Contenido ofrecido por:

Biodiversidad

La ciencia condena al gato: “Es el depredador invasivo más dañino para la biodiversidad”

Investigadores españoles piden que las leyes ambientales terminen con las colonias de felinos

La ciencia condena al gato: “Es el depredador invasivo más dañino para la biodiversidad”
5
Se lee en minutos
Ramón Díaz

El gato es el depredador invasivo más dañino para la biodiversidad”. Es el resumen de la carta que un grupo de científicos españoles acaba de publicar, en la que se critican las deficiencias del anteproyecto de ley de protección, derechos y bienestar animal, aprobado por el Gobierno hace tres meses. Señalan que el documento gubernamental choca frontalmente con las leyes y estrategias europeas para la conservación de la biodiversidad. Su opinión: “El objetivo a medio plazo de las leyes ambientales debe ser la desaparición de los gatos salvajes, incluidas las colonias felinas”.

La carta, publicada en la revista ‘Conservation Science and Practice’ recoge las conclusiones de múltiples estudios realizados en los últimos años sobre los gatos. Entre otras, destacan las siguientes:

–“El gato doméstico ha estado implicado en más de una cuarta parte de las extinciones contemporáneas de aves, mamíferos y reptiles en todo el mundo, y se considera el depredador invasivo más dañino”. 

–“La depredación por parte de los gatos es la causa más importante de mortalidad de pequeños mamíferos y aves, por delante de los animales atropellados, el envenenamiento o los cazadores humanos”.

–“Contrariamente a la creencia popular, los gatos de colonia bien alimentados todavía cazan presas salvajes, y debido a sus altas densidades, los gatos callejeros a menudo ejercen impactos en las poblaciones de presas que son varias veces mayores que los depredadores nativos”.

–“Los impactos de los gatos son especialmente severos en las islas, y la ley española sin duda dificultará la conservación de las faunas endémicas de Canarias y Baleares”.

–“Además de la depredación, los gatos también actúan como vectores y reservorios de numerosas enfermedades que pueden poner en peligro la vida silvestre y dañar la salud pública”.

–“Las colonias de gatos callejeros pueden desempeñar un papel particularmente importante en la dinámica de la enfermedad debido a la alta densidad de individuos y sus intensas interacciones dentro de las colonias y con gatos con dueño y salvajes”.

Críticas al anteproyecto de ley de bienestar animal

La misiva comienza destacando cómo los “círculos morales” históricamente se han expandido “más allá de los humanos para incluir también a los seres no humanos”. Como resultado, varios instrumentos legales emergentes en todo el mundo han otorgado derechos a los animales.

Colonia de gatos en Gijón. / Marcos León / Juan Plaza

Sin embargo, “la inclusión de animales dentro de los círculos morales está sujeta a importantes sesgos, con preferencia por vertebrados carismáticos, familiares y hermosos”, subrayan los firmantes, que argumentan que los instrumentos legales que adoptan tales sesgos “pueden poner en peligro la conservación de la biodiversidad”.

Cuestionan en concreto el anteproyecto de ley elaborado por el Ministerio de Derechos Sociales y la Agenda 2030 para reestructurar la mayoría de las interacciones entre humanos y animales. “Dado que se centra en unas pocas especies domésticas, el borrador entra en conflicto con varias leyes europeas y españolas y estrategias de gestión clave para la conservación de la biodiversidad”, apuntan.

El borrador presta especial atención a las colonias de gatos callejeros; es decir, grupos de alta densidad de gatos sin dueño, sostenidos por una provisión artificial de recursos. “Pretende otorgarles protección y apoyo, tanto nutricional como veterinario (a cargo de las administraciones públicas locales), y reconocer un estatus oficial a sus cuidadores voluntarios”, indican los científicos.

Además, el anteproyecto prohíbe la eliminación de los felinos, reemplazando el sacrificio, que ha logrado erradicar las poblaciones de gatos en varias islas mediante el control de la fertilidad, instrumento que se considera “más ético”.

“Sin embargo, el control de la fertilidad solo permite la reducción de la población cuando se aplica a altas tasas durante largos períodos de tiempo y en contigüidad espacial, a costos muy altos y con efectos compensatorios que deben gestionarse simultáneamente”, inciden los investigadores.

Efectos perjudiciales sobre la salud pública

Creen que una gestión “tan compleja y frecuentemente inasequible” provocará que el control de la fertilidad perpetúe o incluso aumente “el ya alto número de gatos callejeros en las ciudades y las zonas rurales, manteniendo así (a corto plazo) y luego aumentando (a largo plazo) sus devastadores impactos sobre la biodiversidad”.

Un hombre da de comer a varios gatos callejeros. / Efe

Aunque desafiante, el objetivo a mediano plazo de las leyes ambientales debe ser la desaparición de los gatos salvajes, incluidas las colonias de gatos”, subrayan los científicos. Consideran “fundamental” concienciar a la sociedad “sobre los efectos perjudiciales que los gatos ejercen sobre la biodiversidad y la salud pública a través de una comunicación eficaz”.

Los científicos ven “contradictorio” que el mismo Ministerio encargado de cumplir con los objetivos de la Agenda 2030, incluida la detención de la pérdida de biodiversidad, proponga “la mejora y el mantenimiento de un poderoso impulsor de la pérdida de biodiversidad”.

Y añaden que aunque el manejo de la vida silvestre puede desencadenar a veces “desafíos éticos”, priorizar el bienestar y el destino de los individuos de unas pocas especies animales favorecidas sobre la conservación de las especies, las poblaciones, el funcionamiento de los ecosistemas y la biodiversidad global promoverá “biotas empobrecidas y homogéneas dominadas por un puñado de animales privilegiados”.

Por todo ello destacan que los instrumentos legales deben buscar de manera inequívoca “reducir los impactos negativos de los gatos que deambulan libremente, minimizando su número en el menor tiempo posible y limitando el acceso al aire libre de los gatos con dueño tanto como sea posible”.

Para dar una idea de la magnitud del problema basta señalar que solo en Barcelona se contabilizan más de 9.000 gatos callejeros. Firman la carta investigadores de la Universidad Pablo de Olavide, la Estación Biológica de Doñana-CSIC, la Universidad Miguel Hernández, el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados-CSIC-UIB y el Instituto de Productos Naturales y Agrobiología-CSIC.

Representación esquemática de los impactos conocidos de las colonias de gatos callejeros en la biodiversidad y los humanos. / CSIC

Carta de los investigadores españoles: https://conbio.onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/csp2.12706

Anteproyecto de ley de protección, derechos y bienestar de los animales: https://www.mdsocialesa2030.gob.es/servicio-a-la-ciudadania/proyectos-normativos/documentos/AP_LEY_ANIMALES.pdf

.......

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es

Noticias relacionadas