GUERRA EN UCRANIA

Rusia busca drones que hagan frente a los tanques occidentales

El grupo Wagner ha reunido a ingenieros y expertos en inteligencia artificial para intentar desarrollar un sistema de guía no interceptable para sus robots voladores

Un grupo de estudiantes rusos, durante un foro de tecnología militar de la información convocado por el grupo Wagner.

Un grupo de estudiantes rusos, durante un foro de tecnología militar de la información convocado por el grupo Wagner. / Wagner PMC

4
Se lee en minutos

Drones que no dependan por entero del GPS para orientarse, y que sean capaces de seguir su trayectoria aún cuando les anulen la conexión con el satélite. El ministerio de Defensa ruso está tras este empeño tecnológico -que no es aún posible con la actual potencia de las baterías en drones de uso militar- para intentar hacer frente a próximas y nuevas ofensivas ucranianas que llegaran esta vez con importante aportación del arma acorazada, confirman fuentes militares españolas observadoras directas de la guerra en Ucrania.

Y para ello, el Gobierno de Vladimir Putin cuenta con la ayuda del grupo de mercenarios Wagner, con una nueva división de investigación de informática para la guerra con sedes en su domicilio social de Moscú y en San Petersburgo.

Esa división de Tecnologías de la Información del grupo Wagner clausuró el pasado 23 de diciembre su I Hackathon, la reunión de un foro de ingenieros y estudiantes avanzados de esa disciplina de las universidades rusas. Se les han prometido contratos y compras si desarrollan un software propio para un sistema complementario de guiado de drones.

Una docena de equipos de departamentos universitarios de investigación presentaron en diciembre sistemas de guiado para drones basados en inteligencia artificial. Entre los seleccionados, Wagner premió con un millón de rublos (13.540 euros al cambio actual) al proyecto presentado por el grupo GrAlab de la Universidad Estatal de San Petersburgo, según ha difundido la propia empresa en medios rusos.

El sistema de guiado que busca la firma de mercenarios se debe basar en puntos de referencia en el suelo, y no en la señal que envíen los satélites, que se puede interceptar dejando ciego al dron. Las fuentes militares consultadas señalan que los drones con guía autónoma son susceptibles de uso en la obtención de inteligencia sobre el despliegue de carros de combate, baterías de misiles, piezas de artillería autopropulsada o en el ataque a ese tipo de unidades.

Necesidad rusa

Precisamente, un futuro despliegue de medios acorazados donados por Europa es uno de los temas que llevan en agenda para su discusión los ministros de asuntos exteriores de la Unión Europa en la reunión prevista para este lunes.

Alemania mantiene su reticencia a permitir la salida de carros 'Leopard' del territorio de sus aliados de la Unión, mientras Francia ya estaría decidida a enviar tanques 'Leclerc' en ayuda de Ucrania, según dejó caer este domingo el presidente francés, Emmanuel Macron, ante su interlocutor alemán, Olaf Scholz, durante la cumbre francoalemana.

Contra la ola de entusiasmo mediático generado en torno a los 'Leopard' se manifiesta, escéptico, uno de los militares españoles consultados, gran conocedor del arma acorazada. "Se está vendiendo una supuesta invencibilidad de los 'Leopard', pero en el escenario ucraniano los carros occidentales podrían correr parecida suerte a la que han corrido los carros T rusos", advierte. Ni los 'Leopard' o 'Leclerc', ni, menos, los vehículos de combate británicos 'Bradley' son inmunes a los cohetes rusos. “Ya se ha visto al poderoso 'Abrams' norteamericano ardiendo tras recibir el impacto de un Kornet o un Viper en la península arábiga”, asegura.

Se refiere a imágenes repetidas estos días por propagandistas prorrusos en las redes sociales, vídeos de tanques 'Abrams' del Ejército saudí incendiados por cohetes de fabricación rusa y vieja inspiración soviética. El misil 9M133 Kornet es transportable y disparable por un solo soldado, como el famoso 'Javelin' occidental que puso en jaque a Rusia en la primera fase de la guerra. Y más ligero y barato resulta el viejo lanzagranadas 'Viper', de diseño norteamericano.

Wagner busca un software propio de guiado de drones para acciones militares. / Wagner PMC

Pero no son lanzacohetes lo que busca Wagner para Putin, sino drones de vigilancia y ataque con los que suplir a los Shahed 136 iranís que ha empleado masivamente. La carencia de aeronaves no tripuladas de fabricación propia al tiempo que su adversario ucraniano dispone de drones occidentales -como los letales Bayraktar turcos- ha supuesto para el Ejército ruso uno de sus principales problemas en este año de guerra.

Más baratos que los misiles

El Hackathon de Wagner se celebraba en el mismo mes en que la base aérea rusa de Engels -pista para bombarderos estratégicos, o sea, con capacidad nuclear, a 600 kilómetros de la frontera con Ucrania- sufría dos ataques de drones que Moscú identificó como ucranianos; uno de los dos ataques, el 26 de diciembre, no fue del todo neutralizado por Rusia.

Noticias relacionadas

En medio de la confusión por la desinformación y la propaganda trascendió la noticia sin confirmar de que Ucrania habría utilizado vehículos aéreos no tripulados Tupolev 141, transformados en misiles balísticos. No es la primera vez que el Tu141 se reinventa, aunque sea artesanalmente, por dos ventajas que favorecen su invisibilidad electrónica: vuela bajo y despacio.

En esta fase de la guerra, apunta una de las fuentes militares españolas consultadas, con los arsenales de munición autoguiada muy tocados, tanto Rusia como Ucrania y sus aliados sienten la tentación de inclinarse por la solución dron. "Es mucho más barato enviar un robot que deje caer una bomba de gravedad sobre lanzacohetes o carros enemigos -explica- que, después de detectarlos, tener que lanzar un carísimo misil tierra-aire o uno antitanque".