IZQUIERDA

Podemos revienta en Asturias con dudas sobre las primarias

  • La dirección nacional interviene las cuentas de la única federación no oficialista a horas de que comience el proceso de primarias

  • Daniel Ripa, el líder asturiano de Podemos, prepara un informe jurídico advirtiendo de las irregularidades de este movimiento

  • La actual dirección de Podemos Asturias advierte de un "riesgo real de fraude" en las primarias y ya trabaja en mecanismos para tratar de garantizar el proceso

Daniel Ripa, secretario general de Podemos Asturias, junto a otros miembros de su dirección.

Daniel Ripa, secretario general de Podemos Asturias, junto a otros miembros de su dirección. / EFE

8
Se lee en minutos

Guerra total en la última federación no oficialista de Podemos. Asturias se ha convertido en escenario de una lucha intestina en el partido. Amenazas, denuncias, acusaciones de ‘clientelismo’, y procesos internos sumidos en el oscurantismo que terminan con transferencias exprés de miles de euros hacia cuentas bancarias de Madrid y un incierto horizonte judicial.

Todo esto se produce, además, a escasas horas de que comiencen las primarias en este territorio, donde el actual líder autonómico, Daniel Ripa, se medirá con Sofía Castañón, diputada en el Congreso y miembro de la dirección nacional de Podemos. Las turbulencias desatadas despiertan ahora dudas sobre la limpieza del proceso electoral, y algunas voces de la actual dirección advierten de un "riesgo real de fraude", ante el "intervencionismo de Madrid".

El partido morado trata desde hace meses de afianzar el control sobre sus territorios de cara a la futura negociación para la candidatura de Yolanda Díaz, en la que Podemos aspira a tener un papel privilegiado. Y en este sentido se interpretan en Asturias los últimos movimientos, en los que la organización busca situar al frente de Podemos Asturies a una candidata de la máxima confianza de la cúpula, como ha venido haciendo en los últimos años en el resto de feudos.

Ripa, que en los últimos meses se ha alineado abiertamente con el proyecto de Yolanda Díaz, ha atribuido públicamente a la cúpula morada su voluntad de "poner palos en la rueda" al 'frente amplio' de la vicepresidenta segunda del Gobierno. Si la dirigente gallega ha adelantado su intención de integrar a la sociedad civil en su proyecto, el líder autonómico considera que el proceso va encaminado a "cerrar" la organización, en lugar de abrirla.

ADVERTENCIAS EN LA SEDE DE PODEMOS

Podemos Asturias, el único bastión que escapa del control de la dirección morada, se revuelve ahora contra el partido en una pugna que se inició el pasado mes de octubre. Fue entonces cuando un destacado miembro de la ejecutiva nacional se reunió con Ripa en una sala acristalada de la tercera planta de la nueva sede de Podemos, situada en la calle Francisco Villaespesa de Madrid.

Allí, siempre según su denuncia, se le trasladó un mensaje: si se retiraba de la carrera por liderar la federación en favor del candidato oficialista, sería recompensado con futuros cargos; en caso de no hacerlo, se publicarían en prensa noticias desfavorables sobre su candidatura. Dos meses después, en la federación ven cumplidas estas advertencias. 

Las primarias comienzan este miércoles y el periodo para votar se extenderá hasta el próximo lunes. Pero justo antes de este proceso se producía a nivel interno otra votación, también telemática, en Podemos Asturies: la del reparto de 50.000 euros procedentes de donaciones de cargos públicos a distintos proyectos sociales, en el marco de Proyecto Asturies, una iniciativa que desde 2015 ha transferido a organizaciones de la sociedad civil más de 220.000 euros.

El Consejo Ciudadano asturiano presentó vía Telegram los proyectos que se habían presentado para optar a este reparto, y sus miembros tenían que decidir a qué organizaciones se destinaban las partidas. Aunque las votaciones telemáticas de la dirección autonómica terminaban el lunes, el proceso se vio abruptamente interrumpido el sábado.

Esa tarde, un miembro de la dirección asturiana, que procedería de la candidatura de Sofía Castañón, elevó una denuncia a nivel interno por el supuesto "clientelismo" de la federación asturiana, puesto que entre los proyectos candidatos estaba Asamblea Moza d’Asturies (AMA), una organización feminista que estuvo presidida por Sara Combarros, miembro de la candidatura de Ripa que, según alegan, renunció a su cargo en esta asocaición cuando accedió a incorporarse a la lista de Podemos. Esa noche, unas horas después de haberse producido esa denuncia, y sin aviso previo, el responsable de Finanzas de Podemos, Daniel de Frutos, accedió a las cuentas bancarias de Podemos Asturies e hizo dos transferencias por importe de 167.000 y de 45.000 euros a una cuenta a nombre del partido a nivel estatal. De Frutos es miembro de la dirección nacional de Podemos, en el que también está Castañón.

La denuncia se publicó en distintos medios el domingo, sin que se le notificara a la dirección asturiana lo sucedido. No fue hasta el lunes cuando el jefe de la Unidad de Cumplimiento Normativo, César López Perez, remitió un escrito a la federación alegando que "la denuncia cumplía con todos los requisitos" y que, "sin entrar a prejuzgar aún la veracidad o exactitud" de los hechos, se había decidido con carácter "urgente y sumario" el bloqueo de los fondos para impedir que se destinaran a ningún proyecto "hasta que se puedan verificar los hechos mencionados en la referida denuncia".

