Barómetro del GESOP

Encuesta elecciones generales España: el ‘efecto Feijóo’ acerca al PP al Gobierno con Vox

  • El nuevo líder de los populares sube 33 escaños respecto a Casado y podría sumar mayoría absoluta con la extrema derecha

  • La gestión de los efectos de la guerra en Ucrania pasa factura a las izquierdas y Ciudadanos desaparecería del Congreso

Barómetro del GESOP: Encuesta elecciones generales España.

Barómetro del GESOP: Encuesta elecciones generales España.

4
Se lee en minutos
Jose Rico / Ricard Gràcia

Los golpes de efecto son un clásico de la política española. Un recurso al que todos los partidos recurren con asiduidad como anzuelo ante el volátil electorado. Cuando Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso se embarraron entre acusaciones de espionaje y corrupción, los dirigentes y barones del PP vieron la perfecta oportunidad de tumbar a un líder errático y ungir a una especie de mesías que aclarase los nubarrones electorales que se cernían sobre el partido. Ese árnica llamada Alberto Núñez Feijóo consigna ahora un aura de moderación que, por el momento, le ha servido para dar la vuelta a las expectativas de las huestes conservadoras.

El Barómetro Político de España del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO DE ESPAÑA y Prensa Ibérica, elaborado justo después del congreso del PP que entronizó a Feijóo, pone cifra a ese vuelco: 33 escaños. Son los diputados que ha conseguido sumar el PP con el salto de su nuevo líder al tablero político nacional. Feijóo ganaría ahora las elecciones generales y tendría la Moncloa a su alcance siempre que pagase el precio de aceptar los votos de la extrema derecha de Vox.

Los populares obtendrían 118-121 escaños (hoy tienen 89) y sacarían 11 de ventaja al PSOE, que se quedaría en los 107-110 diputados (ahora tiene 120). Feijóo lograría el 28,4% de los votos y dejaría al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el 26,9%, que pese a todo subiría un punto respecto a la encuesta que el GESOP efectuó en febrero, antes de la invasión rusa de Ucrania y de las consecuencias económicas de la guerra.

En aquel sondeo, tras el revés electoral en Castilla y León pero antes de la crisis interna, el PP de Casado tenía 8 puntos y 33 escaños menos que ahora, y si hoy Feijóo saca a Sánchez 1,5 puntos, entonces Casado estaba 5,4 puntos por debajo del líder del PSOE.

El trabajo de campo de este barómetro se ha elaborado a partir de 1.000 entrevistas del 4 al 6 de abril, en plena resaca del cónclave que escogió por aclamación al todavía presidente de la Xunta de Galicia, que cuando deje ese cargo perderá la única tribuna de proyección pública de la que dispone al no ser diputado en el Congreso. La fama de moderado que rodea a Feijóo explica la fuerte sacudida que ha infligido al tablero político, encabezando todas las estadísticas de valoración y preferencia.

En intención directa de voto (el voto sin ‘cocina’), el salto de Feijóo ha sido de casi 10 puntos respecto a la última encuesta de Casado, y el PP está ahora un punto por delante de Sánchez. La consecuencia de ello es que la fidelidad de voto a los populares se ha disparado y siete de cada 10 electores que les apoyaron en las generales de 2019 elegirían ahora la misma papeleta, 14 puntos más que con Casado.

El PP, además, atraería al 45% de los votantes de Cs y al 20% del electorado de Vox. Las dos formaciones se verían muy perjudicadas por la irrupción de Feijóo. A los ultras les ha frenado en seco su escalada y perderían dos puntos y una docena de diputados respecto a su marca de febrero. Aun así, los 54-56 escaños que cosecharía Abascal (ahora tiene 52) serían claves para que Feijóo alcanzase la Moncloa, pues dejaría la suma conservadora en una horquilla de 172 a 177 parlamentarios, siendo 176 el umbral de la mayoría absoluta. La muleta que ya no podría usar el PP sería la de Cs porque el aterrizaje de Feijóo absorbería los últimos estertores del partido naranja, que desaparecería del Congreso.

En caso de que el casillero de las derechas se quedase por debajo de 176, y siempre que Sánchez no cayese en las tentaciones de una gran coalición PP-PSOE, las izquierdas tendrían que afrontar un auténtico encaje de bolillos para retener el Gobierno porque tanto los socialistas como Unidas Podemos quedarían por debajo de sus registros actuales. Los morados obtendrían 26-28 escaños (hoy tienen 35), lo que significa que han perdido ocho desde febrero y, por ende, encajan la mayor parte de la erosión por la gestión de la crisis derivada de la guerra en Ucrania.

La suma de los socios del Ejecutivo se movería entre 133 y 138 diputados, cuando ahora es de 155, lo que les obligaría a recabar los apoyos de prácticamente todo el resto del arco parlamentario para cerrar el paso a una alianza de derechas que de aquí a las generales todavía tendrá que pasar otros exámenes electorales previos.

Ficha técnica

Empresa responsable: GESOP.

Técnica de investigación: Entrevistas telefónicas.

Ámbito de estudio: España.

Población: Mayores de edad con derecho a voto.

Muestra: 1.000 entrevistas.

Tipo de muestreo: Proporcional por comunidades autónomas y dimensión de municipio. -Selección de la persona a entrevistar según cuotas cruzadas de sexo y edad.

Margen de error: +/- 3,16% para un nivel de confianza del 95% y p=q=0,5.

Trabajo de campo: Del 4 al 6 de abril de 2022.

Noticias relacionadas