INVESTIGACIÓN

La cloaca policial pagó con fondos reservados a una empresa de espionaje israelí

"Lo he autorizado. He dicho yo que sí, que lo pago yo de mi dinero", reconoce Eugenio Pino en una grabación de Villarejo en la que se refiere a la firma Rayzone Group

La cloaca policial pagó con fondos reservados a una empresa de espionaje israelí
4
Se lee en minutos

El director adjunto operativo (DAO) de la Policía durante el Gobierno de Mariano Rajoy, Eugenio Pino, comunicó el 17 de diciembre de 2014 a varios agentes subordinados que había "autorizado" el pago a una empresa israelí que suministraba software para espiar teléfonos y otros dispositivos móviles.

Esta conversación se puede oír en una grabación del comisario José Manuel Villarejo, que publica EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, en la que el entonces comisario jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), Enrique García Castaño, confirma que el máximo cargo uniformado de la Policía había "ordenado el pago del alquiler del posicionamiento". "Lo he autorizado. He dicho yo que sí, que lo pago yo de mi dinero", insistió desairado Eugenio Pino, en una clara alusión a los fondos reservados del Ministerio del Interior, cuyo ministro era Jorge Fernández Díaz.

Tanto Eugenio Pino como Enrique García Castaño, que según Villarejo participaron en la "Operación Cataluña" contra los líderes independentistas catalanes, están imputados en el caso Kitchen como presuntos autores del espionaje al ex tesorero del PP Luis Bárcenas.

Esta redacción adelantó que la firma israelí Rayzone Group había enviado el 31 de julio de 2014 a Eugenio Pino una carta en la que se fijaba una cita para el 11 de agosto del mismo año con la intención de realizar "una prueba de campo" que incluía "una demostración en vivo de un sistema GSM pasivo táctico". Las anotaciones de la agenda de Villarejo dan cuenta de que el propio Pino había encargado la compra de un equipo de interceptación de comunicaciones.

Intermediario de Pegasus

La misiva la remitió el empresario israelí Matian Caspy, quien según informó la prensa de su país ejerció al menos en una operación como intermediario de la empresa NSO Group, -la propietaria del sistema de espionaje Pegasus, con la que se llevó a cabo el espionaje al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Este sistema también fue utilizado contra decenas de independentistas catalanes, en el denominado 'CatalanGate'.

En el audio conocido ahora, el comisario García Castaño indica que los israelíes "habían mandado" algo sobre "el tema de posicionamiento", y lamentó que el programa estuviera "capado", pues en algunos países no era operativo. Esta redacción ha podido confirmar que para prestar el servicio de espionaje ofertado a Eugenio Pino, la empresa Rayzone daba la opción de instalar una "antena de posición mejorada".

Uno de los asistentes a la reunión policial grabada en diciembre de 2014, que según han confirmado a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA se trata del exjefe de la Policía Agustín Linares, actúa como si fuera el intermediario de la operación, pues asegura que él mismo había "ofrecido" el servicio suministrado por la empresa israelí. En una anotación fechada el mismo día, Villarejo especifica que Linares, junto a "un grupo de chinos, es el que hackea las páginas de la Asamblea de Cataluña. Además, [tiene] equipos para interceptar".

"Equipo judío"

Las anotaciones de Villarejo, que en realidad son una guía de las grabaciones del comisario, evidencian que los primeros contactos con la empresa israelí se habrían producido con la intermediación de Agustín Linares, a quien el ex mando policial considera su "mentor en la Policía". Así redacta el 17 de junio de 2013: "Tiene contacto con equipo judío de CC [control de comunicaciones]". Tan solo un mes después, el 24 de julio, ya alude a la "entrega del equipo con Mariano", en referencia al agente de la UCAO, Mariano Hervás, que después sería el responsable de probar el equipo.

El 16 de septiembre el jefe directo de Hervás, García Castaño, comunica a Villarejo "la compra de equipo por encargo de Eugenio Pino". En diciembre de 2013, el comisario refleja en su diario que el jefe de la UCAO le había comunicado que iba a almorzar con Pino, Linares y Hervás "para hablar de la máquina de control de comunicaciones que los judíos están ofreciendo".

Denuncia de Martín-Blas

La compra supuestamente fraudulenta de un sistema de espionaje fue denunciada el 31 de octubre de 2017 por el ex jefe de la Unidad de Asuntos Internos del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) Marcelino Martín-Blas, quien meses antes había sido grabado de forma subrepticia mientras se reunía con miembros del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Villarejo se grabó a sí mismo meses después reconociendo que había sido el responsable de los hechos: "La he grabado yo", confesó el ex mando policial, tal y como ha informado en exclusiva EL PERIÓDICO DE ESPAÑA. Por estos hechos, el comisario afronta un juicio en el que la Fiscalía le reclama cuatro años de cárcel.

La denuncia del comisario Martín-Blas, redactada por el abogado Antonio Alberca, pone de manifiesto que los mensajes interceptados aludían a los supuestos abonos de fondos a los que se habían comprometido los agentes de las cloacas policiales. De forma literal decían: "El pago del día 6 se hará como acordemos por este medio, en la cantidad de 90. El pago del día 15 será de 15 y no de 35. Los 20 restantes se entregarán el día 3 en la reunión que mantengamos".

Noticias relacionadas