HOMENAJES

Los presos de ETA se comprometen a acabar con los 'ongi etorris' públicos

El colectivo de recursos de la banda terrorista, EPPK, anuncia que los actos de bienvenida pasarán a ser "discretos" y a tener lugar "en el ámbito privado"

2
Se lee en minutos

El colectivo de presos de ETA (EPPK) ha hecho pública este lunes su intención de poner fin a los recibimientos en la calle a excarcelados por finalización de la condena y de limitar a actos "discretos" y privados las recepciones y homenajes, los ongi etorris (bienvenidas).

Así lo recoge un comunicado enviado a los diarios Berria y Naiz.info. En el manifiesto, el EPPK hace un reconocimiento sin precedentes entre presos de ETA fuera de la vía Nanclares de arrepentimiento: "entienden" que las víctimas puedan sentirse "heridas" por los homenajes callejeros, y por eso piden a su red de apoyos sociales: "EPPK traslada a nuestros familiares, amigos y compañeros, y a la sociedad vasca, que desea que los recibimientos que se nos hacen al salir a la calle se produzcan de modo privado y discreto, siguiendo el camino emprendido en general en estos últimos meses", dice el comunicado.

La nota es resultado de un debate entre los presos de ETA del que tenían conocimiento analistas de Interior, según confirman fuentes de ese ministerio, si bien ni Instituciones Penitenciarias ni el departamento que dirige Fernando Grand-Marlaska han sido informados previamente de la emisión del comunicado, indican estas fuentes.

"Hay personas que sienten dolor"

Los presos admiten que "hay personas que han expresado honestamente que sienten dolor con los 'ongi etorri' públicos". Quienes se sienten humillados "son personas damnificadas a consecuencia de las acciones de nuestra militancia del pasado y comprendemos que puedan sentirse dolidas", dicen, si bien reclaman un derecho a "recibir el abrazo de los allegados" tras "largos años y condiciones durísimas de prisión".

"Nuestro deseo es aliviar todo sufrimiento y abrir nuevas opciones, ir sanando heridas y fortalecer la convivencia", explican los reclusos. El manifiesto sigue la línea retomada por la izquierda abertzale en el X aniversario del anuncio de ETA de cese de sus atentados, incluso usa con el mismo énfasis la palabra "dolor".

El EPPK tilda su anuncio de "aportación individual y colectiva" a "la paz y al reconocimiento del sufrimiento de los demás", y admite a una inoportunidad política de los ongi etorris: "Ciertos agentes y partidos" los utilizan, dice, para buscar "irresponsablemente la confrontación en vez de la convivencia".

El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha afirmado que la petición de EPPK es una aportación "indudable" para la convivencia democrática.

181 actos de enaltecimiento

"Es una buena noticia, lo que llevamos pidiendo desde 2016", dice a EL PERIÓDICO Consuelo Ordóñez, presidenta del Colectivo Víctimas del Terrorismo (COVITE). "Pero que lo celebremos no significa que tengamos que darles las gracias -matiza-, cuando hemos estado sufriendo toda la vida cómo rendían honores por todo lo alto a los asesinos de nuestros familiares".

Para Ordóñez "la izquierda abertzale hace esto y todo lo demás por pura estrategia. Sienten presión social y política. Vamos a ver si lo cumplen". COVITE tiene contados 181 "actos de culto al terrorista" desde 2016. Este año cuentan 25 enaltecimientos de miembros de ETA, de los que dos, uno en Francia y otro en el barrio bilbaíno de Santutxu, han sido recepción a excarcelados. El de Bilbao agasajó con un pasacalles al etarra Agustín Almaraz, autor de cuatro asesinatos. 

Noticias relacionadas