MUNDIAL DE QATAR | FRANCIA

El Griezmann más camaleónico: cerebro en ataque y destructor en defensa desde el puesto de interior

  • El jugador del Atlético, reconvertido en centrocampista por Didier Deschamps tras las bajas de Kanté y Pogba, brilló ante Dinamarca como lanzador de Mbappé, al que asistió en el segundo gol, y siendo el futbolista que más balones robó

  • “Ahora ocupo una posición nueva, más de medio, para ayudar tanto en defensa como en ataque”, explicó el 'siete' sobre su nuevo rol

Griezmann, durante el partido de Francia ante Dinamarca.

Griezmann, durante el partido de Francia ante Dinamarca. / Reuters

4
Se lee en minutos

Apenas un día antes de concentrarse con la selección francesa para disputar el Mundial, Antoine Griezmann fue titular con el Atlético de Madrid en el partido de primera ronda de Copa del Rey ante el Almazán, un equipo de 2ª RFEF, la quinta división del fútbol español. En Soria, y con la mente de la mayoría de internacionales que disputaron ese partido ya en Qatar, el delantero se fajó sobre el césped de Los Pajaritos, multiplicando esfuerzos y yendo al choque en cada acción, exprimiendo el buen momento que vive desde que arrancó la temporada y sin dejarse influenciar por el riesgo que entrañaba la proximidad de la cita mundialista.

Un estado de forma al que está dando continuidad en Qatar, aunque desde un sitio del campo distinto al que habitualmente ocupa en el club rojiblanco. Sin Paul Pogba ni N´Golo Kanté, lesionados, Didier Deschamps ha optado por retrasar a Griezmann al puesto de interior para llenar el vacío dejado por los centrocampistas indiscutibles del triunfo francés hace cuatro años en Rusia. Y el invento, por ahora, se puede calificar como un éxito rotundo.

“Antoine tiene inteligencia, habilidad técnica y capacidad de realizar grandes esfuerzos”, explicaba Didier Deschamps tras ganar en el primer partido a Australia sobre la nueva posición de su pupilo, que ante Dinamarca confirmó las buenas sensaciones del estreno. “Las cosas normalmente funcionan cuando tienes jugadores inteligentes”, resumía el técnico, que a la vista del resultado seguirá apostando por el nuevo rol de Griezmann, sin tanta responsabilidad de cara a gol.

Siempre al servicio del colectivo y sin negociar ningún esfuerzo defensivo, como es habitual en su juego, el galo ejerce ahora como elemento vertebrador de una selección con una ingente cantidad de recursos ofensivos a pesar de las bajas. Disfrutando de total libertad de movimientos en la fase ofensiva, el 'siete', segundo máximo goleador del Mundial 2018 con cuatro tantos, brilla como lanzador de dos balas como Ousmane Dembelé y Kylian Mbappé, gran estrella de lo que va de Mundialsocio predilecto de Griezmann durante los últimos años en la selección.

Segundo máximo asistente histórico de Francia

En el choque ante Dinamarca, el del Atlético fue el jugador que más duelos ganó (seis de seis) y que más robos de balón materializó (otros seis), además de asistir al delantero del PSG con una rosca perfecta en el gol que supuso el 2-1 definitivo de Francia cuando el partido enfilaba su recta final.

El doblete de Mbappé, en vídeo. El delantero marcó tras ser asistido por Theo en el primero y Griezmann en el segundo.

Ese pase de gol fue su 26º con Francia, empatado con Zidane como segundo máximo asistente de la historia de los 'Blues' y quedándose a tan solo uno de Thierry Henry, líder en ese apartado y al que podría dar caza durante los, como poco, dos partidos más que disputará Francia en Qatar.

Ahora ocupo una posición nueva, más de medio, para ayudar tanto en defensa como en ataque", ahondó Griezmann. "Mi misión es ejercer de nexo entre los defensas y los delanteros, intentar meter los mejores balones a mis delanteros y después llegar desde la segunda línea”, enumeró Griezmann, que es el jugador con más asistencias esperadas en el Mundial (2 por partido, cuatro en total).

Una nueva reinvención

“Como ha demostrado hoy de nuevo con su pase a Kylian, Antoine tiene una gran facilidad técnica para encontrar pases que parecen imposibles", expresaba, por su parte, Olivier Giroud, otro de sus socios en el ataque francés. "No nos sorprende su rendimiento, tiene alma de centrocampista, sentido del sacrificio y una gran capacidad para imponerse en el juego”.

Acostumbrado como pocos a las reconversiones, Griezmann puede haber encontrado en Qatar el lugar idóneo desde el que seguir siendo un futbolista diferencial en la recta final de su carrera. El galo, que llegó al Atlético en 2014 tras darse a conocer en la Real Sociedad como un extremo habilidoso, se transformó en 2014 de la mano de Simeone en un futbolista total desde el puesto de segundo punta, firmando unas cifras goleadores impensables cuando llegó a Madrid.

Noticias relacionadas

En esa posición, se convirtió en uno de los mejores futbolistas del mundo, brillando y en la consecución de la segunda estrella francesa, siendo tercero en el Balón de Oro 2018 y llamando la atención del Barça, que pagó la cláusula de 120 millones de un jugador que nunca encontró su sitio en el Camp Nou y acabó regresando al club rojiblanco dos veranos después.

Ahora, desde su oasis madrileño y con la confianza que siempre le ha demostrado Deschamps, Griezmann vuelve a disfrutar, y con él lo hace Francia, que con la maldición del campeón disipada camina firme en la búsqueda de la conquista de su tercera estrella.