MADRID

Podemos intenta sobrevivir en la región que vio nacer a Pablo Iglesias

  • La formación ha perdido más de la mitad de sus votos desde que se presentó por primera vez en 2015 a la Asamblea de Madrid y apoyó a Carmena en la capital

  • La también portavoz nacional de la formación, Alejandra Jacinto, intenta reflotar la formación tras dos años como diputada regional y el ex atleta Roberto Sotomayor busca hueco en el Ayuntamiento

El candidato de Podemos a la alcaldía de Madrid, Roberto Sotomayor, junto a la candidata a la Asamblea de Madrid, Alejandra Jacinto, en la manifestación en defensa de la sanidad pública en Madrid el pasado 13 de noviembre.

El candidato de Podemos a la alcaldía de Madrid, Roberto Sotomayor, junto a la candidata a la Asamblea de Madrid, Alejandra Jacinto, en la manifestación en defensa de la sanidad pública en Madrid el pasado 13 de noviembre. / EFE / Chema Moya

10
Se lee en minutos

Podemos llegó a la política en 2014 en un momento de desafección, con la intención de que los ciudadanos se vieran representados en las instituciones. Pero ocho años después de su aterrizaje en el Congreso de los Diputados, los parlamentos autonómicos o los plenos municipales, esa "distancia entre ciudadanía y políticos" sigue existiendo.

Así lo expresa al menos Roberto Sotomayor, la persona que Podemos ha elegido para intentar ocupar la alcaldía de Madrid, donde los morados actualmente no tienen representación y donde, además, confluirán seguro otras dos fuerzas de izquierdas, Más Madrid y PSOE, y hay una tercera que puja por conseguir las firmas necesarias para poder presentarse (Recupera Madrid, una escisión de Más Madrid). A su lado, Alejandra Jacinto, una de las portavoces nacionales de Unidas Podemos y también aspirante a ser reelegida en la Asamblea de Madrid, asegura a este diario que su partido busca "recuperar la esencia" y el proyecto político que les llevó en 2015 a tener unos resultados entonces inesperados en los tres niveles de la Administración. Ellos dos son las cabezas de lista elegidas por la formación para reflotar un partido que en Madrid tiene todas las encuestas en contra.

Unidas Podemos ha pasado de 27 escaños en la Asamblea de Madrid en 2015 a obtener solo 10 en las últimas elecciones de 2021 en las que el candidato fue Iglesias

Origen de los candidatos

Jacinto llegó a la Asamblea de Madrid hace dos años en la lista que acompañaba a Pablo Iglesias, por eso dice que aún se ve a sí misma como "recién llegada" a las instituciones y la vida de partido. Pero la política se ejerce también desde la sociedad civil, suelen decir en su partido, y ella, antes de ocupar su escaño, ha representado como jurista y activista a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y a Stop Desahucios.

De esta trayectoria se deriva probablemente que el centro de sus propuestas como candidata a la Asamblea de Madrid sea la vivienda, "entendiendo", apunta, que "es el derecho base para poder tener acceso a lo demás". Su plan es desarrollar una ley de vivienda en la región, en línea con la apuesta de su formación en el Gobierno de coalición de Pedro Sánchez y con lo que se ha hecho en otros ejecutivos regionales, de forma que Madrid "deje de ser la única comunidad de todo el Estado que a día de hoy no tiene" una, porque, asegura ya en modo campaña, el PP solo ha hecho "política inmobiliaria, que es bien distinto".

El ex atleta Roberto Sotomayor se ha dedicado a hacer campaña en contra de las casas de apuestas y del juego online como consejero de Podemos

Sotomayor es consejero ciudadano estatal de Podemos. Como atleta y persona vinculada al deporte, una de sus labores en la formación ha sido recorrer distintas localidades haciendo campaña en contra de las casas de apuestas y del juego online. Dice que ha mamado la política en casa, con un padre sindicalista militante del Partido Comunista y una madre socialista, y que se ha decidido a meterse en la primera línea de la política porque le parece "preocupante el nivel de desigualdad" que hay en Madrid. Para eso cree imprescindible "revitalizar" los distritos. "Hay que trabajar en los barrios", donde según denuncia, el PP no ha hecho nada por invertir las diferencias sociales y "la gente ha estado huérfana" en la capital "de un partido o una organización que defienda esa línea de la izquierda".

Autocrítica

¿Significa eso que reniega de Manuela Carmena, ex alcaldesa apoyada por Podemos en 2015, y cuya apuesta inicial fue precisamente dar vida a los barrios? "No" reniega, pero hay que hacer autocrítica", responde, "no se llegó o no se hizo lo que se había prometido y es una realidad que en los barrios periféricos, fuera de la M-30, se castigó" a la exdirigente de Ahora Podemos. Argumenta, en cualquier caso, que Podemos "nace de cero en la ciudad de Madrid", porque Pablo Iglesias nunca presentó una candidatura con su marca en la capital. La ciudad vio nacer a Pablo Iglesias y su formación, que fue creciendo a nivel nacional gracias a la anexión de Izquierda Unida y las mareas de otros territorios, pero "nunca" tuvo marca propia para la alcaldía de Madrid, dice Sotomayor.

Alejandra Jacinto es diputada regional desde 2021 y también ejerce de portavoz nacional de Unidas Podemos.

