SANIDAD PÚBLICA

Las urgencias extrahospitalarias vuelven al centro de la batalla sanitaria en Madrid

Entre los médicos que trabajan en estos centros la indignación no ha parado de crecer desde aquel 17 de noviembre en el que terminaron los paros

Sanitarios manifestándose frente a la Consejería de Sanidad en Madrid.

Sanitarios manifestándose frente a la Consejería de Sanidad en Madrid. / EP / Gabriel Luengo

8
Se lee en minutos

La crisis iniciada el pasado mes de octubre por la reordenación de los centros de urgencias extrahospitalarias de Madrid tiene visos de volver a la primera línea. El acuerdo que el sindicato médico AMYTS alcanzó con la Consejería de Sanidad sobre la reapertura de los 78 puntos de urgencias no dejó satisfechos a muchos profesionales sanitarios de los ahora llamados Centros de Atención de Continuada (PAC), pero las quejas y las polémicas que iban surgiendo por la cobertura dotacional de cada uno de ellos quedó eclipsada por la huelga de los médicos de Atención Primaria que comenzó el 21 de noviembre y ahora se mantiene en suspenso hasta que ambas partes vuelvan a verse las caras, el próximo 11 de enero.

El pasado 28 de diciembre, la Consejería de Sanidad hizo pública una resolución en la que reordena los efectivos de los PAC que sustituyen a los antiguos SAR (Servicios de Atención Rural) y SUAP (Servicios de Urgencias de Atención Primaria) y su contenido no ha gustado ni a AMYTS ni a CCOO, contrarios ambos al modelo que propone el departamento que dirige Enrique Ruiz Escudero. Los dos sindicatos han anunciado la impugnación de esta resolución, argumentando no sólo su rechazo "frontal" a la reordenación dotacional propuesta, sino a que se ha cerrado sin un acuerdo previo con los representantes de los profesionales de estos centros.

Los sindicatos denuncian que la decisión se ha tomado de forma unilateral, ya que introduce cambios respecto al acuerdo con el que se logró la desconvocatoria de la huelga.

El documento publicado por la Consejería apunta que la resolución se dicta "previa negociación en la Mesa Sectorial de Sanidad", pero los sindicatos denuncian que la decisión se ha tomado de forma unilateral, ya que introduce cambios respecto al acuerdo alcanzado el pasado 17 de noviembre con el que se logró la desconvocatoria de la huelga de los centros de urgencias.

Movilizaciones en Madrid por la reapertura de los SUAP.

/ EPE

En aquel momento, se acordó que solo 49 de los 78 centros se abrieran inicialmente con la dotación mínima completa, es decir, un profesional médico, otro de enfermería y un celador. Pero desde que se alcanzó aquel pacto, a través de las redes sociales, de la Plataforma SAR Madrid o de los sindicatos, los profesionales han denunciado que muchos de esos centros que deberían tener médico tampoco lo tienen. Sólo unos días después de la reapertura de los centros, sindicatos y sanitarios denunciaban que la gestión de los centros de asistencia continuada sigue siendo "un caos" y que hasta un 70% de los dispositivos no tenían médico. Hoy, casi dos meses después del acuerdo, la situación no es mucho mejor según las mismas fuentes.

Los mismos problemas

El sindicato de médicos argumenta la impugnación en que la resolución no introduce muchas de las exigencias que se pusieron sobre la mesa para la desconvocatoria de la huelga. Tras la publicación por parte de la Consejería de Sanidad de la resolución del 28 de diciembre de 2022, AMYTS ha manifestado que se ha puesto en contacto con todas las organizaciones sindicales presentes en la Mesa Sectorial de Sanidad con la finalidad de poder hacer una demanda judicial conjunta para impugnar esta resolución y "valorar otro tipo de medidas". Si esto no prosperara, procederían "a realizar la impugnación con quien se sumará o solos como última alternativa".

CCOO va más allá, ya que ni siquiera están de acuerdo con el pacto al que llegaron AMYTS y la Consejería. Es más, consideran que la situación que se vive en este momento es consecuencia de ese pacto y que no ha cambiado nada desde que se convocó inicialmente la huelga el 7 de noviembre. Sergio Fernández Ruiz, portavoz de Sanidad del sindicato, ha mostrado su rechazo frontal ante un modelo de atención asistencial "que no es más que el compromiso del acuerdo alcanzado entre el comité de huelga de AMYTS y la Consejería de la Comunidad". Ha llamado al sindicato médico a recapacitar "sobre sus compromisos adquiridos" y ha pedido a la Comunidad de Madrid "que dé marcha atrás a este sinsentido".

CCOO explica que tienen hasta el día 28 para presentar esa impugnación y que, por ahora, lo harán en solitario.

