Violencia machista

Un asesino machista afirma en el juicio que apuñaló a su mujer en defensa propia

"Estaba muy nerviosa en la cocina, nos peleamos en el salón, ella tenía un cuchillo en la mano y yo me defendí", dice el acusado

1
Se lee en minutos
EFE

El acusado de matar en 2020 a puñaladas a su esposa de 75 años en su domicilio de Fuenlabrada (Madrid) ha negado en el juicio haberlo hecho de forma intencionada ya que, según ha asegurado, "actuó en defensa propia" ante los ataques "repentinos" de su mujer, que no esperaba porque se llevaban "muy bien".

Este miércoles ha comenzado el juicio con jurado a Benjamín S.S., de 75 años, acusado de matar a su mujer con un cuchillo de cocina tras una discusión en su domicilio de Fuenlabrada el 26 de febrero de 2020, y por el que la Fiscalía pide que sea condenado a 14 años de cárcel por un delito de homicidio. "El día de los hechos mi mujer estaba muy nerviosa en la cocina, nos peleamos en el salón, ella tenía un cuchillo en la mano y yo me defendí", ha dicho el acusado.

Varios policías han testificado que encontraron al acusado y a la víctima "tirados en el suelo", él con "varios cortes en los brazos" y ella "encima de un charco de sangre" en el rellano del edificio.

Los agentes han relatado que el acusado apenas podía responder a las preguntas que se le formulaban dadas las heridas y su estado de perplejidad, pero que afirmaba con la cabeza cuando se le decía si él había cometido los hechos. El acusado también ha expresado que "no recuerda nada" y que "de repente se vio tirado en el suelo".

La intervención policial tuvo lugar después de que una vecina del edificio denunciase los hechos ya que la víctima acudió a su puerta para pedir ayuda.

Los policías han manifestado que mientras la víctima pedía auxilio el acusado volvió a coger el mismo cuchillo de cocina y se causó a sí mismo heridas graves en el abdomen y otras en el tórax y el cuello. La mujer falleció horas después de ser trasladada al hospital mientras que su Benjamín S.S. fue detenido y permanece en prisión provisional.

Los vecinos relataron entonces que Benjamín, de origen extremeño, y Manuela, de origen gallego, habían llegado a Fuenlabrada hace más de 40 años y no tenían hijos.

Noticias relacionadas