CRISIS DEL CORONAVIRUS

'La Macarena', el arma de Nueva Zelanda para disuadir a los antivacunas

La canción de Los del Río suena por megafonía en bucle a alto volumen para acallar las protestas de los negacionistas en los aledaños del Parlamento

Protestas contra la obligatoriedad de la vacunación de Covid en los alrededores del Parlamento de Nueva Zelanda.

Protestas contra la obligatoriedad de la vacunación de Covid en los alrededores del Parlamento de Nueva Zelanda. / REUTERS / Charlie Coppinger

2
Se lee en minutos
EFE

'La Macarena', la popular canción del dúo sevillano Los del Río es el arma que están utilizando en Nueva Zelanda para disuadir a los antivacunas de continuar con sus protestas en contra de la obligatoriedad de las vacunas. Las autoridades de este país la reproducen en bucle, junto a los éxitos del cantante estadounidense Barry Manilow, para tratar de desanimar a los cientos de manifestantes que este domingo ocupan por sexto día consecutivo los aledaños del Parlamento.

Según el periódico New Zealand Herald, el presidente del Parlamento de Wellington, Trevor Mallard, empezó el sábado a reproducir por megafonía a alto volumen y en bucle la canción compuesta por Los del Río en ciclos de 15 minutos junto a los éxitos de Manilow y mensajes educativos sobre la Covid-19 y la importancia de las vacunas.

Sin embargo, los manifestantes respondieron reproduciendo música en sus propios altavoces para neutralizar el sonido de la megafonía y tocando la bocina de un camión para mantener viva esta protesta contra la obligatoriedad de las vacunas, inspirada en los camioneros canadienses por el bloqueo del puente internacional que conecta Canadá y Estados Unidos.

La medida disuasoria ha provocado multitud de reacciones en redes sociales, entre ellas la del cantante británico James Blunt, quien, en un mensaje irónico de Twitter, pidió que se le tenga en cuenta si no funciona la música elegida. "Avísenme si estono funciona", ha dicho, dirigéndose a la policía neozelandesa.

Ni estas medidas de presión no violentas ni el temporal que azota desde el sábado Wellington, con fuertes lluvias y vientos de hasta 130 kilómetros por hora, hicieron desistir a los cientos de manifestantes que llevan seis días acampados frente al Parlamento.

Nueva Zelanda, cuyo gobierno implementó una de las estrategias contra la Covid-19 más estrictas del mundo con confinamientos con pocas infecciones y el cierre de las fronteras internacionales, acumula 19.777 infecciones de Covid-19 y 53 fallecidos, y tiene a un 94% de la población diana con la pauta completa.

El Gobierno de la laborista Jacinda Ardern, que fue aplaudida mundialmente al inicio de la pandemia por su gestión de la Covid-19, ha anunciado la reapertura escalonada de las fronteras internacionales, lo que incluirá a los turistas extranjeros entre julio y octubre.

Noticias relacionadas