios donde sus hijos reciben los tratamientos- están abiertas y preparadas para alojar a algunas de estas familias. Desde su delegación en Ucrania ya están desplazando a muchas familias con hijos enfermos y heridos a otros programas Ronald McDonald de Europa. Actualmente, la Fundación tiene cuatro en España: en Barcelona, cerca del Hospital Vall d’Hebrón; en Málaga, en las inmediaciones del Hospital Materno Infantil; en Valencia, a pocos metros del nuevo Hospital La Fe y en Madrid, en el propio recinto hospitalario del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús.

Noticias relacionadas