TRIBUNALES

El juez cita el día 25 y embarga los bienes a los comisionistas del 'pelotazo' con material covid

  • El juez Adolfo Carretero embarga los bienes que Alberto Luceño y Luis Medina adquirieron con los casi 6 millones de euros en comisiones que obtuvieron de los contratos para mascarillas, test y guantes de la funeraria municipal.

Un farmacéutico entrega a un cliente una mascarilla FFP2 modelo KN95 que las farmacias reparten gratuitamente entre la población de la Comunidad de Madrid.

Un farmacéutico entrega a un cliente una mascarilla FFP2 modelo KN95 que las farmacias reparten gratuitamente entre la población de la Comunidad de Madrid. / Fernández Jara / Europa Press

4
Se lee en minutos

El juez de Madrid Adolfo Carretero, que ha aceptado investigar el supuesto pelotazo de dos empresarios con la compra de material covid por parte del Ayuntamiento de Madrid, ha citado a declarar como investigados el 25 de abril a los comisionistas Alberto Luceño y Luis Medina, según han confirmado a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Además, y según las fuentes consultadas, el juez les ha embargado preventivamente los bienes que presuntamente adquirieron pagando con las comisiones millonarias obtenidas de los contratos para mascarillas, test y guantes de la funeraria municipal. Entre estos bienes se incluye un yate a nombre de los hermanos Medina, y una docena de vehículos de alta gama, un piso y tres relojes Rolex de Luceño.

El magistrado titular del Juzgado de Instrucción nº 47 de Madrid admitió este jueves a trámite la querella de la Fiscalía Anticorrupción contra los empresarios por el presunto 'pelotazo' de casi seis millones de euros en contratos para material sanitario del Ayuntamiento de Madrid al inicio de la pandemia. Su citación como investigados supone su imputación en la causa, en la que el magistrado tiene previsto escuchar también a varios testigos.

Inicialmente, la Fiscalía atribuye a Medina y Luceño la supuesta comisión de los delitos de estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales por irregularidades en una operación de compra-venta de material sanitario destinado a la funeraria municipal madrileña.

Las diligencias no son secretas y el magistrado ha ofrecido acciones al Ayuntamiento de Madrid para personarse en el procedimiento, un guante que el alcalde José Luis Martínez-Almeida no ha tardado en recoger. También han anunciado su personación en la causa partidos de la oposición como Más Madrid, si bien esta disposición debe ser aceptada por el juez instructor.

Los precios del material encargado para los funcionarios de la funeraria municipal, según señala la Fiscalía en su querella, los fijó Luceño y los impuso al Ayuntamiento de Madrid, amparándose en su falsa posición de fabricante y agente exclusivo de la compañía vendedora. Al hacerlo, ocultó que un elevado porcentaje del precio ofertado (aproximadamente el 60 % en el caso de las mascarillas, el 81 % en el caso de los guantes y casi el 71 % en el caso de los test) correspondía a comisiones que los querellados iban a percibir.

EL PAPEL DEL PRIMO

En el caso de Luis Medina, según Anticorrupción, fue la persona que inicialmente contactó con el Ayuntamiento de Madrid "aprovechando su condición de personaje conocido en la vida pública y su amistad con un familiar del alcalde de Madrid", su primo Carlos Martínez-Almeida Morales.

Según explicaron desde el Consistorio en un primer momento, el primo de Almeida se limitó a facilitar un correo electrónico del Ayuntamiento a Medina, a través de una tercera persona que conocía a ambos. Fuentes municipales insisten en que Carlos Martínez-Almeida no conocía a Medina ni era amigo suyo. Ese e-mail era "el mismo" que se daba a todos los proveedores interesados en facilitar material sanitario al Consistorio en un momento muy complicado. 

Tras admitirse a trámite la querella de Anticorrupción, en una comparecencia pública Martínez-Almeida reconoció este jueves que su primo habló con una persona de su especial confianza en el Consistorio, la coordinadora general de la alcaldía Matilde García Duarte, si bien ésta se limitó a indicarle el correo al que se remitían todas las ofertas. "Se le dijo que lo mejor era ponerse en contacto por correo, algo que Medina hizo los días 18 y 19 de marzo", asegura el alcalde, que niega, sin embargo, ningún trato de favor. 

La denuncia llegó a la Fiscalía Anticorrupción desde el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac), dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos, tras la alerta realizada por las entidades bancarias en las que se ingresaron las suculentas comisiones procedentes de Malasia.

Los contratos, por un total de unos 12 millones de dólares, fueron encargados por la Funeraria Municipal, cuyo consejo de administración, en el que están representados todos los partidos con representación en el Ayuntamiento de Madrid, los aprobó en un consejo celebrado por WhatsApp a las dos de la madrugada del 23 de marzo, tal y como avanzó EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

GASTOS LUJOSOS CON DINERO MUNICIPAL

Medina obtuvo como comisión en la obtención de estos contratos (mediante una carta que le acreditaba como agente exclusivo de la compañía EEE para el suministro y obtención de productos sanitarios) un total de 1.000.000 de dólares (916.000 euros) procedentes de Malasia y los transfirió a una cuenta personal. Con este dinero, según detalla la querella adquirió un yate modelo Eagle 44, llamado “Feria”, que registró a nombre de una sociedad gibraltareña cuya titularidad comparte con su hermano; además de bonos bancarios.

Por su parte, Luceño presuntamente blanqueó los 5,1 millones de dólares (4,6 millones de euros) en comisiones que obtuvo en este negocio para costearse una semana de vacaciones en un hotel de lujo de Marbella por un total de 60.000 euros, comprarse una vivienda en Pozuelo de Alarcón (Madrid), además de tres relojes Rolex y más de una decena de vehículos de alta gama entre los que incluyó Ferrari, un Lamborghini, un Aston Martin y varios Mercedes por más de dos millones de euros.

Noticias relacionadas