RESPÓNDAME

Mónica García: "Ayuso es el agujero negro, el mayor exponente de la mala política"

La portavoz de Más Madrid en la Asamblea autonómica ha escrito Política sin anestesia (Plaza&Janés), donde reivindica una forma diferente de abordar la cosa pública. Médica anestesista del Hospital 12 de Octubre, denuncia que la Comunidad se ha quedado tras la pandemia sin médicos en la atención primaria, algo que califica de “dramón”

Mónica García, portavoz de Más Madrid.

Mónica García, portavoz de Más Madrid. / José Luis Roca

4
Se lee en minutos

Política sin anestesia. Sin anestesia duele más, ¿no?

Eso siempre. Pero en la política no es tanto que duela como que es dura, hosca. Es una estrategia de algunos que quieren hacer que el ejercicio de la misma sea hostil para que la gente no se acerque a ella.

Tiene 48 años. ¿No es un poco pronto para que cuente su vida en un libro?

Bueno, no es tanto mi vida como la experiencia de por qué me meto en política, pese a que el sentido común no lo aconseja, y por qué creo que todo el mundo tiene que tener una implicación en este terreno, porque al final la vida depende de ello. 

Narra los sinsabores, los pesares de lo público. ¿Por qué se inmola? ¿Va de Juana de Arco?

No son los sinsabores de lo público. Quiero que la política sea un lugar noble en el que se pueda transformar la sociedad, que es para lo que está hecha, y que deje de ser ese lugar hostil al que nos están llevando. 

Se convirtió en líder de la oposición en la Asamblea de Madrid en las últimas elecciones autonómicas. ¿Mérito suyo o flojera del PSOE, por no hablar de Podemos?

Creo que mucha parte del mérito es saber tomarle el pulso a la Comunidad de Madrid. En Más Madrid hay mucho talento y hemos hecho un cuerpo político con vocación de servicio público. Estamos centrados en lo que llamamos lo que de verdad importa, que es la política de lo cotidiano, esa que seguramente es invisible, que no da réditos electorales, pero que es nuestro ADN: transformar para que el sur no sea el lugar donde hay más absentismo escolar o lograr escuelas infantiles para los niños. 

Confiese que de mayor querría ser Isabel Díaz Ayuso.

¿Quién esto? ¡Yo no!

No se mosquee: se presentó al cargo, a presidenta de la Comunidad.

De mayor quiero llevar al extremo esa vocación de servicio público que es trabajar para mi comunidad, y volcarme en utilizar la política para anticipar y poder solucionar los problemas. Es verdad que la presidencia es su mayor exponente. Ayuso es todo lo contrario: es el agujero negro, el mayor exponente de la mala política.

Mónica García, portavoz de Más Madrid. 

/ José Luis Roca

Siendo hija de dos psiquiatras, ¿al nacer en vez de cuna tuvo un diván?

[Ríe] Era un diván muy discreto, nunca lo vi. Pero seguramente estaba ahí.

Un repasito a las neuronas sí que le habrán dado.

Hombre, eso decía la madre de mi mejor amiga: que yo venía con ventaja. No sé si para bien o para mal. Yo creo que tengo la cabeza bastante bien amueblada. Soy sensata y racional, y todo lo que he aprendido no solo de mis padres, sino de la Medicina y de la ciencia, es trasladable perfectamente a la política: el rigor, la racionalidad, el buen hacer, el conocimiento. 

Venía ya politizada de casa. ¿Pero el 15M fue su rito iniciático?

Para gran parte de la sociedad. En el 15M vimos que había un divorcio entre las instituciones, los representantes políticos y la gente común. Fue un momento en el que la gente se dio cuenta de que o las instituciones y la política están conectadas con la vida real o no sirven para nada. 

Supongo que la situación de la sanidad madrileña, antes, durante y después de la pandemia, también le habrá inspirado.

Yo soy una firme defensora de la sanidad pública, que creo que es uno de los ejes absolutamente vertebrador de nuestra sociedad. Ya veníamos de una sanidad pública raquítica, porque la Comunidad de Madrid, pese a ser la más rica, tenía la inversión más baja en médicos, en camas, en PIB, y eso nos ha llevado a tener que afrontar una pandemia con las manos atadas a la espalda. Y durante esa pandemia el gobierno madrileño ha aprovechado para darle la última vuelta de rosca, con lo cual a día de hoy no tenemos acceso a un médico, una médica o una enfermera.

¿Yolanda Díaz es el Mesías?

No. Yolanda Díaz es una política que creo que ha tomado decisiones valientes. Y se ha hecho cargo de algunas de las políticas más importantes de los últimos años, como los ERTE o la reforma laboral. Tengo muy buena sintonía con ella.

¿Comparten Tierra Prometida?

Compartimos manera de hacer política, objetivos, el considerar que la política es el lugar donde ejerce el lobby del bien común y queremos no solo transformar la sociedad, sino también la manera de hacerlo. 

Si Almeida y Villacís son un matrimonio, ¿usted va a pedirle la mano a Errejón?

Bueno, yo tengo mis propias nupcias, pero también muy buena relación con Errejón. Creo que es uno de los políticos valientes que pone sobre la mesa temas imprescindibles.

¿Dejar el quirófano por la política es querer más a mamá que a papá?

No lo he dejado, lo he aparcado. He aparcado una de mis grandes vocaciones, como es la medicina, para intentar que la política, que es la que resuelve también los problemas de la medicina, se haga cargo de una de las cosas más importantes, que es la sanidad pública. 

Viene del atletismo. ¿En qué corre que se las pela?

En honestidad, en vocación y en la defensa de lo que es de todos, en la defensa del lobby del bien común. En eso corro que me las pelo, y además no hay quien me pare.

Noticias relacionadas