LOTERÍA Y FUNDADORES VETERANOS

El arma secreta de Soria ¡Ya! para sobrevivir veinte años y arrasar en las elecciones

Goyo Sanz y una compañera de Soria ¡Ya! en una manifestación en Madrid

Goyo Sanz y una compañera de Soria ¡Ya! en una manifestación en Madrid / Cedida

  • Soria ¡Ya! nació hace más de veinte años para reivindicar inversiones en la provincia

  • La plataforma vivió momentos duros cuando la mayoría de sus portavoces dimitió

  • Hicieron un llamamiento, reclutaron a miembros jóvenes y acaban de entrar en política por todo lo alto

  • Goyo Sanz ha recorrido el camino completo y cuenta la historia en EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

8
Se lee en minutos

Goyo Sanz tiene 85 años y está de enhorabuena. Veinte años después de entrar en Soria ¡Ya! y de ser una de sus principales caras visibles, la plataforma no solo ha dado el salto a la política sino que lo ha hecho por la puerta grande, convirtiéndose en la primera fuerza política de la provincia con el 43% de los votos. Solo en dos de sus 183 municipios nadie les votó.

"Estamos felices porque de los cinco escaños que había en Soria nos hemos llevado tres", cuenta en una entrevista telefónica con EL PERIÓDICO DE ESPAÑA. "La gente nos conocía, sabe que somos fiables, formales y trabajadores. Y los medios locales se han portado estupendamente con nosotros. Eso nos ha ayudado mucho, porque en el resto de la región no se enteraban. En Valladolid, nada. Y en Madrid, mucho menos".

Pero los comienzos no fueron tan fáciles. Han pasado ya dos décadas desde que Soria ¡Ya! empezó su andadura y ha llovido mucho desde entonces. Hoy Sanz es, junto a Montserrat Cuesta y César Castro, una de las únicas tres personas de la 'vieja escuela' que permanecen activas en la formación, que en 2017 hizo un llamamiento para incorporar perfiles más jóvenes.

"De los cuatro que quedábamos en activo, dos teníamos más de 80 años. Eso no tenía recorrido", relata. "Decidimos buscar ayuda a través de los medios locales. Y tuvimos suerte: una veintena de personas jóvenes —jóvenes para mí, pero de mediana edad— de entre 40 y 50 años, respondieron. Era gente muy formada, con un dominio perfecto de los medios modernos que nosotros no conocíamos entonces".

Con esa hornada regeneraron el movimiento, recuperaron los niveles de actividad del principio y se decidieron a formar la lista que ha dado la sorpresa en las autonómicas anticipadas. "Veíamos que si seguíamos reclamando cosas [sin meterse en la política] íbamos a estar otros treinta años sin conseguir nada", anota. "Estábamos con dudas, no lo teníamos claro, no teníamos cabeza visible. Pero al ver que a los de Teruel Existe les salió muy bien, dimos el paso adelante".

Castigar a los políticos de Madrid

Soria ¡Ya! nació en 2001, fruto de la movilización de varios empresarios de la provincia a los que después se unieron sindicatos y asociaciones de vecinos.

"Vieron que la situación de Soria era peor que la del resto, que éramos los últimos en todo. Decidieron crear un ente, algo que pudieran usar", relata Sanz. Su primera acción fue comprar picos y palas para simular que terminaban la obra del túnel de Piqueras, que llevaba décadas de retraso y no se abrió oficialmente hasta 2008. "Era una forma de llamar la atención. Al final fueron mil personas. Y luego se hizo una protesta a la que acudieron más de 2000".

Por aquel entonces, Sanz vivía en Madrid. Es soriano de nacimiento y, como muchos de sus paisanos, tuvo que irse a trabajar fuera.

"Trabajaba en el Banco Hispanoamericano, que hoy es el Santander. Había un chico de Madrid que estaba en Soria, hablé con él y le planteé un intercambio. Tuve la suerte de poder volver a Soria al año y aquí sigo, contento, porque la calidad de vida que tenemos en las ciudades medianas es superior. Aquello es un agobio", narra.

En cuanto Sanz volvió a su Soria natal se incorporó a la plataforma, que en aquellos años reclamaba, principalmente, mejores infraestructuras. "Por aquel entonces se empezó a hablar del diseño del AVE. Los sorianos queríamos que pasara por Medinaceli, pero el alcalde de Calatayud [a 92 kilómetros, entre Madrid y Zaragoza] consiguió que fuera por allí. Eso hizo mucho daño a Soria. No pudo ser, perdimos aquel tren", dice.

En ese momento ya existía Teruel Existe, movimiento con el que Soria ¡Ya! se manifestó en 2003 en Madrid, reuniendo a 10.000 personas.

Cabreados ante la pasividad del Gobierno, los integrantes de Soria ¡Ya! pidieron el voto nulo en las elecciones generales de 2004. "Veíamos que esto no funcionaba, que los políticos seguían sin hacer nada por Soria. Pedimos el voto nulo: no tenía importancia, eran solo tres escaños, algo simbólico", recuerda. "Lo pedíamos como voto de castigo, para que en Madrid vieran que no queríamos a esos políticos".

