PODEMOS ASTURIAS

Podemos despide a tres trabajadores temporales en Asturias horas antes de aplicarse la reforma laboral

  • Con estas salidas, Podemos liquida al 40% de la plantilla del que fuese el último bastión crítico del partido

  • Una de las trabajadoras fue despedida minutos después de grabar un vídeo a la portavoz adjunta de Podemos defendiendo la nueva reforma laboral

Sofía Castañón, portavoz adjunta de Podemos en el Congreso de los Diputados

Sofía Castañón, portavoz adjunta de Podemos en el Congreso de los Diputados / EFE

6
Se lee en minutos

Podemos precipita despidos en su organización un día antes de la entrada en vigor de la reforma laboral negociada por Yolanda Díaz. La cúpula estatal del partido despidió este jueves vía burofax a tres trabajadores de su federación en Asturias poco después de que pidieran adaptar su situación al nuevo marco legislativo para pasar de ser trabajadores temporales a indefinidos.

Los despedidos estaban alineados con la candidatura de Daniel Ripa, el que fuera el último líder territorial crítico de la organización, que la pasada semana fue sustituido por la diputada y miembro de la dirección nacional Sofía Fernández Castañón en un ajustadísimo proceso de primarias envuelto en polémica por las acusaciones de fraude. Con estos tres despidos, fulmina al 40% de la plantilla total de la federación, que contaba con siete trabajadores.

Este martes, el Consejo de Ministros aprobaba el nuevo acuerdo para la reforma laboral alcanzado con sindicatos y CEOE, en un texto que se publicó este jueves en el BOE y que entra en vigor el viernes, y cuyo principal paradigma pivota en la reducción de la temporalidad. La norma elimina la figura de trabajador temporal 'por obra y servicio', situación en la que se encontraban los trabajadores despedidos, y da a las empresas un plazo de seis meses para hacer a sus trabajadores indefinidos o establecer las causas -de sustitución o productivas- a las que se debe la temporalidad. Un proceso que Podemos no tendrá que abordar en Asturias, donde el partido despidió vía burofax a dos empleadas este jueves después de que pidieran regularizar su situación, mientras un tercero está pendiente de recoger la notificación de despido, señalan fuentes del partido.

CONTRATOS EN FRAUDE

La reforma laboral también ha endurecido las multas a las empresas por infracciones relacionadas con la temporalidad, y la Ley de Infracciones y del Orden Social (Lisos) recoge ahora sanciones de hasta 10.000 por cada trabajador temporal con contrato en fraude de ley -hasta ahora la multa era por empresa contratante, no por trabajador-.

Se da la circunstancia de que los tres trabajadores, señalan fuentes de su entorno, tenían contratos en situación de fraude de ley, puesto que la temporalidad de su trabajo estaba vinculada a la permanencia de terceras personas, y no a causas objetivas. Las contrataciones realizadas en las federaciones se realizan a propuesta de la dirección autonómica, pero es la Secretaría de Organización Estatal de Podemos quien redacta y formaliza los contratos, debido a la centralización que ha experimentado el partido.

Así, los dos cuadros técnicos tenían su trabajo vinculado a la continuidad del secretario de Organización autonómico saliente, Rogelio Crespo; una vinculación que no está reconocida en la legislación laboral. Éste es el tercer despedido, que todavía no ha recibido la notificación oficial del despido y que se ha enterado a través del SMS de la Tesorería General de la Seguridad Social. El dirigente también trabajaba para Podemos como temporal desde hace tres años -superando el límite máximo de temporalidad que establecía la anterior reforma laboral del PP-. A su vez, Crespo tenía vinculada su continuidad a Ripa.

INDEMNIZACIÓN DE 12 DÍAS

La notificación de Podemos a las trabajadoras anunciaba un despido objetivo por finalización del contrato temporal con la indemnización de 12 días por año trabajado, la mínima que contempla la reforma laboral del 2012. Las dos despedidas son Cristina Tuero, ex portavoz de la dirección de Podemos Asturies hasta las primarias, y Sonia Sánchez Carbajal, quien fuera responsable de redes. Se da la circunstancia de que esta última fue quien asistió en la mañana de este jueves a Sofía Castañón, nueva líder asturiana y portavoz adjunta de Podemos en el Congreso, que ofreció un balance de fin de año desde la sede del partido en Asturias que se transmitió en streaming.

