DEBATE DE LA LEY DE EQUIDAD

La sanidad privada saca la artillería contra la 'ley Darias': disparará las listas de espera y colapsará los hospitales

  • El proyecto de ley de equidad, universalidad y cohesión del Sistema Nacional de Salud (SNS) llega al Congreso y Unidad Podemos anuncia que apoyará su tramitación tras acordar con el PSOE buscar más límites a la privatización.

  • La Fundación IDIS augura que, sin los conciertos con la privada, la sanidad pública colapsará porque tendrá que asumir 6 millones de estancias hospitalarias, 11 millones de consultas, y 800.000 pruebas diagnósticas.

Imagen de archivo del hospital de Torrevieja.

Imagen de archivo del hospital de Torrevieja.

5
Se lee en minutos

Tras la tregua del verano, la sanidad privada ha lanzado este miércoles una nueva ofensiva contra el proyecto de ley por el que se modifican diversas normas para consolidar la equidad, universalidad y cohesión del Sistema Nacional de Salud, que este jueves se debate en el Congreso. Una normativa que, por cierto y pese a las reticencias iniciales, ya cuenta con un primer visto bueno de Unidas Podemos. La coalición morada ha anunciado que apoyará la tramitación de la conocida como 'ley Darias' tras acordar con el PSOE buscar más límites a la privatización sanitaria, uno de los aspectos que más les preocupaba. Enfrente, el sector privado sostiene que si la ley sale adelante y se elimina la colaboración público-privada, la sanidad española colapsará porque tendrá que asumir 6 millones de estancias hospitalarias, 11 millones de consultas, y 800.000 pruebas diagnósticas.

Esta misma mañana el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha avanzado que su grupo facilitará la tramitación de la ley de equidad y cohesión sanitaria, tras pactar con el PSOE intentar modificar el texto durante la fase de enmiendas para incluir más limitaciones a la externalización sanitaria. "Hemos estado hablando intensamente con nuestro socio de Gobierno, con la ministra de Sanidad y, finalmente, hemos acordado que durante la tramitación parlamentaria vamos a intentar negociar posibles modificaciones de la Ley de Equidad para que se establezcan límites a la privatización de la sanidad pública", ha señalado el portavoz parlamentario.

Una de las objeciones de los morados a la normativa es que no establece unas limitaciones claras a la privatización sanitaria.

Por eso, ha añadido que mañana jueves se facilitará el trámite del proyecto de ley votando en contra de las enmiendas a la totalidad. "Esperamos que durante el trámite parlamentario, nuestras reivindicaciones, que son las de la mayoría de sindicatos y movimientos de la sanidad pública se puedan llevar a la ley", ha indicado Echenique. Precisamente una de las objeciones de los morados a la normativa es que no establece unas limitaciones claras a la privatización sanitaria.

Blindar la sanidad pública

En el espíritu de la normativa figura blindar la sanidad pública, identificando como modelo de gestión el directo. Es decir, el que se presta por las propias administraciones públicas, bien sean estatales, autonómicas o locales, y también mediante la creación de consorcios cien por cien de titularidad pública. Adicionalmente, establece las excepciones que habilitan la gestión indirecta bajo "una visión complementaria y de apoyo, nunca sustitutoria" y siempre que no sea posible la gestión directa.

El texto actual de la 'ley Darias' contempla que solamente se podrán externalizar servicios en situaciones excepcionales.

El texto actual de la 'ley Darias' contempla que solamente se podrán externalizar servicios en situaciones excepcionales. Para Unidas Podemos ese era el principal escollo de la cuestión: la definición concreta de "excepcionalidad", considera esta formación política, permite que cualquier comunidad autónoma "básicamente pueda seguir privatizando el sistema con la misma libertad que la que tiene en estos momentos". Lo argumenta aludiendo a que "la reacción pública de los mayores beneficiados por la privatización -señalan a las grandes empresas de la sanidad privada o al PP de la Comunidad de Madrid- está siendo un silencio sepulcral".

La privada saca la artillería

Ese silencio se ha roto esta misma mañana. Como ya hizo cuando, el Consejo de Ministros aprobó, el pasado junio, el proyecto de ley de equidad, universalidad y cohesión del Sistema Nacional de Salud (SNS), el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS), entidad constituida por la mayoría de las empresas sanitarias de titularidad privada ha dado a conocer un detallado informe -con datos que ya antes había avanzado- en el que, sobre la mesa, pone lo que supondría para la sanidad española acabar con los conciertos privados.

La entidad estima que las listas de espera para cirugías podrían aumentar un 102% y las de primera consulta en un 153%.

Entre "las principales repercusiones de la desaparición de la colaboración privada-pública", el sector alude al incremento de "las más que abultadas listas de espera, el aumento de la sobresaturada ocupación hospitalaria y la generación de sobrecostes para un sistema sanitario público colapsado, infrafinanciado e insuficiente". El informe que la entidad ha elaborado estima que esas listas de espera para cirugías podrían aumentar un 102% -alargando la espera media en 75 días- y la lista de espera de primera consulta en un 153%, dilatando la espera en 58 días más.

"Esta hipótesis podría ser considerada tremendista, pero podría ser una realidad de atenderse las enmiendas de Unidas Podemos para dar apoyo a la ley de equidad", sostiene la Fundación IDIS.

El documento vislumbra "el hipotético escenario" para el sistema sanitario con la desaparición de la colaboración privada-pública. "Esta hipótesis podría ser considerada tremendista, pero podría ser una realidad de atenderse las enmiendas de Unidas Podemos para dar apoyo a la ley de equidad, lo cual debería preocupar a administraciones y, por supuesto, a todos los ciudadanos. Si en la actualidad, -continúa- hay 5 millones de personas en listas de espera, la situación del sistema público de salud sin el apoyo del sector privado sería insostenible", asegura Marta Villanueva, directora general de la Fundación IDIS.

Un hospital privado en Madrid.

/ EPE

En el informe, titulado 'Aportación del sector privado al sistema sanitario', además del incremento de las listas de espera, la Fundación IDIS atisba que finalizar con los conciertos generaría un aumento de los índices de ocupación hospitalaria hasta llegar al 85% (actualmente se encuentran en el 70,6%). Asimismo, evalúa cuál sería el impacto en el gasto sanitario público y lo estima en un aumento de coste de hasta 1.200 millones de euros. Justifica la entidad que la cifra se obtiene al estimar que la diferencia de coste a asumir por el sistema público podría situarse en un intervalo de un 25-35% superior respecto de los costes derivados de la colaboración privada-pública, "dado que todos los pacientes que hoy son atendidos en centros concertados deberían ser asumidos por centros públicos".

El sector privado tiene 432 hospitales y 49.861 camas de hospitalización, de los cuales 271 hospitales y 36.777 camas tienen algún tipo de concierto.

Esta cifra, continúan, podría superar los 2.700 millones de euros en caso de asumirse la totalidad de la actividad actualmente concertada por el sistema público, suponiendo que la prestación pública tiene un coste 25% superior para toda la actividad. Con datos de la Fundación IDIS, el sector privado cuenta con 432 hospitales y 49.861 camas de hospitalización, de los cuales 271 hospitales y 36.777 camas tienen algún tipo de concierto.

El informe hace referencia, finalmente, a la necesidad de acometer una serie de inversiones en el corto-medio plazo para ampliar la capacidad de atención, si se prescinde de los recursos del sector privado, ya que, el sistema público tendría que asumir cerca de 6 millones de estancias hospitalarias y de 11 millones de consultas, haciéndose cargo asimismo de cerca de 800.000 pruebas diagnósticas.

Noticias relacionadas