Patrocina:

ANTICANCIÓN DEL VERANO (I)

'Summertime Blues', de Eddie Cochran: un himno contra la alienación adolescente

Arrancamos una serie de artículos estivales que ponen el foco en una canción que dé la vuelta al mito veraniego. Como 'Summertime Blues', un clásico de la primera era del rock and roll

Eddie Cochran, primer intérprete de ’Summertime Blues’. 

Eddie Cochran, primer intérprete de ’Summertime Blues’.  / ARCHIVO

2
Se lee en minutos

Summertime Blues transmite vigor juvenil y descaro rocanrolero, pero su letra es un canto amargo con ribetes de humor ácido. Decía el principal autor de la letra, Jerry Capeheart, que "se han hecho muchas canciones sobre el verano, pero no sobre las penurias del verano". Y para rellenar ese hueco dio forma a esta canción portadora de fastidio y frustración, todo un himno contra la alienación adolescente, a cuenta de un verano de perros, creado en los años 50, tiempos en que la juventud comenzaba a tener voz propia.

Su primer intérprete fue Eddie Cochran, que la escribió con Capeheart a partir de unos ganchos de guitarra. Cuenta las tribulaciones del muchacho que al llegar el verano pilla un trabajo para tocar un poco de dinero y que ve entonces que lo va a tener difícil para verse con su novia, dado que el jefe (cuya voz es caricaturizada con gravedad y reverberación) le hace trabajar hasta muy tarde. Entonces le engaña diciéndole que se ha puesto enfermo, pero sus padres le riñen por holgazán y no le dejan usar el coche.

Solo contra el mundo

En un giro tragicómico, decidido a tomarse como sea un par de semanas de vacaciones, eleva su queja a las Naciones Unidas, pero ahí se lo quitan de encima: "Me gustaría ayudarte, hijo, pero eres demasiado joven para votar" (de nuevo, el vozarrón de la autoridad).

Así que el chico se ve solo contra el mundo: tiene enfrente a los padres, al jefe y al poder político. Un Cochran de tupé y cazadora alza la voz en señal de protesta rebelándose ante las convenciones mundanas y la insensibilidad general hacia sus problemas, y dándole la vuelta a la canción del verano. El cantante y guitarrista tenía 19 años cuando el tema vio la luz, el 21 de julio de 1958, y estamos ante uno de esos casos en que la cara B de un single tiene más repercusión que la A (el tema Love Again, firmado por Sharon Sheeley, que era su novia). Summertime Blues propulsó su carrera, y más adelante vendrían otros hitos que lo consagrarían, como C’mon Everybody y Somethin’ Else, hasta la fatídica fecha del 17 de abril de 1960, cuando un fatal accidente de automóvil segó su vida con solo 21 años.

El fondo corrosivo que maneja Summertime Blues la hizo apta para la adaptación aparatosa: ahí están las firmadas por The Who y Blue Cheer. Otra cosa es la hispana Popotitos, del grupo mexicano Los Teen Tops, a la que se asocia a menudo, si bien este tema partió de una composición parecida y anterior, Bony Moronie, de Larry Williams, más erótico-festiva que política. 

Noticias relacionadas