En ese balance, la dirigente alabó la reforma laboral por ser “la primera que devuelve derechos a los trabajadores en lugar de arrebatárselos", aunque sacó pecho de que Podemos era más ambicioso en sus pretensiones de defensa del trabajador, pese a aplicar algunas de las recetas más criticadas por los morados, como la indemnización mínima: “No es la reforma que haría Unidas Podemos de ser mayoría en el Gobierno ni acaba de ser del todo la que querían los agentes sociales”, dijo.

La responsable de retransmitir ese mensaje vía streaming fue horas después despedida de su puesto aplicándosele la actual reforma laboral de 2012, vía burofax y sin que se le hubiera comunicado previamente a lo largo de la mañana, según han denunciado desde la candidatura crítica, donde censuran que "difícilmente se pueden defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras, cuando internamente se despide a la mitad de su plantilla sin preaviso, en plena navidad, en un momento duro de la pandemia y aplicando la legislación del PP". La otra trabajadora despedida había sido además jefa de comunciación de la propia Castañón en noviembre de 2019 y era una de los cuadros a quienes Podemos encargó en Madrid dar talleres de empoderamiento y feminismos a todos los diputados del espacio confederal.

"PERSECUCIÓN POLÍTICA"

Desde la candidatura crítica sostienen que "parece claro que el motivo del despido es haber apoyado y formado parte de la candidatura de Daniel Ripa en las elecciones internas de Podemos Asturies", advirtiendo de que Sánchez Carbajal "es miembro electo del Consejo Ciudadano Autonómico entrante" y Tuero "fue portavoz de la dirección saliente". "Hay indicios claros de que los despidos podrían estar fundamentados en una causa que tiene que ver con la libertad política de las personas despedidas. Existe riesgo de incurrir en un delito de persecución política, que atentaría contra derechos fundamentales de las citadas trabajadoras, algo que es imperdonable en una organización como Podemos". 

Las afectadas ya han anunciado que emprenderán acciones legales contra estos despidos, y fuentes próximas aducen que podrán acogerse a la "garantía de indemnidad", el derecho de todo trabajador a no sufrir represalias por parte de la empresa tras reclamar sus derechos laborales y que, en caso de vulnerarse, dará lugar a un despido nulo. Este supuesto estaría plenamente vigente al haber reclamado las despedidas la adaptación de sus condiciones al nuevo marco laboral. Asimismo, las empleadas salientes también pidieron elecciones sindicales para defender sus derechos; al ser la sindicación un derecho fundamental, ésta podría contemplarse como otra causa para el despido nulo.

UNA FEDERACIÓN PARALIZADA

Los despidos van también en contra de una norma interna que estableció la anterior dirección de Podemos Asturias y que seguiría vigente, al no haberse constituido todavía el nuevo órgano directivo, el Consejo Ciudadano Autonómico. En esta resolución, aprobada en 2020, el partido se comprometía a no despedir a sus empleados mientras durase la pandemia. Una máxima que ha saltado por los aires de un día para otro en una federación que nunca había despedido a ningún trabajador del partido desde su nacimiento en 2015, y donde todas las salidas habían sido motivadas por bajas voluntarias, señalan desde la organización.

La ajustada victoria de Castañón en primarias ha sido fuertemente cuestionada por la candidatura del ya ex líder de la federación, que denunció la falta de garantías en el recuento alentando las sospechas de pucherazo en una votación telemática controlada por los propios empleados por la cúpula morada.

Lo extraño de los resultados es que la diputada nacional ganó por un 0,22% de los apoyos (100 votos), pero fue su rival quien consiguió la mayoría tanto en la dirección autonómica como en el órgano de garantías territorial. Una circunstancia que podría limitar la acción política de la nueva dirigente territorial, que necesitará el aval de su Consejo Ciudadano Autonómico para tomar decisiones de calado. De momento, la federación se encuentra paralizada, sin ningún órgano constituido y expectante ante el último episodio de despidos por parte de la Secretaría de Organización Estatal.

Noticias relacionadas