AL DÍA SIGUIENTE DE EUROVISIÓN

El detenido en el concierto de Chanel no quería secuestrarla, "solo" robar

  • La Policía Nacional descarta también el móvil terrorista en el incidente, causado en Madrid por un marroquí al que dos testigos dijeron haber visto con una pistola

El detenido en el concierto de Chanel no quería secuestrarla, "solo" robar
2
Se lee en minutos

Un hombre fue detenido en el concierto de Chanel Terrero el pasado 15 de mayo en Madrid, al día siguiente de que la artista triunfara en Eurovisión. Dos seguidores de la cantante que estaban allí habían creído verlo entre la multitud manipulando una pistola con "cachas de madera", según declararon en un primer momento. La Policía Nacional ya ha remitido el informe con sus investigaciones al juzgado encargado del caso y no ha encontrado rastro del arma ni de finalidad criminal o terrorista en el incidente, según ha sabido CASO ABIERTO, el canal de investigación y sucesos de Prensa Ibérica.

Su conclusión es que el hombre, un ciudadano marroquí, acudió con otro cómplice al concierto de Chanel aquel 15 de mayo en la Plaza Mayor de Madrid, pero no para secuestrar a la cantante ni cometer ningún atentado de carácter islamista, sino para aprovechar el tumulto y colarse entre el público a robar carteras y teléfonos móviles, según explican fuentes del caso.

El hombre fue detenido allí mismo por agentes de la Policía Municipal, pero no tenía ningún arma. La propia Chanel salió públicamente a restar importancia a lo ocurrido. La investigación posterior del suceso ha sido llevada a cabo por la comisaría de Centro y la Brigada de Información de la Policía Nacional en Madrid.

Cuatro testigos

Su reconstrucción de los hechos y el testimonio de cuatro personas que estaban junto al detenido permiten dibujar lo que realmente ocurrió en el concierto de San Isidro. La hipótesis principal, según ha sabido CASO ABIERTO, es que "los dos marroquíes fueron al concierto de Chanel a hacer negocio, a cometer pequeños hurtos de móviles y de carteras. Uno, el detenido, era el encargado de robar a los asistentes al concierto; otro, que se escapó, el que debía irse con la mercancía robada".

Los testigos han declarado que vieron a los dos marroquíes, nerviosos y en tensión, haciendo movimientos extraños. Uno de los que dijo haberle visto manipulando una pistola luego rectificó sus declaraciones y aseguró que realmente él no lo había visto.

Pese a todo, los policías han investigado si el detenido, que tiene antecedentes por dos entradas ilegales a España, y su cómplice pudieran tener relación con grupos islamistas. También su teléfono móvil y las cámaras de seguridad de la zona. En el informe remitido al juzgado número 12 de Madrid, que lleva el caso, los investigadores concluyen que no hay ningún indicio de vinculación del detenido con grupos islamistas ni de que estuviera en el concierto de Chanel para cometer un atentado o un acto criminal contra la artista o el público, más allá de los robos.

El detenido ha sido acusado de un delito de atentado a la autoridad (por resistirse ante los policías municipales que lo detuvieron) y está en libertad.

Noticias relacionadas