ELECCIONES EN ITALIA

Giorgia Meloni: "Con Vox tenemos una colaboración sólida"

La líder de Hermanos de Italia desdeña que eventuales injerencias rusas afecten al país transalpino y garantiza el posicionamiento pro-occidental del país

Giorgia Meloni, líder del partido Hermanos de Italia.

Giorgia Meloni, líder del partido Hermanos de Italia.

5
Se lee en minutos

Pocas fenómenos despiertan en Europa tanto interés como el vertiginoso crecimiento político de Giorgia Meloni (Roma, 1977), la líder de la formación ultraderechista Hermanos de Italia (Fratelli d'Italia), que encabeza la intención de voto de cara a las cruciales elecciones del 25 de septiembre en el país transalpino.

En exclusiva para El Periódico y por primera vez desde la crisis de Gobierno que ha llevado Italia a comicios anticipados, Meloni acepta responder a preguntas de un diario español, ofreciendo pistas de cómo sería su Gobierno si tomara el poder en su país. La condición sine qua non: hacerlo de forma escrita.

¿Está segura de que va a ganar?No doy por sentado ningún resultado. Todavía hay mucha gente que no ha decidido si irá a votar y me gustaría ganar estos comicios movilizando a mucha gente desmoralizada para que vote, ya que una democracia en la que los ciudadanos no participan no es una democracia sana. Dicho esto, si los italianos le dan al centroderecha una mayoría (suficiente) para gobernar y Hermanos de Italia (obtiene) el liderazgo de la coalición, estamos preparados para asumir las responsabilidades de gobernar Italia en una etapa tan difícil.

¿Si gana, qué tiene que esperar la Unión Europea?Que Italia vuelva a tener el papel que se merece en el ámbito europeo. Nosotros somos un país fundador, la tercera economía y la segunda industria manufacturera de Europa, tenemos la primacía por (la cantidad de productos con) denominación de origen, por los lugares (declarados patrimonio de la Humanidad) de la Unesco, y muchas otras cosas. Queremos hacer oír la orgullosa voz de esta extraordinaria nación y defender los intereses de Italia al menos tanto como los alemanes y los franceses defienden los suyos. También nos gustaría una Europa más fuerte sobre los grandes temas internacionales y más respetuosa con las particularidades nacionales.

Ha dicho que Italia debería renegociar el Plan europeo de Recuperación y Resiliencia. ¿Qué quiere exactamente?Está claro que la guerra en Ucrania, con los aumentos del precio de la energía y la escasez de materias primas, pueden hacer menos eficaz un plan concebido hace un año. Se debe repensar las prioridades del dinero todavía no asignado (del plan de recuperación), para apoyar proyectos energéticos que apunten a disminuir la dependencia de Rusia e intervenciones de sostén a la recuperación económica.

Noticias relacionadas

Usted es la líder del grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR). ¿Ese es su vínculo con la derecha republicana estadounidense y con Santiago Abascal, verdad?La familia de conservadores europeos que tengo el honor de presidir reúne a decenas de partidos, y representa a los primeros ministros en Polonia y la República Checa. Hemos contribuido al nombramiento de Roberta Metsola como presidenta del Parlamento Europeo, y uno de sus vicepresidentes es de ECR. Somos una familia política histórica en el ámbito europeo y queremos seguir creciendo. Tengo una profunda consideración y una amistad que me unen a Santiago Abascal, una persona cuya absoluta lealtad y claridad de posturas he aprendido a apreciar. En esto nos parecemos. Con Vox tenemos una colaboración sólida y también nos unen las absurdas críticas de la prensa mainstream, que nos retrata como monstruos. Pese a ello, nos apoyan millones y millones de compatriotas que no creen en esas noticias falsas. En cuanto a la derecha estadounidense, el ECR mantiene varias colaboraciones con los republicanos. Yo misma he sido invitada frecuentemente al CPAC, que es el principal acto de los conservadores estadounidenses.¿Cuáles son las propuestas más importantes de su programa?Nuestra primera prioridad es apoyar a las familias y a las empresas en esta terrible fase de aumento de precios. En Italia demasiadas compañías han reducido o detenido la producción y están en peligro de cierre si el Gobierno no interviene con fuertes medidas sobre la energía. En segundo lugar, queremos eliminar la renta de ciudadanía (un subsidio estatal), y destinar las subvenciones públicas solo a aquellas personas en dificultades y que no pueden trabajar. En cambio, para todos los demás, queremos ayudar fiscalmente a las empresas para que los contraten. Por último, queremos detener una inmigración descontrolada que, con la izquierda en el Gobierno, ha alcanzado cifras increíbles de llegadas ilegales a nuestras costas. Esta también debería ser una prioridad de la UE, porque la protección de las fronteras exteriores frente a la inmigración irregular está escrita en el tratado de Schengen aunque a menudo se pretenda olvidar.

Uniones homosexuales, aborto... ¿Propondrá algún cambio en Italia?Las uniones civiles en Italia se introdujeron hace unos años y el número de los que se han beneficiado de ellas es bastante bajo, pero no tenemos intención de desatar tensiones ideológicas al modificar (la ley). Para mí el límite infranqueable es (que se les permita) adoptar a las parejas homosexuales. Por eso, sigo estando en contra. En cuanto al aborto, nuestra intención es dar pleno cumplimiento a la primera parte de la actual ley italiana, es decir, la que prevé políticas de prevención para tratar de evitar que las mujeres aborten porque no encuentran alternativas, quizás por razones económicas. Esas mujeres tienen que encontrar un Estado amigo a su lado. A esto agregaremos un plan para las familias y la natalidad que son las verdaderas emergencias de nuestro tiempo.Su aliado, Matteo Salvini, ha criticado el envío de armas a Kiev y sus vínculos con la Rusia de Putin son públicos. A usted se la identifica como un figura pro-OTAN. ¿Esto cómo se resuelve? ¿Estaría a favor de cambiar la postura de Italia frente a la guerra de Ucrania?Ya he dicho varias veces que Hermanos de Italia será el garante del posicionamiento europeo y occidental de Italia. Si (el saliente primer ministro, Mario) Draghi pudo ir a al último Consejo Europeo con una postura firme sobre Ucrania nos lo debe a nosotros, el único partido de la oposición. Dicho esto, me atengo a los hechos y los hechos dicen que todos los partidos de nuestra coalición siempre han votado a favor de las sanciones y el envío de armas a Ucrania y, en última instancia, también para que Suecia y Finlandia se unan a la OTAN.¿Cree que Rusia está entrometiéndose en estas elecciones, como dice su rival político Enrico Letta?Letta debería preocuparse por las posturas de sus aliados de la izquierda radical, que siguen apenándose por la Rusia de antes de la caída del Muro de Berlín. En cuanto a las posibles injerencias, el primero en denunciarlas fue el presidente de la Comisión Parlamentaria de Control de los Servicios Secretos, que es un senador de los Hermanos de Italia. No existen lecciones que debamos recibir de la izquierda y considero que este uso constante de la prensa internacional para denigrar a Italia (es) verdaderamente irresponsable. Para atacar a Giorgia Meloni atacan la reputación internacional de Italia, un país que, en cambio, es una sólida democracia occidental con todos los anticuerpos necesarios para contrarrestar cualquier amenaza externa.