Entrevista

Ada Colau: "Perpetuarse no es estar tres mandatos, es no conocer otro trabajo que la política"

La alcaldesa de Barcelona defiende su decisión de presentarse de nuevo, y por última vez, a las elecciones municipales, dentro de un año

4
Se lee en minutos
Albert Sáez / Toni Sust

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunció el pasado jueves que se presentará por tercera vez a las elecciones municipales y que optará así a un tercer mandato al frente de la ciudad. Sostiene que los siete años que lleva en la política le han supuesto "costes personales" y afirma que necesita un último periodo para "consolidar" sus políticas. Afirma que recibe insultos por ser mujer y de origen ajeno a las élites.

-Si logra ser alcaldesa otra vez podría sumar 12 años como tal. ¿No sería perpetuarse mucho, a la vista de que propugna que el paso por la política sea limitado, temporal? 

-Tres mandatos no suponen perpetuarse, perpetuarse es lo que hacen los que llevan décadas en activo y no conocen otro trabajo que la política. Yo he tenido muchos trabajos en mi vida. Creo que es bueno conocer otras actividades y pasar un tiempo por la política. Como alcaldesa, te da libertad saber que estás temporalmente en el cargo. Eso es lo esencial, no tanto si son ocho o quince años. Además, han pasado muchas cosas excepcionales que han retrasado algunas políticas de la ciudad, y era necesario un tercer mandato para consolidar un cambio de modelo.

"Yo he tenido muchos trabajos en mi vida. Creo que es bueno conocer otras actividades y pasar un tiempo por la política"

-¿Barcelona en Comú le pide que repita porque el proyecto no tiene consistencia para seguir sin usted? 

-El proyecto tiene toda la consistencia, más allá de mi persona. Ningún proyecto para una ciudad como Barcelona es individual; siempre es colectivo. El proyecto de la ciudad no depende de mí aunque en política las caras visibles ayudan a comunicar las políticas.

-Logró 211 votos a favor de que se volviera a presentar y una abstención. ¿No le gustaría tener un poco de oposición en Barcelona en Comú?Creo que es bueno que haya sintonía entre la gente más implicada en la organización. Pero que haya acuerdo sobre esto no significa que no haya variedad de opiniones sobre otros aspectos.

"Soy la primera alcaldesa mujer, de familia trabajadora: han pasado siete años hay gente que todavía me trata como a una intrusa"

-Habla de proyecto colectivo pero también mencionó los costes personales qué supone la política. ¿Cuáles ha pagado en estos siete años? 

-No hay que esconder esos costes personales, algo que se ha hecho mucho en política. Creo que hay que mostrar la parte más humana. Los costes son de tipo distinto. Uno es el tiempo. Tengo dos hijos pequeños y con el primero me impliqué en todas las actividades de la escuela, ahora no puedo hacerlo, este es un trabajo de siete días por semana. Otro coste es que me ha tocado un periodo con muchas tensiones, ha habido mucha polarización, la aparición de la extrema derecha. También es cierto que soy la primera alcaldesa mujer, de familia trabajadora, que no conocía a nadie de la élite y con trayectoria activista: han pasado siete años hay gente que todavía me trata como a una intrusa. Se permiten comentarios machistas conmigo, insultos que no se habían permitido con alcaldes anteriores, hombres. Y eso no le gusta a nadie. No me he victimizado por ello, pero tiene costes personales.

-Ha recibido querellas, denuncias personales. ¿Ha sido un estímulo para volver a presentarse? -Hemos sufrido una ofensiva judicial y es sintomático quién la ha emprendido. Nunca nos han denunciado por corrupción. Y siempre han sido fondos buitres, multinacionales que gestionan el agua, y siempre por cuestiones de nuestro programa, por defender el derecho a la vivienda, por rechazar la especulación. Son sectores que no asumen que hay que respetar lo que hace un gobierno democrático, no estaban acostumbrados a que alguien les pusiera límites. Hay élites que intentan frenarlo en los tribunales y no lo consiguen: las causas se van archivando una detrás de otra. Estoy muy tranquila y sí, es un estímulo para continuar. Los intentos de intimidación no me harán retroceder.

"Ahora mi principal oposición la integran algunas élites, como Foment, lobis económicos que no aceptan límites"

-Anuncia que se presentará cuando se aprecia cierta debilidad entre sus rivales. ¿No le inquieta la polarización Colau sí-Colau no? -No hay un planteamiento maquiavélico detrás del momento elegido para el anuncio. Hace mucho que anuncié que un año antes de las elecciones contestaría a la pregunta de si me presentaba otra vez. En cuanto a mis adversarios, creo que la principal oposición que tengo ahora la integran algunas élites, como Foment, que no acepta que estemos limitando el paso de los coches en algunas partes de Barcelona, o los fondos buitres que nos ponen querellas. Los lobis económicos que no aceptan límites.

-¿Y la oposición política? -Sobre la oposición política, lo positivo es que en este mandato hemos logrado un pacto de estabilidad de las fuerzas de izquierda. Un pacto muy amplio, sumamos 18 concejales con el PSC dentro del gobierno y gobernamos también con ERC como socio estable con el que hemos aprobado todos los presupuestos y las grandes medidas de ciudad. Entre los tres sumamos 28 de los 41 concejales. Todo esto es muy bueno para Barcelona, una ciudad progresista. Quizá esta estabilidad haya dejado menos espacio al resto de la oposición. También ha habido un cambio de marco, en 2019 pesaba más el contexto nacional, ahora por fin hablamos más de Barcelona. Junts per Catalunya es la fuerza que no ha pasado la pantalla del 'procés', que sigue en el eje nacional. También es la fuerza antiColau, pero creo que eso ahora la ciudadanía lo penaliza, quiere que se hable de ciudad, que se hagan propuestas.

Noticias relacionadas
Temas

Ada Colau