Narcotráfico

Golpe al narcotráfico con la detención del dueño de un gimnasio de Valencia por casi dos toneladas de cocaína

La Guardia Civil apresa a Onofre G. R. y a una decena más de sospechosos, entre ellos tres estibadores del Puerto de València, gracias al desencriptado de los teléfonos Sky que logró Europol hace un año

Golpe al narcotráfico con la detención del dueño de un gimnasio de Valencia por casi dos toneladas de cocaína
3
Se lee en minutos

La Guardia Civil ha detenido por narcotráfico a gran escala a Onofre G.R., el dueño del complejo deportivo y nutricionista de Quart de Poblet intervenido en una investigación por blanqueo y a quien los agentes antinarcóticos de la Policía Nacional y del Instituto Armado consideran históricamente vinculado con la introducción de grandes cargamentos de cocaína por el Puerto de València. Onofre G. R., absuelto en el único caso en el que llegó a estar sentado en el banquillo por un contenedor de casi 400 kilos de cocaína, ha sido apresado a primera hora de hoy junto con otra decena de sospechosos, entre los que figuran tres estibadores del puerto y el dueño de una empresa de transportes.

Los arrestados, que permanecen en calabozos de varios acuartelamientos, están acusados de haber participado en la introducción de 1.617 kilos de cocaína por el Puerto valenciano mediante el método conocido como 'gancho perdido': 1.500 kilos habrían entrado en un contenedor el 24 de agosto, que no fueron interceptados, y otros 117, un día después, el 25 de agosto, que sí acabaron en manos policiales.

Agentes de la Guardia Civil de la Comandancia de València han llevado a cabo la operación, con apoyo de unidades de asalto y caninas, en distintos puntos, entre ellos el chalé del principal detenido, en un diseminado de Manises, así como en varios domicilios de Quart de PobletAlboraiaValència Alaquàs, al menos. En uno de esos registros, en parcelas propiedad del sobrino del presunto cabecilla, los agentes incluso han utilizado retroexcavadoras y maquinaria industrial para localizar zulos, aunque, según la información a la que ha tenido acceso Levante-EMV, los agentes no han llegado a encontrar nada.

Pillados por hablar por Sky

La operación policial deriva de una investigación abierta gracias a que Europol entregase a la Guardia Civil un sinfín de mensajes cruzados entre los presuntos integrantes de la organización utilizando teléfonos encriptados de la empresa Sky ECC, que dejaron de ser secretos hace ahora un año, a principios de 2021, cuando analistas policiales de Francia, Bélgica y Países Bajos reventaron el código que cifraba las conversaciones dentro de esa plataforma.

Fuentes de toda solvencia aseguran que, en el informe entregado por la Guardia Civil, figuran incluso fotografías incriminatorias que han permitido asociar a cada interlocutor del chat con su identidad real, ya que tanto en Sky ECC como en Encrochat, el otro gran sistema empleado por criminales y terroristas por su opacidad y reventado por la Policía unos meses antes, en junio de 2020, los usuarios se conocen por 'nicks' (apodo) y a través del teléfono no se puede llegar al propietario.

Hace apenas unas semanas, agentes del grupo de Homicidios de la Guardia Civil consiguieron detener a todos los presuntos autores de la ejecución de ocho tiros del narco valenciano Francisco Pozo, cometido en Favara el 11 de febrero de 2021, precisamente gracias a los mensajes de Sky que se habían cruzado en las semanas y días anteriores al asesinato, tal como informó en exclusiva Levante-EMV. Curiosidades del mundo del crimen: esa ejecución se producía casi al mismo tiempo en que los agentes que trabajaban para Europol reventaban el cifrado de Sky que acabaría permitiendo atrapar a los presuntos verdugos de El Pozo, como era conocido en ese mundo.

Los arrestados hoy están acusados de delitos de narcotráfico y de blanqueo de dinero procedente de esa actividad ilícita, y serán entregados el próximo viernes, 13 de mayo, en el Juzgado de Instrucción número 1 de València, el mismo que instruye otra causa contra Onofre G. R. por blanqueo de capitales, en una investigación que llevan la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y la Unidad contra las Drogas y el Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional de València.

En el marco de esa operación, los agentes detuvieron a Onofre G. R. en diciembre de 2018 y registraron el gimnasio, especializado en culturismo y del que eran clientes un buen número de guardias civiles, policías nacionales, locales y vigilantes de seguridad de València y muchas otras poblaciones, durante más de 12 horas, tal como informó este diario. El juez envió a prisión a Onofre G. R., aunque logró salir poco después a la calle tras pagar una fianza de 30.000 euros.

Año y medio después de aquella intervención, en julio de 2020, y dentro de la misma operación, la UCO y la Udyco precintaron por completo el gimnasio -las máquinas ya lo estaban desde 2018-, que continúa intervenido, a la espera de que la causa judicial instruida por blanqueo llegue a juicio.

Noticias relacionadas