COALICIÓN

Yolanda Díaz calienta la reunión con el PSOE: "Que se aclaren con la reforma laboral"

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo / EFE/Lavandeira

2
Se lee en minutos

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha pedido este lunes a su socio de coalición, el PSOE, que se aclare sobre la reforma laboral. Minutos antes de asistir a la sesión inaugural de una jornada diálogo sobre el envejecimiento en Santiago de Compostela, Díaz ha señalado que "hay una parte del Gobierno que sigue discutiendo a día de hoy los contenidos. No va de quién lidera, va de qué vamos a hacer en la principal reforma del mercado de trabajo de nuestro país".

"El debate es de contenidos, no es de personas, y creo que sería bueno que la otra parte mayoritaria del Gobierno se aclare sobre todo porque están dando declaraciones diferentes", ha añadido. Por si no quedaba claro que la alusión se dirigía contra la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, Díaz añadía una referencia clara, aunque sin nombre: "nunca disputo los puestos; tanto es así que cuando hubo una pelea con alguien por ser vicepresidenta segunda o tercera, yo tardé cinco minutos en renunciar".

Gobierno de coalición

Las palabras de Díaz sobre Calviño llegan a apenas unas horas de que se celebre la reunión de la mesa de seguimiento del Gobierno de coalición solicitada el pasado viernes por Unidas Podemos por "injerencias" de la vicepresidenta primera en la negociación de la reforma laboral, que hasta ahora había pilotado el ministerio de Trabajo. Díaz no ha entrado en detalles de lo que puede pasar en ese encuentro: "Lo que espero de la mesa es trabajo serio y riguroso; dejemos trabajar a los negociadores. La reforma laboral es una razón de fondo del programa de Gobierno; el momento es delicado, por eso se reúne la comisión de seguimiento".

En su intervención, Díaz se ha referido a otros dos agentes presentes en la disputa: uno es Pedro Sánchez, que el viernes apoyó a Calviño al descartar que haya injerencias en la negociación laboral; la vicepresidenta segunda ha aprovechado para reivindicar sus aportaciones al Gobierno de coalición a la vez que afirmaba la solidez del Ejecutivo: "el Presidente del Gobierno tiene razón y colaboramos todos los días; fíjese, soy una ministra que humildemente ha logrado grandes acuerdos; mi compromiso con el gobierno progresista es personal y ético, y voy a seguir defendiéndolo. Como sabe muy bien el presidente del Gobierno, colaboro con todos los ministerios y ministras", afirmaba.

La otra presencia que sobrevuela las negociaciones de la reforma laboral es la de Bruselas; Díaz descartaba categóricamente que la Unión Europea haya propiciado la intervención de Calviño: "La Comisión Europea no nos ha impuesto nada; vamos a cumplir [con el calendario acordado con Bruselas] y lo vamos a hacer antes del 31 de diciembre; dejemos trabajar a la mesa del diálogo social", ha subrayado.

Más escueta ha sido Díaz con otro de los desencuentros de los últimos días entre las dos partes del Gobierno de coalición: la anunciada querella contra la presidenta del Congreso por la retirada del escaño del diputado morado Alberto Rodríguez. "El señor Rodríguez -somos amigos, lo quiero mucho- va a emprender su defensa, y ante esta injusticia le deseo la mejor de las suertes", ha dicho la vicepresidenta segunda.

Noticias relacionadas