La notificación también recogía un escrito de De Frutos donde admitía el traspaso de fondos. “Teniendo en cuenta que esta acción tuvo que realizarse un sábado por la noche y al no existir posibilidad de contactar con la entidad financiera para poder bloquear las cuentas bancarias (...), como apoderado de esas cuentas realicé dos transferencias a una cuenta gestionada por finanzas estatal para dejar su saldo con unas cantidades mínimas para poder realizar la operativa ordinaria y de atención a gastos comunes", reza el escrito, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

'LAWFARE' DE PODEMOS

Desde la actual dirección asturiana de Podemos denuncian la actuación por parte de la cúpula estatal y ponen en duda la legalidad de estos hechos, advirtiendo de que podría llegar a constituir un "delito penal", al haberse "sustraido" unos fondos con "nocturnidad" y sin ningún tipo de comunicación a los responsables de esas cuentas, a quienes tampoco se les ha trasladado a día de hoy la denuncia ni recogido testimonio. Alegan además que se tomaron medidas en base a una denuncia sin comprobar la veracidad de la misma, sin recoger testimonios, y sin que siquiera hubiera concluido la votación para elegir los proyectos sociales que percibirían las donaciones, de entre los 19 candidatos.

En las últimas horas, un equipo legal de la candidatura de Ripa trabaja en un informe jurídico donde señala las irregularidades de estos hechos, aunque el propio líder autonómico defendió este martes en rueda de prensa su intención de encauzar el asunto por la vía de "la política y el diálogo" para que esos fondos sean devueltos y se puedan distribuir a la sociedad civil. No cerró la puerta, eso sí, a acciones legales contra la formación. "Esos 200.000 euros no son el dinero de Podemos Asturias, es el dinero de tejido social asturiano, que ha desaparecido", advirtió el todavía líder regional durante su comparecencia.

Desde la actual dirección asturiana critican duramente los métodos empleados por el aparato estatal. "Es una estrategia de Lawfare. La misma estrategia que ha sufrido Podemos es lo que ahora están aplicando desde la dirección", censuran, haciendo referencia a las técnicas de instrumentalización de la justicia que ha denunciado la formación en casos como el de Vicky Rosell. "Es el mismo proceso de cloacas y de fabricación de fake news que ha denunciado siempre Podemos", apuntan, señalando un objetivo claro de decantar el voto en favor de la candidata oficialista.

Desde Podemos rechazan hacer declaración alguna sobre este caso, apelando al objetivo de no interferir en la campaña de Asturias. Aunque estas voces recuerdan que la el caso que ha generado la polémica procede de la denuncia de un miembro de esta federación a un órgano independiente de la dirección. Así, defienden que la limpieza del proceso está totalmente garatnizada.

"RIESGO REAL DE FRAUDE"

Sin embargo, las suspicacias han aumentado en las últimas horas. Los últimos episodios llegan a las puertas de las primarias donde se elegirá a la nueva dirección regional, cuyas votaciones comienzan este miércoles 15 y acaban el lunes 20, dándose a conocer los resultados el próximo miércoles 22 de diciembre. Después de la "intervención" del aparato estatal en el proceso de primarias, desde la candidatura de Ripa alertan sobre el "riesgo real de fraude electoral" durante el proceso de votaciones.

En sus orígenes, Podemos contaba con los servicios de la empresa AgoraVoting (nVotes) para realizar las votaciones y hacer una posterior auditoría independiente del proceso. En 2017, después de Vistalegre 2, se prescindió de esta empresa y se decidió formar a los propios informáticos del partido para que controlaran la limpieza de estas votaciones, sin que intervinieran terceros. Hace unos meses, destacan algunas fuentes de la formación, estos informáticos también fueron despedidos y ahora estas votaciones son controladas por personal recién nombrado por la dirección de Podemos.

Las dudas sobre el voto telemático llevan años ensombreciendo algunos de sus procesos, y hace ahora un año la justicia dictaminó por primera vez irregularidades en procesos internos del partido. Así, el Juzgado de Primera Instancia número 89 de Madrid anuló las primarias celebradas en 2018 en Collado Villalba (Madrid). La sentencia considera probado que en el proceso se manipuló "el resultado de las urnas" mediante el control que el partido ejercía sobre "el censo", "la acreditación de los votantes" y "los tiempos en los que las urnas estaban abiertas".

La actual dirección asturiana ya trabaja para impedir que se produzcan situaciones irregulares, después de haber denunciado públicamente la "ampliación irregular del plazo para inscribirse" y la "ocultación del número de avales" obtenido por cada una de las candidaturas. Así, desde la candidatura de Ripa estudian con informáticos y abogados los mecanismos de control de las primarias.

En el proceso de votación dirigido por Podemos, se puede hacer una 'verificación' del voto, es decir, se puede comprobar si una persona ha votado o no. Es por ello que la candidatura hará un llamamiento para pedir a los votantes que envíen los comprobantes de haber emitido un voto. Un comprobante donde no figura la opción elegida, pero que tiene un claro objetivo: comprobar después que las papeletas 'digitales' no "desaparecen" durante el recuento. Aun así consideran que la mayor garantía es la "movilización masiva" de las bases. Destacan que, en caso de ganar, cuanto más margen exista, menos posibilidad de fraude habrá.

Noticias relacionadas