TABAQUISMO

Extremadura, Murcia y Andalucía, las comunidades más fumadoras

  • Melilla, País Vasco y Comunidad de Madrid son las comunidades con menor consumo, según datos del Observatorio de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

  • El tabaco mata cada año a más de 50.000 personas en España, un país donde el 22% de la población sigue siendo fumadora.

Un fumador en una calle de Barcelona.

Un fumador en una calle de Barcelona. / Ferran Nadeu

4
Se lee en minutos

Con datos aportados por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), el tabaco mata cada año a más de 50.000 personas en España. Extremadura, Murcia y Andalucía, son las comunidades donde más se fuma. En el extremo contrario están Melilla, País Vasco y Comunidad de Madrid. En España hay casi 8 millones de personas que fuman a diario y otras 928.000 que lo hacen de forma ocasional. Otros 8,8 millones de españoles se declaran exfumadores. La franja de edad que más consumidores de tabaco concentra es la de 25 a 34 años en hombres y, en mujeres, de 45 a 54 años.

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) confía en que, antes de que acabe el año, se haya presentado una propuesta de expansión y ampliación de la ley del tabaco en el Congreso de los Diputados. Una actualización de la actual normativa que, tal y como ha venido manifestando la entidad, debe acometerse desde una visión integral en la que estén implicados todos los ministerios y contemplar, entre otras medidas clave, la ampliación de los espacios libres de humo -como las terrazas- para proteger a la población y, muy fundamentalmente, a los menores.

Generación libre de tabaco

La AECC anhela que, por fin, en 2030, se consiga la primera generación española libre del humo del tabaco. Un objetivo ambicioso en un país donde el 22 % de la población sigue siendo fumadora. Y en donde, el 78% por ciento restante, que no fuma, tampoco percibe un riesgo importante, sobre el peligro de respirar el humo del tabaco. Absolutamente dañino, sobre todo, para los menores, recuerdan desde la entidad. No sólo fumar, también el humo hace daño, recuerda la asociación.

En el caso de los menores, un 70% están expuestos al humo del tabaco y, en un 40% de los casos, esa exposición se produce en espacios públicos. El humo no se esfuma, insiste la AECC que recuerda que ese humo contiene miles de sustancias químicas, incluyendo al menos 70 que se sabe causan cáncer y que quedan en el ambiente, por ejemplo cuando se fuma en una terraza.

Inicio muy prematuro

En cuanto a la media de edad de inicio del consumo de tabaco de los adolescentes, los datos de la AECC indican que está en los 14 años y, además, en esa franja de edad, un 9% fuma a diario. Por eso, la entidad vuelve a poner sobre la mesa las medidas que quiere que contemple la nueva normativa: como el aumento de los impuestos para dificultar su acceso al consumo de tabaco o la inclusión en estas medidas de las nuevas formas de consumo de tabaco y nicotina e incrementar la comunicación para concienciar a la sociedad sobre la necesidad de luchar contra el tabaquismo.

El consumo de tabaco entre personas de estratos sociales inferiores es casi el doble que en personas de mayor poder adquisitivo.

Además, con datos de su Observatorio, resalta que el consumo de tabaco entre personas de estratos sociales inferiores es casi el doble que en personas de mayor poder adquisitivo y la exposición diaria al humo en espacios cerrados, es casi tres veces superior.

Que España no sea "el estanco de Europa"

En la misma línea, este mismo martes, el Comité Nacional para la prevención del Tabaquismo (CNPT), a través de su presidente Andrés Zamorano, ha enviado una carta a todos los portavoces de los grupos políticos con representación parlamentaria para que den "un paso al frente" y España deje de ser "el estanco de Europa". De cara al Día Mundial sin Tabaco (que se celebra el próximo 31 de mayo), la entidad ha pedido el apoyo expreso de todos los grupos para la inmediata publicación y puesta en marcha del Plan Integral para la Prevención y Control del Tabaquismo 2021-2025, así como la tramitación, antes de finalizar la presente legislatura, de las leyes necesarias para reforzar la protección de la salud de la población frente al tabaco y la nicotina.

Hay que recordar que el Ministerio de Sanidad ha redactado un borrador en el que propone antes del año 2023 incrementar los impuestos de los cigarrillos y sus derivados, aumentar los lugares libres de humo para que no se pueda fumar en los coches o fijar un empaquetado genérico en las cajetillas. Así consta en el mencionado Plan Integral para la Prevención y Control del Tabaquismo 2021-2025.

Hace apenas unos días, el Gobierno aprobaba un anteproyecto de ley del mercado del tabaco que equipara el cigarrillo electrónico al convencional y prohibirá, en cinco años, la venta de tabaco fuera de los estancos, entre otras cuestiones. La norma impulsa la transparencia de la industria y en su relación con las administraciones, además de reforzar el principio de neutralidad en las expendedurías de tabaco y timbre del Estado.

Noticias relacionadas