PUGNA POR LOS IMPUESTOS

Moreno aviva la batalla fiscal: “No es serio que un Gobierno contrarreforme a otro”

Feijóo critica el "populismo fiscal" y avala a sus barones a que peleen por la autonomía fiscal de las comunidades

Moreno saluda a Feijóo en presencia del gallego Alfonso Rueda durante el foro de La Toja.

Moreno saluda a Feijóo en presencia del gallego Alfonso Rueda durante el foro de La Toja. / EFE

3
Se lee en minutos

Andalucía ya dejó claro que no piensa ceder ni un milímetro en la batalla política abierta con el impuesto a las grandes fortunas como protagonista. El presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, insistió en su ofensiva contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez y su plan fiscal, advirtiendo de que “no es serio que un Gobierno contrarreforme a otro gobierno”. A su llegada al Foro La Toja, un encuentro que cumple su cuarta edición y cita a políticos y empresarios, Moreno recalcó que ese impuesto a la solidaridad de las grandes fortunas presentado por el Gobierno, que grava patrimonios a partir de 3 millones de euros, se ha elaborado “de manera precipitada, sin ningún tipo de planificación ni organización”, insistiendo en que el Gobierno de España y su ministra contrarreforma “generando inseguridad e incertidumbre”.

Alberto Núñez Feijóo también aprovechó su intervención en el foro de La Toja para retomar el debate tributario que, a su juicio, ha obligado al Gobierno a “recurrir al dogmatismo y recuperar clichés” que han derivado “en puro populismo fiscal”. El líder del PP defendió la posición de sus presidentes autonómicos, mirando especialmente a Andalucía y Madrid, insistiendo en que el nuevo impuesto a las grandes fortunas que presentó la ministra de Hacienda supone “una invasión de competencias autonómicas” y creará “una importante inseguridad jurídica” a partir de ahora.

La visión del PP sigue siendo que la tasa solidaria, como ha bautizado el Ejecutivo, implica una doble imposición que abre la puerta al recurso de inconstitucionalidad. Y Feijóo también reprochó a Montero haber cogido una de las principales banderas fiscales de Podemos: “Ellos planteaban este tributo y Hacienda acreditó que el PSOE no podía apoyarlo. Ahora es el PSOE quien lo defiende. Y este cambio de opinión afecta al activo más importante de la política, que es la credibilidad”. Así se expresó el líder conservador en presencia de dos expresidentes del Gobierno, Felipe González y Mariano Rajoy, que escucharon atentamente su intervención.

“En una crisis como esta, bajar la presión tributaria no es de derechas ni de izquierdas, sino de sentido común. Es respetar al contribuyente, especialmente si ya se está produciendo un incremento exponencial de recaudación”, zanjó Feijóo.

Ofensiva judicial

Antes de confirmar si recurrirá al Tribunal Constitucional y abrirá una ofensiva judicial, el PP espera estudiar el texto legal con el que el Ejecutivo dará forma a ese nuevo tributo temporal, que estará en vigor por dos años, gravará al 0,1% de los contribuyentes, unos 23.000 ricos en España, y con el que Hacienda prevé recaudar 1.500 millones de euros. Es una cautela pero todo apunta a que la batalla por los impuestos en España ya se encamina al Tribunal Constitucional. En la misma línea de la madrileña Isabel Díaz Ayuso, el presidente andaluz consideró que con ese impuesto “por la puerta de atrás se está desautorizando la autonomía fiscal de Andalucía”, convencido, dijo Moreno, de que es “una especie de fraude de ley”. “El Gobierno por la puerta de atrás nos limita nuestra capacidad para subir o bajar impuestos”, señaló, insistiendo en esa invasión de competencias y de la autonomía fiscal de las comunidades. El nuevo impuesto, que calca los tramos de Patrimonio, será deducible, por lo que sólo afectará a las comunidades del PP donde se haya suprimido ese tributo que pagan los más ricos, Madrid, Andalucía, Murcia y Galicia, donde se anunció una bonificación al 50%.

Noticias relacionadas

El presidente andaluz insistió en que la bonificación al cien por cien de patrimonio, convalidada esta misma semana en el Parlamento, iba a tener “un aspecto claramente positivo” en la comunidad. En Andalucía pagan patrimonio unos 21.000 andaluces y supone el 0,6% de la recaudación, 120 millones en datos de 2021. El Gobierno andaluz defiende que suprimir ese impuesto permitirá que unos 100.000 residentes extranjeros de alto poder adquisitivo que viven en las costas andaluzas se censen en la comunidad y paguen por renta. Calculan que con 7.000 ricos censados ya se recaudaría por IRPF lo que se pierde por Patrimonio. El portavoz del Gobierno andaluz, Ramón Fernández-Pacheco, insistió en que la Junta utilizará “todas las armas” para tumbar una reforma fiscal que busca “neutralizar la bajada de la presión fiscal”. “Iremos a los tribunales si tenemos que ir y nos defenderemos con todas las armas a nuestro alcance”, señaló.

“Desde luego si el Gobierno quiere seguir con esta improvisación fiscal y esta contrarreforma a las reformas que hacen los gobiernos del PP a lo único que va a contribuir es a la confusión generalizada, a la incertidumbre y a la inseguridad jurídica en el ámbito fiscal”, insistió el presidente andaluz.