Proyecto con independencia

El bulo de Isabel Rábago sobre la docuserie de Pedro Sánchez: no es cierto que se pague con impuestos

Los gastos de la producción del documental están asumidos a parte iguales entre las dos productoras que lo realizan

El bulo de Isabel Rábago sobre la docuserie de Pedro Sánchez: no es cierto que se pague con impuestos
5
Se lee en minutos
Redacción Yotele

Isabel Rábago vuelve a dar que hablar con su publicación sobre la docuserie de Pedro Sánchez y el Palacio de la Moncloa. La periodista ha sido muy tajante este viernes al hablar sobre el proyecto audiovisual en su perfil de Twitter: "Nuestros impuestos para pagar una serie en la que nos muestran la vidorra que se pega el Gobierno de "la gente y de los barrios"... No tienen vergüenza".

Lo cierto es que la periodista y colaboradora de Telecinco difunde en su tuit un bulo que es fácilmente demostrable, ya que dicho documental no está costeado con los impuestos de todos los españoles. En la presentación que tuvo lugar en el marco del Iberseries Platino Industria de Madrid, Eduardo Escorial, director de 'Unscripted' de Secuoya Studios, que 'Cuatro estaciones', titulo de la serie, incidió en que está financiado "íntegramente" con capital privado a parte igual entre las dos productoras.

"No vamos a compartir lo que nos está costando. Lo que sí dejamos claro es que esto es algo que se financia íntegramente de manera privada entre las dos productoras que nos hemos embarcado en esta aventura. Como productor, os diría que espero que nos cueste lo menos posible, pero ya que nos hemos metido en esto, tenga la mejor factura posible y que al final del rodaje no llevemos de menos nada del relato que consideremos importante", dijo Escorial. "Es un documental que se hace con un equipo muy reducido. No somos un equipo de 10 personas cada día, por lo que implica un presupuesto muy reducido", afirmó Víctor Martín, director de producción de The Pool TM, en la presentación.

De hecho, Escorial también subrayó que no se trata de un producto por encargo, sino de "un proyecto en el que las dos productoras involucradas asumen la inversión completa a riesgo", desvelando que ha recibido el interés de algunas distribuidoras cinematográficas y que la intención es venderlo a algún canal o plataforma privada.

Más allá de las declaraciones que se realizaron en la presentación, que tuvo lugar el jueves de esta semana, la Secretaría de Estado de Comunicación y las productoras de este proyecto, Secuoya y The Pool TM, llegaron a firmar un convenio de colaboración, que se publicó en el el Boletín Oficial del Estado (BOE-A-2022-14768) y que "tiene por objeto el establecimiento de las condiciones, procedimiento y alcance de la cooperación entre las partes para facilitar la grabación del documental a los productores".

Entre otros detalles, en el texto, que responde en su ejecución a los principios de objetividad y ausencia de carácter propagandístico, también se recoge en su cláusula sexta de régimen económico que este convenio "no implica aportaciones económicas entre las Partes firmantes".

"No constituye objeto del presente Convenio la concepción, producción, distribución y difusión del documental, ni ninguno de los negocios jurídicos necesarios para ello, ya se refieran a medios materiales, artísticos o técnicos, que corresponden en exclusiva a los productores", afirma uno de los párrafos de la cláusula primera sobre el objeto del convenio.

Es más, dentro de la cláusula cuatro sobre compromisos y derechos de las partes del documental, el convenio establece que los productores "serán los únicos y exclusivos titulares de la totalidad de los derechos de propiedad intelectual e industrial sobre las imágenes y grabaciones del documental, así como sobre la propia obra", obligando a las productoras a donar un 20% de los ingresos obtenidos por su explotación a una organización sin ánimo de lucro que decida una comisión de seguimiento una vez que hayan recuperado su aportación y empiecen a ganar beneficios.

"Dichos Ingresos Netos son aquellos que se devenguen a favor de los productores una vez liquidado el presupuesto total de ejecución del documental y recuperada la inversión llevada a cabo para su producción por los productores", afirma otro párrafo de la cláusula cuatro sobre compromisos y derechos de las partes del documental.

Así es la docuserie de Pedro Sánchez en el Palacio de la Moncloa

 Las palabras de Isabel Rábago llega después de que Secuoya Studios y The Pool TM mostrasen primer 'teaser' del proyecto que resume los momentos captados por el equipo documental desde el inicio el rodaje el pasado mes de febrero en el marco del evento Iberseries Platino & Industria de Madrid.

“Nuestro propósito es hacer un retrato 360 de todas esas personas que trabajan en La Moncloa, y el presidente del Gobierno es uno más. Queríamos darle esa voz y eco a los 2.700 empleados que se dejan la piel cada día por conducir la democracia. Era importante contar esta historia con el complejo como un personaje más, repleto de voces fascinantes y experiencias interesantes. Una oportunidad de viajar en el tiempo", aseguró Curro Sánchez Varela, director del documental.

Con dos líneas narrativas bien diferenciadas, que transitan entre el cine documental y el 'factual', las cámaras son testigos de excepción de la cotidianidad de la institución, una ciudad en sí misma y, también, retrata el trabajo del presidente del Gobierno, su equipo más cercano y resto de trabajadores más anónimos como ujieres, los cocineros... Tienes que contar la historia de una miniciudad con casi 3.000 empleados. El testimonio está muy equilibrado. La presencia del presidente no destacará más sobre el resto que hacen otras tareas”, señaló Víctor Martín, productor del proyecto.

Noticias relacionadas

"Lo que se ha hecho es no poner todo el peso en el presidente porque lo que nos interesaba era hacer una composición del lugar. Hemos determinado que departamentos son más fascinantes, quiénes son los personajes más interesantes y con un gran anecdotario y, a partir de ahí, la agenda nos marcaba que hitos se podían utilizar para contar.

"No ha habido decisión de controlar el contenido. Hubo un acuerdo que fue meridianamente claro desde que nos sentamos en febrero y es que teníamos libertad creativa, que al final era mi visión, que era cómo quería contar este relato. Hemos podido tener dudas técnicas y nos han ayudado con esa información", afirmó el director del proyecto.