CAMPAÑA ELECTORAL

Olona se lo toma con calma: no tendrá actos públicos hasta el viernes que vuelve Abascal

Vox limita los mítines de la candidata al fin de semana con Santiago Abascal. El domingo en Marbella Giorgia Meloni, presidenta nacional de Fratelli d’Italia, participará en la campaña andaluza

 La candidata de Vox, Macarena Olona, llega al primer debate electoral de cara a las elecciones legislativas andaluzas.

 La candidata de Vox, Macarena Olona, llega al primer debate electoral de cara a las elecciones legislativas andaluzas. / EFE/ José Manuel Vidal

6
Se lee en minutos

La candidata de Vox en Andalucía, Macarena Olona, no volverá a tener mítines ni agenda pública hasta el próximo viernes, cuando vuelve a la comunidad el líder de Vox Santiago Abascal. Su equipo de campaña confirma que la agenda discurre según lo previsto y restan importancia a ese parón de cuatro días en los actos públicos de la diputada granadina. Ese blanco en las convocatorias públicas es algo absolutamente anormal en la campaña de un candidato, confirman todos los expertos consultados sobre organización de campañas electorales.

La candidata de Vox se limitará el grueso de esta segunda semana de campaña a “agenda privada” con encuentros y reuniones que no tendrán dimensión pública. "No es que esté de vacaciones", aseguran en su equipo. Sí que hará varias entrevistas, como el resto de aspirantes en las andaluzas. En concreto, tiene prevista una entrevista con Carlos Herrera en Cope y con Jesús Vigorra en Canal Sur Radio. La próxima semana, sprint final y última antes de las elecciones, sí que volverá a tener actos cada día, como es habitual en todos los candidatos, confirman en su equipo.

La campaña de Olona está siendo desconcertante, incluso para muchos de quienes participan de la vida interna de Vox en Andalucía. Su equipo, dirigido por el periodista Álvaro Zancajo, exdirector de informativos de Canal Sur Televisión con el actual Gobierno de PP y Cs, insiste en que no hay ningún cambio ni se alteran los planes después del debate de este lunes en RTVE, donde la dirigente de Vox se inscribió en un discurso duro y al ataque contra sus contrincantes, en especial contra el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno (PP), que no se salió de su estrategia de ignorarla en todo momento. Habrá otro debate el próximo lunes, esta vez en Canal Sur y de nuevo a seis bandas.

La que más confrontó con Olona fue la candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, que acusó a Vox de ser “el brazo político del terrorismo machista” y que la increpó como “racista” en varios momentos del debate. El resto de partidos decidió darle cancha a Olona y no rebatirle en sus argumentos, convencidos de que era la mejor estrategia, sin entrar en la polarización y dejando, dicen, "que se retrate sola". Todos los partidos rivales están convencidos de que “la estrategia de Vox hace aguas”. En las filas del PP se reafirman en su idea de que ‘la operación Olona’ no funciona según lo previsto por la extrema derecha, insistiendo en la idea de que “el Congreso lo dominaba pero Andalucía, no”.

Olona ha estado este martes en Salobreña (Granada), el municipio donde se empadronó con polémica legal incluida, y mañana tiene previsto pasar por los micrófonos de la Cope en Sevilla. A partir del viernes, volverá a tener su carrusel de mítines por varias provincias y de nuevo con Santiago Abascal poniendo el broche final a cada uno de los actos. La agenda oficial informa de que los dirigentes de Vox tendrán actos en Jaén, Huelva y Marbella, todos a las 20.30 del viernes, sábado y domingo.

El último de estos mítines contará con la presencia de Giorgia Meloni, presidenta nacional de Fratelli d’Italia, partido de la ultraderecha italiana que encabeza los sondeos en el país vecino de cara a las elecciones generales previstas en 2023. Vox será el primer partido en contar con un dirigente de otro país en su campaña. Meloni ya participó en el gran encuentro convocado por Vox el pasado otoño en Madrid. El partido ultra italiano es heredero del neofascista Movimiento Social Italiano (MSI), lleva meses líder en las encuestas italianas con un 22% de votos y Meloni podría convertirse en la próxima primera ministra, según las encuestas.

Olona registró la pasada semana, el viernes, su renuncia al escaño en el Congreso con una fórmula nada habitual, ya que pidió que no se haga efectiva hasta la constitución del Parlamento de Andalucía, prevista el próximo 14 de julio. Esa renuncia “en diferido” permitiría a la candidata de Vox retractarse o no formalizar finalmente el abandono de su escaño si a Vox no le salen las cuentas.

'Pinchazo' en los sondeos

Los sondeos internos que maneja el PP indican un 'pinchazo' de Vox en Andalucía respecto a sus expectativas iniciales, con un techo de 17 diputados, según ha podido saber este periódico. El partido de Abascal niega que haya problemas con la campaña en Andalucía y aseguran que “las cosas van bien”. Los sondeos internos de este partido apuntan a 26 diputados en la Cámara autonómica, muy por encima de los 12 con los que irrumpieron de forma sorpresiva en diciembre de 2018. Los sondeos publicados hasta la fecha rebajan de forma importante ese resultado y los más optimistas hablan de 21 escaños, que ya sería un cifra importante. Otras encuestas apuntan a que el techo de la extrema derecha en Andalucía estaría en el 15% de los votos, entre 17 y 20 diputados.

Vox insiste en que Olona es “una fuerza de la naturaleza” y narran que han venido a Andalucía “a por todas”. Abascal repite en cada mitin que aspiran a formar parte del Gobierno andaluz con el PP y que no darán gratis sus votos para la investidura de Moreno. El PP por su parte señala que quiere gobernar en solitario y confía en emular la fórmula de Isabel Díaz Ayuso, sumando más que toda la izquierda y empujando a Vox a darle su investidura sin entrar en el Ejecutivo.

Olona solo participa en mítines y evita el contacto con los medios de comunicación, administrando sus entrevistas a cuenta gotas. Todas las entrevistas concertadas con los medios andaluces de Prensa Ibérica, empresa editora de este periódico, han sido anuladas. No ha dado ni una sola rueda de prensa ni ha admitido preguntas de los medios desde que fue designada candidata a la Junta de Andalucía. Sus cortes llegan editados y sus videos enlatados, con gran protagonismo de su figura política y ensalzada como una auténtica estrella de cine más que como una candidata a elecciones, con un porte de campaña muy audiovisual y sin entrar a fondo en nada.

El programa electoral de Vox en Andalucía, colgado en su web, se reduce a un díptico con diez enunciados de los que cuelgan varias propuestas. Un folleto publicitario breve, con propuestas como la devolución de las competencias de sanidad y educación o la devolución de inmigrantes que no lleguen de forma legal, que nada tiene que ver con las cientos de páginas que presentan el resto de partidos y que trascienden en muchos casos las competencias legales de la comunidad autónoma. Olona en sus mítines repasa las ideas contra la violencia de género, vincula inmigración y delincuencia, mira al campo andaluz, acusa al resto de partido de haber “abandonado” a las clases obreras en Andalucía, defiende el demantelamiento de las empresas públicas en la Junta y acusa al líder del PP de haber “traicionado” a sus votantes y haberse limitado a “gestionar el cortijo de los socialistas”.

Noticias relacionadas