ELECCIONES EN ANDALUCÍA

La izquierda andaluza sondea a la líder de CCOO-A mientras se agota la vía de un candidato independiente

  • Otras opciones que se barajaron sin éxito fueron las del analista Javier Aroca, el catedrático Javier Pérez Royo y el responsable de FACUA, Rubén Sánchez

  • Conforme se agotan las vías para buscar un candidato independiente, se acerca el escenario de un choque de trenes entre Podemos e IU para intentar situar a sus dirigentes

Nuria López, en una asamblea sobre la reforma laboral en Almería.

Nuria López, en una asamblea sobre la reforma laboral en Almería. / EP

5
Se lee en minutos

La urgencia se apodera de la izquierda andaluza. Los seis partidos que negocian una coalición para evitar la fragmentación en las elecciones del 19 de junio intentan cerrar a contrarreloj un candidato de consenso que lidere sus listas. La voluntad es tener cerrado este punto antes del próximo jueves 5 de mayo, cuando tienen que registrarse oficialmente la marca de la coalición y las fuerzas que la conforman. 

Aunque el plazo para registrar las listas electorales es entre el 11 y el 16 de mayo, los actores involucrados quieren que el acuerdo sobre los nombres esté cerrado la próxima semana, al mismo tiempo en que se registre la marca, que será Por Andalucía. Todos reconocen que este acuerdo en 'pack' es el escenario ideal, y que posponer este debate puede generar fricciones entre las diferentes organizaciones. Hasta ahora los distintos partidos han logrado sentarse en la misma mesa, lo que supone todo un hito. Estas negociaciones son las primeras en las que buscan acuerdo partidos que mantienen una difícil relación, como Podemos y Más País, la escisión de los morados que lanzó Iñigo Errejón; y Equo y Alianza Verde, donde la historia es similar al surgir el segundo por la fractura del primero.

Con lo ajustado de los plazos y el horizonte puesto en la próxima semana, IU, Podemos, Más País, Equo, Alianza Verde e Iniciativa del Pueblo Andaluz prevén abordar los últimos intentos por lograr un candidato que reúna una serie de características: que sea independiente, sin bandera política; que sea de consenso y que acepte el encargo. Una tarea que se ha demostrado un verdadero reto en las últimas semanas, en las que se han desarrollado las conversaciones con extrema discreción. La dificultad reside tanto en el rechazo de algunos independientes a liderar la candidatura como a la falta de consenso en torno a otros nombres.

En los últimos días, se abordaron propuestas como la del analista Javier Aroca, que obtuvo el beneplácito de todas las partes pero que rechazó la oferta una vez que le fue planteada esta posibilidad. En esta misma situación estaría el Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla, Javier Pérez Royo, que era visto con buenos ojos por todos los actores pero que tampoco aceptó ser el candidato. El constitucionalista ya declinó in extremis integrarse en las listas de Podemos en las elecciones de 2015, cuando tenía reservado el puesto número tres por Sevilla. 

Otra de las figuras que ha estado sobre la mesa es el activista Rubén Sánchez, portavoz de la asociación de consumidores FACUA. Esta habría sido la apuesta de Podemos, pero no habría contado con el consenso por parte del resto de partidos. Cabe destacar la complicada relación que mantiene con el Ministerio de Consumo liderado por Alberto Garzón, que ha recibido numerosas críticas por parte de la organización liderada por Rubén Sánchez.

 Una de las últimas bazas que han estado sobre la mesa ha sido el fichaje de la secretaria general de CCOO Andalucía, Nuria López, que fue reelegida en el cargo el pasado junio con un amplísimo consenso. Esta opción contaba con el respaldo de todas las partes y, según distintas fuentes, se llegó a plantear a la interesada, de manera más o menos formal. Mientras algunos mantienen que aún no se ha recibido respuesta por parte de la posible candidata, otros aseguran que habría rechazado la candidatura. 

La opción de elegir para las listas andaluzas a una figura sindical entronca directamente con la vicepresidenta Yolanda Díaz, que mantiene una extraordinaria relación con los sindicatos. La dirigente participó ayer mismo en un acto junto a los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, y su estrecha vinculación a Comisiones Obreras, donde trabajó como abogada laboralista, convierte a esta organización sindical en uno de los principales apoyos de la ministra de Trabajo en la eventual construcción de su proyecto para concurrir a las próximas generales.

La vicepresidenta Yolanda Díaz sigue con interés las negociaciones en Andalucía, primer escenario donde se unen fuerzas enfrentadas como Podemos y Más País

La vicepresidenta está siguiendo con interés las negociaciones en Andalucía, el primer laboratorio para el 'frente amplio' que prevé diseñar con partidos de distintas sensibilidades bajo una marca blanca. En función de cómo quede el diseño del artefacto andaluz -del peso específico de los partidos, del candidato final y de su vinculación con la sociedad civil- Díaz se implicará en mayor o menor medida en la campaña. Los partidos andaluces dan por hecho que participará en varios actos, dado el importante peso que tiene la región, pero el hecho de que el candidato estuviera desvinculado de siglas facilitaría a la dirigente brindar su apoyo.

El plan B: la disputa Podemos-IU

Pero los obstáculos que se han encontrado para encontrar un perfil independiente hacen que comience a agotarse esta vía. Aunque en las últimas horas se ha lanzado un nuevo intento por situar a una figura independiente, ya comienza a verse cada vez más plausible un plan B, por el que se optaría por un candidato de partido, bien de IU o de Podemos, las dos formaciones mayoritarias de la coalición. 

Los morados apuestan por situar al frente de la candidatura al diputado por Cádiz Juan Antonio Delgado, Guardia Civil, y han acelerado el proceso de primarias para nombrarlo oficialmente. Defienden en Podemos que, en caso de que no haya margen para contar con un independiente, tendrá que nombrarse a un candidato "legitimado", algo que conseguiría Delgado a través de esta votación. Consideran, además, que el diputado nacional gana peso conforme se acumulan los 'noes' de los independientes.

La otra opción por parte de IU es Toni Valero, coordinador de la federación que ha centrado toda su actividad política en Andalucía. Desde Izquierda Unida, sin embargo, han optado por no precipitar su posible candidatura, y de momento no han abierto un proceso de primarias. Conforme pasan las horas sin un candidato de consenso para la coalición andaluza, más se acerca un posible choque de trenes entre IU y Podemos por el que ambos partidos tendrán que medir a sus candidatos para disputar la presidencia de la Junta a Juanma Moreno Bonilla.

Noticias relacionadas