EMERGENCIAS SANITARIAS

La sanidad privada quiere entrar en la Agencia Estatal de Salud Pública: "Es de sentido común"

  • La patronal critica que no se "inste a la participación" del sector como parte del Sistema Nacional de Salud y solicita aportar su experiencia y que no se les "deje de lado".

  • Para crear una red conjunta y hacer posible el intercambio de datos entre las 17 comunidades autónomas, "hay que integrar a todos", dice a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, Carlos Rus, presidente de la patronal.

Sanitarios con un paciente ingresado en la UCI.

Sanitarios con un paciente ingresado en la UCI.

5
Se lee en minutos

La sanidad privada quiere formar parte de la futura Agencia Estatal de Salud Pública (AESAP). Pide al Ministerio de Sanidad que cree "un órgano consultivo inclusivo" en el que no se deje de lado al sector ni a ningún otro agente que pueda aportar información y experiencia a la hora de "articular estrategias preventivas frente a emergencias". Así lo ha asegura la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE). Su presidente, Carlos Rus, reivindica su papel en situaciones de crisis sanitaria como la vivida por la pandemia de coronavirus. "El sector sanitario privado representa al 52 % de los hospitales y sus recursos deben ser tenidos en cuenta. Es una cuestión de sentido común", señala a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

La patronal celebra la creación de un órgano que, recuerda, ya se contemplaba en la Ley General de Salud Pública de 2011 pero "cuya aprobación nunca llegó a producirse". Desde ASPE, señalan que, concluido el trámite de consulta, el anteproyecto de ley para la creación de una Agencia Estatal de Salud Pública -aprobado en Consejo de Ministros el pasado 23 de agosto- establece una obligación a organismos públicos y privados de "suministro de información para el cumplimiento de los fines de la agencia y para evaluar el estado de preparación del Sistema Nacional de Salud y sector privado" y recoge que la información a suministrar se establecerá también en normas reglamentarias.

"Pedimos tener presencia en un formato que permita el intercambio de información regular y reglada", señala Carlos Rus.

"La estructura de la agencia y la composición de sus órganos de gobierno y administrativos están por definir, pero lo que pedimos es tener presencia en un formato que permita el intercambio de información regular y reglada, dentro de la vía que se considere más oportuna", declara Carlos Rus a este diario. "Si lo que se pretende es crear una red conjunta para hacer posible el intercambio de datos entre las 17 comunidades autónomas, hay que integrar a todos", añade.

Inventario nacional de recursos

Rus insiste: "Hay que evitar iniciativas que excluyan al sector privado como, por ejemplo, en los últimos pasos en materia de interoperabilidad". Alude a la nueva historia clínica digital interoperable de datos sanitarios que está ultimando el Ministerio de Sanidad para la presentación de aportaciones a la reforma del Real Decreto de 2010 sobre informes del Sistema Nacional de Salud. Desde la patronal se ha pedido que incorpore al sector y no se circunscriba solo al circuito público.

Además, si se habla de la Agencia Estatal de Salud Pública, el presidente de ASPE indica que, a la hora de crear un inventario nacional de recursos para actuar ante emergencias, "será necesario conocer todos los medios disponibles para cada caso en particular, pongamos el ejemplo reciente de la viruela del mono". Se remonta a la crisis del coronavirus, cuando "los recursos más necesitados al inicio fueron mascarillas, material de protección para el personal sanitario, etc.". Por ello, matiza, "habrá que contar también con productores de este material y agentes con capacidad logística para estar preparados ante futuras situaciones de crisis".

La ministra de Sanidad en una reunión de su departamento.

/ Ministerio de Sanidad

Para el presidente de ASPE, la medida de crear una agencia estatal de salud pública es "razonable" ya que, de alguna manera, "busca evitar la improvisación de la pandemia y las dificultades surgidas en torno al suministro de información por parte de las comunidades autónomas, ante el vacío normativo existente hasta el momento".

Una salud integral

Sin embargo, ASPE pone un pero la hora de definir los fines del futuro organismo. Critica que no se "inste a la participación del sector privado, como parte integrante del Sistema Nacional de Salud". En concreto, en el objetivo incluido en el anteproyecto que hace alusión a "impulsar el trabajo en red con todos los recursos disponibles en la administración general del Estado, administraciones autonómicas y locales, entidades académicas y de investigación, para articular una política de salud integral, garantizando la seguridad sanitaria y abordando de manera solvente los retos presentes y futuros".

La patronal confía en que el Ministerio de Sanidad cree un órgano consultivo inclusivo en el que no se deje de lado al sector privado.

ASPE está a la espera de que, en los primeros seis meses desde su aprobación, se lleve a cabo la elaboración de los estatutos que regularán la estructura organizativa, con expresión de la composición, funciones, competencias y rango administrativo que corresponda a cada órgano. La patronal confía en que el Ministerio de Sanidad cree un órgano consultivo inclusivo en el que "no se deje de lado al sector privado".

Hospital privado en Madrid.

/ EPE

El anteproyecto de ley entró en consulta pública en septiembre de 2021. El organismo cuenta con una dotación de 9,45 millones de euros en 2022 dentro de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). El departamento que encabeza Carolina Darias busca un "centro de excelencia" que promueva la vigilancia en salud pública, evaluaciones de riesgos y análisis de la situación en salud de la población española y, además, la preparación del sistema ante amenazas, principalmente de carácter epidemiológico, y la coordinación de las respuestas de las diferentes comunidades. Las grandes incógnitas ahora son quién lo dirigirá, dónde estará su sede o cuándo comenzará a estar operativo.

El papel en la pandemia

Noticias relacionadas

Para sustentar la importancia de estar representados en el futuro organismo que preparará a España ante esas eventuales emergencias sanitarias, el sector pone de relieve su papel en la pandemia: uno de cada tres pacientes hospitalizados por covid en nuestro país fue atendido en la sanidad privada, a través de seguros, mutuas o derivados de la pública. Un total, inciden, de 63.800 hospitalizados sobre 211.064 -con datos a 31 de diciembre de 2020-, es decir, el 30,2% de los pacientes atendidos. Además, el 29% de los enfermos que necesitaron asistencia en la UCI (5.302 pacientes sobre 18.251) ingresaron en hospitales privados.

Para Carlos Rus, este tipo de datos evidencian su contribución "en una emergencia sanitaria de la envergadura de la que hemos vivido, lo que debería de ser suficiente para poder aportar nuestra experiencia en cualquier órgano consultivo orientado a la salud del conjunto de la población".