ELECCIONES 23J

¿Qué significa el voto en blanco y a quién favorece?

Las personas que no tienen claro a qué partido votar o quieren realizar una protesta a través de su voto deben tener presentes cuáles son las consecuencias de votar en blanco

Imagen de archivo de una urna electoral en Barcelona.

Imagen de archivo de una urna electoral en Barcelona. / PEPE ENCINAS

3
Se lee en minutos
EPE

Este 2023 es un año electoral. Primero, la ciudadanía con derecho a voto tuvo que acudir a las urnas a elegir los representantes públicos en municipios y comunidades autónomas, el 28 de mayo. Este domingo, se celebrarán elecciones generales.

Ante estas citas electorales, y a pesar de que los partidos políticos pretenden convencer a las personas indecisas, habrá seguro quien no se sienta totalmente convencido por las propuestas y esté planteándose introducir en la urna un voto en blanco, un voto nulo o incluso abstenerse.

El descontento hacia la clase política puede llevar a muchos electores a mostrar su malestar en forma de voto. Entre estas tres opciones hay algunas diferencias porque las consecuencias no son las mismas.

¿Qué es el voto en blanco?

Votar en blanco consiste, básicamente, en introducir un sobre en la urna electoral en el que no se incluya ninguna papeleta. Esto es, que no se elija ninguna de las listas electorales que presentan los partidos políticos concurrentes a la cita electoral.

Así ocurre tanto en las elecciones municipales como en las autonómicas o generales y así lo define el artículo 96 de la Ley Orgánica 5/1985 del Régimen Electoral General.

Imagen de archivo de un recuento de votos en un colegio electoral de Barcelona.

/ LAURA GUERRERO

Normalmente, las personas que se deciden por esta opción quieren dejar constancia de su desacuerdo con las opciones planteadas por los partidos políticos o su indiferencia hacia estas propuestas. En cualquier caso, el sistema contabiliza los sobres que se introducen en la urna aunque estén vacíos, esto es, aunque sean votos en blanco, y los computa en el recuento final de votos emitidos.

El voto en blanco es, en este sentido, similar al voto nulo, que también es contabilizado como voto emitido.

¿Se cuentan los votos en blanco?

El voto en blanco es un voto válidamente emitido y como tal computa en el total de votos emitidos, aunque no sea a favor de ninguno de los partidos concurrentes. ¿Y por qué es importante que cuente en el cómputo de votos emitidos? Porque dependiendo de ese total se calcula el porcentaje mínimo para obtener representatividad, que en las elecciones generales es del 3% de los votos y en las elecciones municipales, del 5%.

Sin embargo, los votos en blanco no implican que los escaños queden sin asignar. Es decir, que haya un número elevado de votos en blanco no implica que haya escaños que queden sin asignarse.

¿A quién beneficia el voto en blanco?

En las elecciones generales, los miembros del Congreso y el Senado son elegidos mediante representación proporcional (esto es, cada escaño equivale a un número de votos proporcional) con listas cerradas en cada circunscripción electoral. El sufragio es universal, libre, igual, directo y secreto.

Noticias relacionadas

El sistema que establece el sistema proporcional, o a cuántos votos equivale un escaño, es el sistema d'Hont. Este método, creado por el jurista belga Victor d'Hondt en 1878, trata de asignar los escaños a las listas de manera proporcional al número de votos recibidos. Al igual que ocurre en otros que buscan la proporcionalidad, no permite alcanzar una proporcionalidad exacta, porque no es posible asignar un número decimal de escaños, así que termina favoreciendo a los partidos con mayor número de votos. Sin embargo, las circunscripciones pequeñas, en las que el escaño cuesta menos votos y, la barrera electoral, que es la cantidad mínima para que una formación pueda actuar en las comisiones parlamentarias, tienen mayor influencia.

De la misma manera que el sistema d'Hont beneficia a los partidos que reciben más votos, dado que los votos en blanco se distribuyen proporcionalmente entre todas las candidaturas, para lograr un escaño los partidos necesitan más votos para lograr un escaño.