VIDEOJUEGOS

Keres, el primer club femenino de e-sports de Europa: "Te hacen elegir entre ser un 'niño rata' o una mujer"

Marina Marcos, alias Lady, y Laura Infantes, conocida en Twitch como Laurita Dinamita, en la casa de Laura en Madrid

Marina Marcos, alias Lady, y Laura Infantes, conocida en Twitch como Laurita Dinamita, en la casa de Laura en Madrid / ALBA VIGARAY

  • Ocho de cada diez mujeres sufren algún tipo de frustración cuando juegan debido a su género, según un estudio

  • Lady tiene 17 años y acaba de empezar a formarse como jugadora competitiva de Counter Strike: "Lo más bonito que me dicen es que me vaya a fregar"

  • Laurita Dinamita tiene 29 años y 30.000 seguidores: "En mi generación no había referentes"

  • Keres acaba de firmar un acuerdo de patrocinio con VISA para financiar la academia y becar a las jugadoras que quieran estudiar en un futuro

4
Se lee en minutos

Marina Marcos tiene 17 años y acaba de abandonar el bachillerato para perseguir su sueño de ser jugadora competitiva de Counter Strike. Lady, como le gusta que le llamen, enciende cada día su ordenador para mejorar en un videojuego de disparos en el que lo que menos le duelen son las balas.

“Hasta hace poco, a la segunda partida ya me tenían destrozada por los comentarios machistas. Lo más suave que te dicen es pedirte que se la chupes o que te vayas a fregar, pero lo peor es que tanto a mí como a otras jugadoras nos expulsan de las partidas nuestros propios compañeros solo por ser mujeres. Y, si no, nos insultan hasta que no podemos más”, explica Marina en una entrevista con EL PERIÓDICO DE ESPAÑA. Esto, que le sigue sucediendo aun a día de hoy, ha dejado de doler tanto gracias a su ingreso en Keres, el primer club de e-sports íntegramente femenino de Europa.

“Encontramos en el club una burbuja de protección, que no de aislamiento. Esto no se trata de que los chicos vayan por un lado y nosotras por otro, sino que ahora tengo otras compañeras con las que jugar, hacer piña y que me digan que no estoy sola porque ellas ya han pasado antes por todo eso”, apunta Lady, que retransmite desde su casa en Novelda, cerca de Alicante, para una audiencia de alrededor de 700 seguidores.

Según el último informe de la Asociación Española de Videojuegos, en nuestro país hay 16 millones de jugadores, de los cuales aproximadamente la mitad, un 46%, son mujeres. De ellas, ocho de cada diez sufren algún tipo de frustración cuando juegan debido a su género, y, según este estudio, el 59% admite emplear una identidad no de género o una masculina falsa para evitar el acoso por ser mujer. “Cuando no lo tienen claro te preguntan si eres un ‘niño rata’ o una mujer. Tienes que elegir entre ser un hombre pequeño con una mentalidad de cinco años o que te expulsen y te acosen por ser quien eres. Al final, eso te hunde”, reconoce Marina. 

Integrantes de Keres, el primer club femenino de e-sports de Europa

/ KERES

Las más de 50 jugadoras, creadoras de contenido y casters que integran Keres, acumulan más de 350.000 seguidores en Twitch jugando a juegos como Counter Strike, Valorant o Rocket League, para los que Keres tiene un equipo específico para cada uno de ellos. Una de las creadoras de contenido del club, Laura Infantes, más conocida como Laurita Dinamita, aporta por sí misma 30.000 seguidores jugando a lo que se conoce como variedad, es decir, que no se especializa en un videojuego concreto sino que lo hace por diversión y no de forma competitiva.

“Es importante que clubes como el nuestro tengan más recursos para que las mujeres tengamos referentes en el mundo de los videojuegos, podamos formarnos para poder competir y, sobre todo, para que las nuevas generaciones crean que es posible encontrar su lugar”, apunta a EPE en una entrevista desde su casa en Madrid.

Juntas, Lady y ella marcan dos generaciones separadas por 12 años. Laura, que no ha tenido “jamás” un referente femenino famoso que jugase a videojuegos, y Marina, que sí que ha visto más streamers mujeres en Twitch pero que en su clase siempre se sintió “la rara” por gustarle algo que se suponía que era “cosa de chicos”.

Ahora mismo, la joven de 17 años debería estar terminando 1º de Bachillerato, pero, gracias al apoyo de su madre, que vio que no era feliz con lo que estaba estudiando, se atrevió a dar el paso para formarse e intentar ser jugadora competitiva.

“Sé que es complicado entender que he dejado los estudios por los videojuegos, claro, pero la verdad es que mis padres siempre me han apoyado en todas mis decisiones. En Keres, además, he podido meterme a la academia que tienen de Counter Strike para intentar seguir mejorando, y en estos últimos meses estoy intentando dar el salto a Twitch con los streamings”, asegura Lady, que está becada para su formación y que, además, gracias al patrocinio que ha firmado VISA con el club, podrá recibir apoyo financiero para estudiar lo que ella quiera en un futuro.

Laurita Dinamita posa en su casa en Madrid junto a un cuadro hecho por sus seguidores

/ ALBA VIGARAY

‘Lo mejor de Twitch es mi comunidad’

Pese a todo, ambas tienen claro que estar en Twitch compensa por quienes les acompañan cada vez que encienden directo. “Sí, siempre está el típico que entra a decir burradas, que te envía privados por Instagram o que entra a boicotear tu Discord, pero sé que esa gente no forma parte de mi comunidad. Yo estoy encantada, a veces se rompe esa pared entre el streamer y quienes le ven, y es cuando ambas partes nos implicamos personalmente. La mayor parte de las ilustraciones y emoticonos que se utilizan están hechos por quienes me siguen. Son lo mejor de todo esto”, explica Laurita Dinamita, que ha llegado a tener más de 3.000 personas viéndola al mismo tiempo.

Marina, por su parte, todavía está dando los primeros pasos, pero también ha visto el lado bueno de hacer directos. “Al principio es duro porque literalmente le estás hablando a la pared, no hay nadie viéndote, pero luego empieza a entrar gente, te pregunta qué tal el día y te hacen compañía. Eso te da la vida”, asegura Lady.

Noticias relacionadas