OPINIÓN

He venido a hablar de mi padre

Si la persona sobre la que te han invitado a hablar fallece con apenas treinta y nueve años, en la cumbre de su creatividad, y si esa persona es además tu padre, es entonces cuando puedes pensar que al menos para ti esa espera ha valido la pena

El escritor Luis Martín-Santos, fotografiado poco antes de fallecer en Vitoria con 39 años

El escritor Luis Martín-Santos, fotografiado poco antes de fallecer en Vitoria con 39 años / EPE

4
Se lee en minutos
Luis Martín-Santos

Hay veces que hay que dejar pasar sesenta años para poder hacer la recapitulación de una vida. Si la persona sobre la que te han invitado a hablar fallece con apenas treinta y nueve años, en la cumbre de su creatividad, y si esa persona es además tu padre, es entonces cuando puedes pensar que al menos para ti esa espera ha valido la pena.

Luis Martín-Santos, el escritor, el psiquiatra, el opositor comprometido contra el franquismo, encarcelado en tres ocasiones, el bon-vivant, el intelectual brillante, vital y divertido, amigo de sus amigos e impenetrable para sus enemigos. El pied-noir español nacido en Larache, transplantado a los cinco años al País Vasco, de raíces familiares castellanas, combinación de trabajo, genio y talento, vivió para cumplimentar un destino meteórico, rico y en opinión de todos breve, y dejar tras de si, entre muchas otras cosas, una obra maestra literaria en forma de novela, Tiempo de silencio.

En el inicio del año 2019, sus hijos, emprendimos la tarea, relegada anteriormente por diferentes motivos, de reunir de forma definitiva todo su legado hasta entonces disperso y escondido en varios archivos, proceder a su estudio, tratar de llenar las lagunas que quedaban alrededor de su figura y su vida, y terminar de publicar y fijar su obra.

Fruto de este trabajo, han aparecido ya dos títulos. El primero en septiembre de ese mismo año, El amanecer podrido, reúne una colección de cuentos inéditos, escritos a cuatro manos con su amigo entonces, Juan Benet, en Madrid durante sus años de formación como escritores. Se completa el volumen con la correspondencia cruzada entre los dos autores que glosa lo mejores momentos de su amistad, fotografías, dibujos y otros documentos sorpresa.

La complicidad con los hermanos Benet, el haber dado con una editorial receptiva a la iniciativa como Galaxia Gutenberg y contar con el saber hacer de un editor impecable y certero como Mauricio Jalón, nos han proporcionado los momentos mas gratos hasta ahora de este trabajo y los mejores resultados.

ASIGNATURA PENDIENTE

La siguiente asignatura pendiente, y no la más sencilla, ha sido acometer una nueva edición de la novela que dejó inconclusa mi padre, Tiempo de destrucción, en la que según revelan todos los testimonios había puesto su más altas aspiraciones.

Después del revuelo y el shock que provocó el accidente en que perdió la vida, transcurrieron once años hasta que la novela llegó a ver la luz en enero de 1975 todavía en vida del dictador, en una bien trabajada edición crítica de José Carlos Mainer. El resultado fue un volumen enriquecido con infinidad de notas que recogía todas las variantes del manuscrito, diferentes versiones de algunos de los capítulos, con un resultado, coherente con aquel momento, pero quizás un poco farragoso para el lector común y con una significativa carencia: el revelador prólogo que el escritor había dejado escrito con sus intenciones y temores al iniciar su trabajo.

Este había sido publicado en un volumen previo titulado Apólogos y otras prosas inéditas, preparado por Salvador Clotas. El libro resultante fue leído por pocos y Martín-Santos quedó así como autor de una única novela, tras la que el resto de su obra queda parcialmente difuminada en la niebla del tiempo, la distancia y un “cierto olvido”.

Con estos antecedentes, y contando ahora con todo el material original disponible finalmente reunido, y la perspectiva de la celebración del centenario de su nacimiento en 2024, decidimos preparar esta nueva edición con la intención de acercar a los lectores los escritos de un autor, en aquel momento, en estado de gracia.

Para aquellos familiarizados con la primera edición, ahora se encontrarán un texto limpio, organizado en cuatro ciclos, un índice y unos capítulos titulados con texto siempre del autor. Y abriendo el libro ese prólogo esclarecedor, punto de partida natural para abordar la obra. También para este trabajo hemos contando con la ayuda de Mauricio Jalón y solo puedo que recomendar su lectura a todos los lectores cautivos o no de Martín-Santos. No quedarán defraudados…

Noticias relacionadas

Mientras tanto su estrella, el interés que su obra suscita, parece que sigue viajando…  Recientemente con la complicidad del equipo de Galaxia Guttenberg, se acaban de vender los derechos de traducción de Tiempo de silencio, a la editorial New York Review of Books, quien ha encargado una nueva traducción de la novela al inglés, mientras la editorial Books of China ha contratado la traducción al chino pero esta vez de las dos novelas. Su publicación está programada a finales de 2024 coincidiendo con el centenario mientras siguen los contactos y conversaciones con otros idiomas interesados.

La labor de estudio y análisis del resto de los suculentos inéditos en la que estamos inmersos dará, con toda probabilidad, nuevos resultados en los próximos meses y años.