Esto es lo que cobra el público que asiste a la grabación de la Ruleta de la Suerte en Antena 3

Muchos jóvenes actores, entre los asistentes a este tipo de programas

Esto es lo que cobra el público que asiste a la grabación de la Ruleta de la Suerte en Antena 3
3
Se lee en minutos
R. P.

Cuánto cobra el público de "La ruleta de la suerte". Esa es la pregunta que se hacen muchos telespectadores. Casi todos los concursos de televisión cuentan con un graderío con público que anima y da una nota de color a la emisión. Lo que pocos saben, es que esa labor de figuración es casi un trabajo para alguno de ellos. Y es que asistir al rodaje y aplaudir y cantar o lo que pida la realización, se paga. Eso sí, no mucho. Tal y como afirman algunos de los asistentes a estos programas, ésta es una labor que está "mal pagada".

Evidentemente, lo bien o mal pagada es algo totalmente relativo. Lo que es casi innegable, es que cuando el precio por hora que sale de dividir los emolumentos entre el tiempo empleado en los rodajes está por debajo de los 5 euros, la situación no parece del todo favorable.

Por ejemplo, asistir a "La ruleta de la suerte" está pagado en unos 20 euros por jornada. Cabe destacar que no se trata de un precio por programa, sino por día de rodaje, en el que al menos se graban dos emisiones, de una hora. A eso hay que sumar que entre programa y programa se hace una pequeña pausa para preparar decorados, dejar a los participantes que se preparen y dar un ligero descanso al equipo.

Por eso, muchos de los asistentes rechazan este tipo de trabajo. Pero, ¿qué tipo de personas acuden a estos programas? Generalmente actores. En muchos casos, los casting para participar en el público se gestionan con agencias de actores y modelos, que colocan allí a alguno de sus rostros como si de un escaparate se tratase, a la espera de que algún director de casting les eche el ojo durante la emisión.

Por lo general, se trata de gente joven o que acaba de empezar en el mundo de la interpretación, por lo que ni su caché ni sus expectativas están especialmente altas. Aun así, han sido numerosas las quejas por los bajos sueldos.

La ruleta de la suerte ha conseguido convertirse en uno de los programas más longevos de la historia de la televisión en España. No en vano lleva años en antena. A pesar de que ha pasado por diversas etapas lo que nadie puede negar es que tiene éxito entre su público. Tanto que Antena 3 ha decidido mantenerlo a pesar de la competencia tan fuerte como el Ya es Mediodía de Sonsoles Ónega, que en los últimos días anunció que se va a la cadena rival.

Durante el confinamiento Antena 3 no pudo emitir capítulos nuevos de La Ruleta de la Suerte. A pesar de que se graban con mucha antelación (de hecho se producen varios programas al día para amortizar el esfuerzo) el archivo no era infinito y Atresmedia tuvo que empezar a repetir programas ya emitidos. No en vano hay que tener en cuenta que este tipo de programas exigen mover a mucha gente (entre técnicos, guionistas, público, trabajadores y concursantes), y eso hace que sea imposible hacerlo si se quieren respetar las medidas de aislamiento impuestas por el decreto del estado de alarma impulsado para luchar contra la propagación del coronavirus.

Es por eso que Antena 3 rescató en su web algunos de los mejores momentos de los últimos años de La Ruleta de la Suerte. Entre ellos uno que puso contra las cuerdas a tres concursantes. Preguntaban por una canción de Siniestro total y tenían ya casi todo el panel resuelto, sólo faltaba una letra. Decía algo así como "tengo, tengo, tengo, tengo y tú no tienes nada". Sin embargo los concursantes decían una y otra vez sólo tres veces "tengo" por lo que el panel no se daba por válidos.

El propio presentador del concurso, el modelo Jorge Fernández, se quedó sorprendido de lo que estaba sucediendo. No daba crédito y no tenía ni tan siquiera forma de darles una pista a los concursantes. "Sólo tenéis que leer lo que pone ahí", les pedía. Pero no eran capaces. Obcecados todo el rato en una misma respuesta. Finalmente todo se pudo solucionar y se quedó en una anécdota más que recordar.

Noticias relacionadas