SALUD MENTAL

Los psicólogos piden el apoyo de las comunidades para crear la especialidad de infancia y adolescencia

Solicitan la regulación oficial de una especialidad que consideran prioritaria: la mayor parte de los trastornos mentales comienzan antes de los 18 años y las guías clínicas recomiendan abordarlos con tratamiento psicológico y evitando la medicalización.

Preocupación por la salud mental de niños y adolescentes

Preocupación por la salud mental de niños y adolescentes

5
Se lee en minutos

Psiquiatras, pediatras, psicólogos clínicos, educadores, organizaciones sociales... Son muchas las voces que vienen alertando de la precaria salud mental de niños y adolescentes españoles y del brutal impacto que la crisis sanitaria ha tenido en los menores: el 63,8% de los casos atendidos por entidades como la Fundación ANAR se ha concentrado en los últimos tres años de pandemia.

La mayor parte de los trastornos mentales empiezan antes de los 18 años. Se calcula que hasta un 75 % comienza en este momento evolutivo, advierte a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, Gloria Bellido, vocal de la Sociedad Española de Psicología Clínica-ANPIR. La sociedad científica está intentando recabar el apoyo de las comunidades autónomas para la creación de la especialidad de Psicología Clínica de la Infancia y la Adolescencia.

Uno de los objetivos de la sociedad para este 2023 es solicitar, a la mayor brevedad, la regulación oficial de la especialidad de Psicología Clínica de la Infancia y la Adolescencia. Son muchos los argumentos que muestran la necesidad de su creación, aseguran. 

Entre los más importantes, explica Gloria Bellido, que es coordinadora de la sección de Infancia y Adolescencia de la sociedad, la necesidad de mejorar la calidad de la atención a un grupo de población especialmente vulnerable y al que la pandemia ha pasado una enorme factura.

La psicóloga clínica se remite a esa implosión de trastornos mentales antes de los 18 años. "Sin embargo, los profesionales tardan mucho tiempo en detectarlos y en comenzar el tratamiento lo que puede provocar que se cronifiquen. La aparición de trastornos mentales en esta época afecta al funcionamiento social, familiar y a la formación que están llevando a cabo estos jóvenes", indica Bellido.

Niños cada vez más rotos

Los últimos datos aportados sobre la salud mental de niños y jóvenes españoles son aterradores. Volviendo a porcentajes de la Fundación ANAR, de hace poco más de un mes, sobre la conducta suicida en los menores atendidos a través del Teléfono y el Chat ANAR a lo largo de una década, las cifras se disparan: los intentos se han multiplicado por 25,9. Vergonzoso también otro titular de este informe: entre 2019 y 2022, sólo el 44% de los niños o adolescentes han recibido tratamiento psicológico por las largas listas de espera en la sanidad pública.

Un grupo de adolescentes.

/ EPE

Otro informe anterior de esta misma entidad -que recaba datos de 2021- detalla que los trastornos de alimentación crecieron un 154,7%; los síntomas depresivos/tristeza, un 31,5%; las adicciones, un 41%; la baja autoestima, un 27,9% y la ansiedad un 25,6%. Otro factor llamativo del informe anual era que, en el 52,2% de los casos, los menores de edad estaban viviendo en el seno de familias que presentan graves problemas de salud mental.

A la espera de una nueva solicitud

En España, y tras años de reivindicaciones, la especialidad de Psiquiatría Infantil y de la Adolescencia ya es una realidad. Este MIR 2023 se han convocado por primera vez un total de 20 plazas de esta nueva especialidad.

"Se creó la de Psiquiatría, pero no la nuestra que quedó a la espera de realizar una nueva solicitud documentada que se ha realizado, pero que se encuentra, ciertamente, bloqueada a nivel institucional. Seguramente más por falta de sensibilidad que por otro motivo. Pero necesitamos recabar el apoyo de siete comunidades autónomas y está resultando difícil abrir sus puertas, salvo algunas excepciones", explica Javier Prado Abril, presidente de la Sociedad Española de Psicología Clínica-ANPIR.

Niños haciendo deporte en un colegio.

/ DAVID CASTRO

"Por un lado, estamos muy contentos por esta noticia, ya que supone una mejora en la calidad asistencial; sin embargo, los equipos de salud mental son multidisciplinares y es importante que, si los psiquiatras tienen esta especialidad, los psicólogos clínicos que trabajan con niños y adolescentes también la tengan, sobre todo teniendo en cuenta que las recomendaciones de las diferentes guías clínicas es abordar los trastornos mentales en este momento de la vida con un tratamiento principalmente psicológico y evitando la medicalización", añade su compañera Gloria Bellido.

Una medicalización propiciada, precisamente, por los largos tiempos de espera para acceder a un psicólogo en la sanidad pública. En comunidades como Madrid, desvelaba recientemente esta misma sociedad científica, sus ciudadanos tienen que esperar una media de 4 meses para ver a un especialista en psicología clínica, desde que son derivados por su médico de Atención Primaria

Los psicólogos están trabajando, junto con otras asociaciones científicas, para poder rellenar la solicitud y presentársela al Ministerio de Sanidad "a la mayor brevedad posible".

Desde la Sociedad Española de Psicología Clínica-ANPIR, insisten en la urgencia de sacar adelante esta propuesta para tratar en consulta de forma específica el malestar emocional que aqueja a los menores.

Bellido avanza que están trabajando, junto con otras asociaciones científicas, para poder rellenar la solicitud y presentársela al Ministerio de Sanidad "a la mayor brevedad posible. Aparte de presentar la documentación, en la que exponemos la justificación de porque es necesaria la especialidad, necesitamos el apoyo por escrito de siete comunidades autónomas -es un requisito que marca el Ministerio de Sanidad, puntualiza- secundando su creación", añade la psicóloga clínica.

Disparidad de criterios

Y es ahí, en esa ronda por comunidades, donde a los psicólogos clínicos les "preocupa la disparidad de criterios que hay entre las diferentes comunidades, ya que algunas tienen muy claro que es necesario apoyar esta especialidad de cara a mejorar la calidad en la asistencia a la salud mental de los niños y niñas y adolescentes, mientras que otras, ni siquiera nos han respondido. Nos preocupa especialmente porque pensamos que debería ser una prioridad en las diferentes consejerías de salud y no entendemos por qué no están apoyando su creación".

Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha han comunicado que apoyan la propuesta "y nos piden que especifiquemos qué necesitamos".

Noticias relacionadas

Bellido especifica la respuesta que les ha dado cada una de las regiones a la petición que les han enviado para apoyar su solicitud. En el caso de Cataluña, les han confirmado por escrito que ha realizado solicitud al Ministerio; Galicia, se ha mostrado "receptiva" a estudiar la propuesta y Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha, les han comunicado verbalmente -no por escrito, precisa la psicóloga- que apoyan la propuesta "y nos piden que especifiquemos qué necesitamos".

En el caso de Baleares y Navarra les han contestado que esperan a que sea el departamento que encabeza Carolina Darias y, el resto -porque se ha recabado el apoyo entre todas las comunidades- "o no hay respuesta o sólo acuse de recibo de la solicitud", concluye la coordinadora de la sección de Infancia y Adolescencia de la Sociedad Española de Psicología Clínica-ANPIR.