ENTREVISTA A EIDER GARDIAZÁBAL

Sin Estado de derecho no hay fondos europeos: “Todos lo apoyan, salvo la extrema derecha”

  • La eurodiputada es coautora del mecanismo con el que la Unión Europea pretende ligar entrega de fondos a cumplimiento del Estado de derecho

  • La medida está dirigida a frenar la deriva antidemocrática de Polonia y Hungría, países de la UE

  • Este miércoles, el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea puede dar un espaldarazo a la medida, o complicarla. Responderá al recurso de Budapest y Varsovia.

Eider Gardiazábal, eurodiputada del PSE durante una entrevista en el Parlamento Europeo en Estrasburgo. 15 de febrero de 2022.

Eider Gardiazábal, eurodiputada del PSE durante una entrevista en el Parlamento Europeo en Estrasburgo. 15 de febrero de 2022. / M.S.

4
Se lee en minutos

Eider Gardiazábal es una de las dos responsables de poner en marcha el mecanismo que liga el respeto al Estado de derecho con la entrega de fondos europeos, destinado a frenar la deriva autoritaria en Hungría y Polonia (violaciones de los derechos LGTBI o de las mujeres, maltrato a la prensa o falta de independencia judicial). La eurodiputada socialista ha sido, junto con el popular finlandés Petri Sarvamaa, la autora del reglamento. Este miércoles, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea resolverá si admite el recurso que contra el mecanismo presentaron los gobiernos de Budapest y Varsovia. Gardiazábal atiende a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia).

¿Qué nos jugamos con esta sentencia?

Nos jugamos el Estado de derecho, que es la base de la Unión Europea, y la calidad democrática de las instituciones. Y los países que no lo respeten se juegan el dinero del presupuesto europeo. Es lo que va a ayudar a frenar a proyectos políticos no ya antieuropeos, sino directamente antidemocráticos.

Documento

Informe sobre la elaboración de directrices para la aplicación del régimen general de condicionalidad para la protección del presupuesto de la Unión

¿Todo el dinero?

No, se les irán congelando fondos según la gravedad de los hechos. Es muy gradual, y un proceso bastante largo. Si el TJUE lo aprueba [esta entrevista ha sido realizada este martes, un día antes de la decisión], la Comisión tiene que estudiar todas las posibles infracciones del Estado miembro en cuestión. Luego tiene que pedirle explicaciones y soluciones. Si el Estado en cuestión no actúa, entonces se empiezan a proponer sanciones y a congelar los fondos de forma gradual.

Entonces la Comisión Europea es juez y parte…

La Comisión evalúa la situación y propone medidas. Pero luego es el Consejo el que tiene que decidir.

¿Es un mecanismo que se hizo para Polonia y Hungría específicamente?

Inspirado sí, pero no solo. En estos momentos son Polonia y Hungría los países en los que estamos centrados, porque son los que más flagrantemente están violando el Estado de derecho. Pero es un mecanismo aplicable a cualquier país.

No tenemos problemas con la independencia judicial. España no está en el punto de mira, ni mucho menos.

Eider Gardiazábal, eurodiputada y autora del reglamento que liga Estado de derecho y fondos europeos

¿En qué en concreto están violando el Estado de derecho Polonia y Hungría?

En Polonia, lo más claro es la falta de independencia del Poder Judicial y el no querer reconocer que la justicia europea prima sobre la nacional, pero también están las leyes antiabortistas..

En Hungría, hay toda una serie de no reconocimiento de derechos: del colectivo LGTBI o de las mujeres, pero también la mala utilización de fondos por la oligarquía y el tráfico de influencias alrededor del presidente, Viktor Orbán.

¿Quién define qué es el Estado de derecho dentro de la Unión Europea?

Los tratados. En concreto, el artículo dos de la Unión, sobre igualdad, medios de comunicación, independencia del Poder Judicial… La Comisión, que es la que propone las sanciones, utilizará la información de la Comisión de Venecia [organismo compuesto por expertos independientes], el organismo antifraude, el Tribunal de Cuentas, denunciantes anónimos, sentencias de tribunales locales o el informe anual del Estado de derecho en los países que hace la propia Comisión.

Desde que la Comisión Europea manda las cartas a los países (en este caso, Hungría y Polonia) apremiándoles ¿cuánto tardan las sanciones? ¿semanas o meses?

Meses, seis o nueve meses, dependiendo de las trabas que pongan los gobiernos.

Este mecanismo, ¿se podría aplicar a España por problemas con la independencia judicial?

No tenemos problemas con la independencia judicial. España no está en el punto de mira, ni mucho menos. En el informe anual que hace la Comisión, en el que se evalúa el Estado de derecho en los países, hay recomendaciones de renovación del Poder Judicial, pero no hay críticas ni acusaciones de falta de independencia del Poder Judicial.

¿Qué apoyos tiene este mecanismo dentro del Parlamento Europeo?

Quitando a la extrema derecha, todos. La derecha y la izquierda hemos ido al unísono en esto. De hecho, lo hemos llevado a la par un diputado del partido popular europeo, finlandés, y yo.

La situación de tensión con Rusia en Ucrania, ¿puede afectar a la posición de Polonia?

Precisamente a Polonia le interesa estar bien con la Unión Europea, porque además necesita los fondos europeos (del presupuesto, para política agraria común o fondos regionales, por ejemplo) y los de recuperación (los Next Generation, creados con la pandemia). Estos últimos también los tienen bloqueados por no respetar el Estado de derecho.

Los eurodiputados polacos y húngaros, ¿qué le dicen?

Los del Gobierno dicen que ellos no incumplen el Estado de derecho y que esto es una posición de los “socialcomunistas”. La oposición de esos países está totalmente en línea con el mecanismo. Si no se sanciona, se seguirán recortando derechos, ni prensa libre ni jueces independientes. Además, el mecanismo no penaliza a los ciudadanos, al contrario de lo que dice el gobierno húngaro o polaco. El reglamento dice que la Comisión va a velar por que los programas sí se ejecuten. Ejemplo: las becas Erasmus. Los estudiantes seguirán accediendo a esas becas. Lo que se congela son los fondos que se le dan a gobierno, pero el mecanismo se ocupa de que el dinero sí llegue a los ciudadanos. Yo retengo tu dinero, pero estás obligado a ejecutar los programas.

Esto, ¿no es soplar y sorber a la vez? Si no le das los, digamos, mil millones de euros para la agricultura, los agricultores y ganaderos no los reciben.

El Gobierno polaco está obligado a dar esas subvenciones a los agricultores y ganaderos. Los programas no se cancelan, se cancela la financiación de los programas al Gobierno.

Noticias relacionadas