Desde CCOO indican a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que tienen hasta el día 28 tienen para presentar esa impugnación y que, por ahora, lo harán en solitario, salvo que todos las organizaciones presentes en la Mesa Sectorial de Sanidad -CCOO, AMYTS, SATSE, UGT y CSIT Unión Profesional- lleguen a un acuerdo para iniciar acciones de forma conjunta. Añaden que la saturación en los hospitales madrileños es importante y que se debe precisamente a ese mal funcionamiento de los PAC.

Por eso, insisten, se deben retomar las exigencias iniciales de que esos centros de urgencias extrahospitalarias mantengan la dotación completa de sanitarios y no, como ahora, cuando en algunos sólo hay enfermera y celador. Anuncian nuevas movilizaciones y que se sumarán a cualquier reivindicación de defensa de la sanidad pública en un comienzo de año que se presenta más que movido en la región.

Manifestación en defensa de la sanidad pública

/ EPE

Desde SATSE, por su parte, indican que sus servicios jurídicos también están estudiando la impugnación de la resolución del 28 de diciembre de la Consejería de Sanidad que todavía no han presentado. Justo antes de Navidad, el Sindicato de Enfermería recordaba a este diario que las enfermeras no disponen "del respaldo necesario, ni jurídico ni legislativo, que nos reconozca las competencias asistenciales que son necesarias para poder desempeñar nuestras funciones en los centros sanitarios de cuidados enfermeros 24 horas, sin poner en riesgo nuestra integridad y seguridad profesional".

Crece la indignación

Entre los médicos que trabajan en estos centros la indignación no ha parado de crecer desde aquel 17 de noviembre en el que terminaron los paros. En primer lugar, porque consideran que en muchos centros se ha dejado indefensos a los profesionales de enfermería y a celadores que tienen que atender en solitario, sin un médico, a los pacientes que acuden a estas urgencias. En segundo lugar, los médicos se quejan de que se han quedado sin sus plazas en muchos casos y que están a merced de una dirección de recursos humanos que cada día improvisa dónde quiere enviar a los profesionales en lugar de tener una planificación con todas las dotaciones completas.

"Cierran una (un SUAP o un SAR) y abren otra con nombres diferentes (PAC) y con dotaciones distintas", explica la médico Lydia Pradera.

Lydia Pradera es médico del SAR de la localidad de Navalcarnero y decidió implicarse más en la vida política por la sensación de "vapuleo" de su profesión. "Dicen que crean no sé cuántas plazas nuevas, pero no es cierto, no crean ninguna plaza, sólo redistribuyen las que ya había y ni siquiera todas", apunta respecto a los nuevos PAC. "Cierran una (un SUAP o un SAR) y abren otra con nombres diferentes (PAC) y con dotaciones distintas", explica esta médico que se ha apuntado a la lista municipal de Recupera Madrid como profesional experta en asuntos sanitarios.

Más allá de lamentar la falta de médicos en las urgencias extrahospitalarias, respecto a las quejas de ámbito puramente laboral, dice que el problema de los PAC y que se refleja en la resolución de la Consejería del 28 de diciembre es que "por primera vez alguien con plaza fija se puede ver desplazado por otro con plaza fija", porque se amortizan las plazas de los antiguos centros y ahora todos forman parte de una bolsa común y que al apuntar a la "movilidad voluntaria" en la resolución no les permiten participar en traslados y movilidades durante los próximos dos años, de manera que en el fondo se trata de una "movilidad forzosa". "Llevamos años con una plaza que elegimos por oposición y ahora tenemos que volver a elegir otra por la gestión que se está haciendo desde la Consejería", lamenta.

La resolución de la Consejería que será próximamente impugnada recoge en un anexo el listado de los PAC con su ubicación y el número de plazas que se ofertan por categoría y se diferencia entre los 49 centros que contarán con dotación completo de médico, enfermera y celador de los otros 29 puntos que solo dispondrán de enfermeras y celadores

Semana clave en Primaria

Noticias relacionadas

La disputa por la reapertura de los centros de urgencias extrahospitalarias con el que comienza el año, que ya apuntaba que no sería tranquilo por la falta de médicos (porque no se cubren las bajas, porque no hay voluntarios o por otras causas) que se ha estado denunciando durante estas últimas semanas), se unirá a la crisis que se vive en Atención Primaria. El pasado 22 de diciembre AMYTS suspendió temporalmente, hasta el 11 de enero, la huelga indefinida de médicos de Familia y de pediatras que mantenía desde el 21 de noviembre para reivindicar un mínimo de diez minutos por paciente, una limitación de las agendas y una mejora de las condiciones laborales de los profesionales para evitar su fuga a otras regiones o países. 

Concentración de médicos en Madrid.

/ AMYTS

El sindicato médico aseguró entonces que no había "un principio de acuerdo" con la Consejería, sino "un acuerdo para la suspensión temporal de la huelga indefinida hasta el día 11 enero" -fecha en la que está prevista otra reunión de ambas partes-, y en este encuentro se verá si se han acercado las posturas lo suficiente como para poner fin al paro o si se continuará con la huelga indefinida a partir del 12 de enero.