Sin embargo, esas fueron las elecciones celebradas solo tres días después de los atentados de Atocha. "La gente se asustó y votó poco. Hubo bastantes votos nulos, pero no los suficientes para que se viera". Concretamente, se emitieron 1.612 votos nulos, un 2,05% del total y el doble que en los anteriores comicios, cuando se emitieron 838 votos nulos. En otras provincias de Castilla y León, el porcentaje de voto nulo no llegó a superar el 1%. De los tres escaños que repartió Soria en aquella legislatura, dos fueron para el PP y uno para el PSOE.

La fallida estrategia del voto nulo en aquel contexto tan dramático fue otro duro golpe para la formación. "Los que lo habían promovido se sintieron molestos", añade.

Por esta razón, Soria ¡Ya! se enfrentó a la dimisión de casi todos sus portavoces. Fue en ese momento cuando él, Cuesta y Castro reforzaron su labor en la organización. Goyo Sanz estrechó relaciones con su tocayo Gregorio (Goyo) Alonso, uno de los dos únicos portavoces que continuó. "Fueron tiempos duros, ya que éramos pocos y con pocos recursos económicos", recordó Sanz en un obituario a Alonso, fallecido en la navidad de 2020.

Financiarse vendiendo lotería

La plataforma había conseguido notoriedad, pero aún no era popularísima en su tierra. Los que tomaron las riendas lanzaron una revista, La Numantrina, para tratar los problemas de la región. "Es una revista gratuita. Íbamos por los portales llamando al portero automático y diciendo: ¿me quiere abrir para dejarle una revista? ¡Y nadie nos conocía! Unos años después ya nos abrían", rememora.

Su única vía de financiación hasta estas autonómicas, cuando lanzaron una campaña de donaciones, fue la venta de lotería. Como los jóvenes de instituto cuando quieren pagarse el fin de curso. "Vendíamos lotería con un recargo. Los jueves y los sábados de septiembre a diciembre comunicábamos que queríamos conocer a los sorianos, poníamos una mesa en el centro de Soria y vendíamos prácticamente todo el número. Ahora tenemos que comprar dos".

Para otro tipo de gastos, como los desplazamientos en coche por la provincia, simplemente tiraban de su bolsillo.

A principios de 2020, pocos meses antes de morir, el otro Goyo dejó Soria ¡Ya! alegando que la plataforma se había vuelto "partidista". El motivo de la baja, considera Sanz, fue el apoyo que mostraron a Teruel Existe. El voto de su diputado en el Congreso, Tomás Guitarte, fue decisivo para la investidura de Pedro Sánchez. "Nosotros siempre nos hemos llevado muy bien con Teruel Existe, que empezaron dos años antes que nosotros. Su voto inclinó la balanza hacia la izquierda y Goyo Alonso dijo que eso era tomar partido y que no. Fue una pena que se fuera, porque había hecho muchísimo trabajo".

Soria ¡Ya! se define como una formación "apartidista, ni de izquierdas ni de derechas". "Siempre hemos ido contra el que mandaba, nos daba igual si era PP o PSOE. Si funciona mal la sanidad, que ahora es pésima, le decimos a la Junta: esto no funciona. Y tenemos autovías de competencia central por las que vamos contra el PSOE. Nos da igual. El caso es que nos lo arreglen", apostilla Sanz.

Soria ¡Ya! se define como una formación "apartidista, ni de izquierdas ni de derechas"

Los procuradores que entrarán en el Gobierno de la Junta de Castilla y León serán Ángel Ceña, Vanessa García y Toño Palomar. Los tres son de la nueva generación de miembros de la plataforma. "Nos reunimos y dijimos: ¿quién está dispuesto a presentarse? ¿Quién quiere y quién puede hacerlo? Entre los que se presentaron, se eligió por votos el orden de la lista", cuenta Sanz. "A mí me pusieron en último lugar para que hubiera cierta continuidad, porque ellos no eran tan conocidos. Y seguimos de refuerzo, para ayudarles, aunque no nos necesitan para nada. Pero estos chicos a las doce de la mañana están trabajando, así que los que estamos jubilados podemos hacerles cualquier gestión".

En principio, los votos de Soria ¡Ya! no serán decisivos para la formación de Gobierno en Castilla y León —los pactos se mueven entre la alianza del PP y Vox o la abstención del PSOE—, si bien su aspiración es formar un grupo mixto con el resto de partidos regionales que han irrumpido en las elecciones (Por Ávila y Unión del Pueblo Leonés).

Como los vascos y los catalanes

Las primeras demandas de Soria ¡Ya! ya no tienen que ver tanto con las infraestructuras. "La sanidad es lo principal. Solo tenemos una ambulancia medicalizada, hay una única ginecóloga y el médico que se jubila no se sustituye. Eso es lo principal. Después, la conectividad: que los pueblos tengan internet. Y por último la educación, que haya más estudios aquí", dice.

Soria ¡Ya!, como Teruel Existe, forma parte de la plataforma España Vaciada, cuyo objetivo final es tener varios diputados en el Congreso que les hagan ser decisivos. "Tomás Guitarte nos dijo que con conseguir seis u ocho en toda España bastaría. Para aprobar presupuestos tendrían que contar con nosotros. Eso es lo que hacen catalanes y vascos y les va fenomenal", concluye. "De momento, hemos conseguido que en Valladolid y Madrid nos hagan caso".

Noticias relacionadas