/ EFE / Víctor Lerena

Es cierto que en la capital no ha habido nunca marca propia, pero sí ha tenido candidatos que ha considerado como tales. Y en la Comunidad de Madrid el propio Iglesias dejó constancia del peso de la formación en la región. La presencia de Iglesias en las elecciones de mayo de 2021 como candidato a la Asamblea de Madrid fue un regalo para su némesis Isabel Díaz Ayuso. Gracias a su salto de la vicepresidencia del Gobierno a la Comunidad, la actual presidenta madrileña pudo plantear las elecciones con el lema "comunismo o libertad" y arrasar en lugares donde hasta ese momento la fuerza del PP no parecía tal.

Pero la presencia del entonces líder de Podemos también consiguió otra cosa: sacar a su partido del abismo en el que lo situaban las encuestas con la que parecía la candidata natural: Isa Serra. Iglesias dejó la política activa tras su derrota, pero consiguió conceder, en boca de un expolítico de Podemos, una "prórroga con respiración asistida" al partido, que con Serra difícilmente alcanzaba en las encuestas el 5% de los votos necesarios para lograr representación.

Las encuestas publicadas apuntan que a Podemos le va a costar mantener el resultado de las últimas elecciones.

Gracias a aquella incursión de Iglesias, hoy Unidas Podemos tiene 10 escaños en la Asamblea de Madrid, pero desde 2015 ha perdido más de la mitad de los votos, pasando de 591.697 a 181.231 en 2019, y a recuperar y llegar a 261.010 en 2021 con Iglesias. En resumen, de ser elegido por casi el 19% de los madrileños la primera vez a solo el 7% ocho años después. Las encuestas publicadas hasta el momento no auguran un resultado mejor en la próxima cita electoral, más bien, todas ellas le restan algún escaño.

Sin marca propia pero con candidato para el Ayuntamiento

En la capital, la situación es diferente. Podemos, como apuntan sus cabeza de lista actuales en Madrid, nunca se ha presentado con marca propia. En 2015 dejó que Manuela Carmena fuera su candidata de confluencia y la exmagistrada gobernó la ciudad con el apoyo del PSOE durante cuatro años, pero no tardaron mucho en renegar ella de ellos y Podemos de ella. Cuando en 2019 Carmena volvió a presentarse a las elecciones municipales, lo hizo de la mano de Iñigo Errejón bajo el paraguas de Más Madrid, y Podemos renunció a tener candidata propia.

En aquel momento coincidieron en el tiempo la campaña de las municipales y las generales, de las que Iglesias surgiría como vicepresidente del Gobierno de Pedro Sánchez, pero para lograrlo evitó desvincularse de una de las llamadas 'alcaldesas del cambio'. Solo una vez pasada la cita nacional con las urnas (28 de abril de 2019), se desvinculó de Carmena y apoyó a otro candidato, el de IU, Carlos Sánchez Mato, que no consiguió superar el porcentaje de voto necesario para tener representación. Hoy las encuestas apuntan que cualquier candidatura de Unidas Podemos tendría ese mismo resultado.

"Fuerza de gobierno con cinco ministerios"

Pero Jacinto se rebela contra esa idea de la foto fija que ofrecen las encuestas y que en ocasiones ni siquiera preguntan por Podemos: "Somos una fuerza de gobierno que estamos gobernando el Gobierno de la nación, tenemos cinco ministerios, estamos gobernando en 18 municipios de la Comunidad de Madrid. Yo es que no diría que Podemos está mal. Lo que diría es que somos fuerza de gobierno y (...) la mayoría de los avances legislativos que estamos poniendo en marcha desde el Gobierno estatal son precisamente las medidas más sociales, más necesarias que nunca en este contexto".

Podemos ya no interpela a la clase media madrileña descontenta con el sistema y la crisis económica a la que representaba en 2015, dice un ex miembro de la formación

Dónde empezaron los problemas

Un ex responsable político que en su momento estuvo vinculado a Podemos en Madrid cree que el problema de esta formación, tanto su evolución electoral en la región como lo que apuntan los sondeos, es que a pesar de haber nacido en el Campus de la Universidad Complutense Somosaguas y en "representación de una clase media" descontenta con el sistema, los dirigentes de Podemos ya no interpelan a esa parte de la sociedad. "Madrid es una ciudad y una región aspiracional, donde casi todos los madrileños, con independencia de su condición económica y de las desigualdades, se consideran clase media, y Podemos ya no les habla a ellos. Al contrario, todos sus mensajes refuerzan el relato del PP de que la izquierda desprecia Madrid y su forma de vida".

Otro político que estuvo relacionado con Podemos en 2015 pero se alejó de la formación más tarde, cree que si bien eso es cierto que Podemos tiene hoy la fuerza que le dan los ministerios que dirige, la formación perdió su oportunidad en Madrid cuando decidió "no desarrollar Ahora Madrid organizativamente y se distanció de la gestión. No hubo voluntad clara de tener organización más allá de la candidatura". Los dos sitúan el declive de Podemos en la ciudad y la región en un punto previo, por tanto, a la escisión provocada por Iñigo Errejón con Más Madrid.

Roberto Sotomayor es un ex atleta que como consejero asesor de Unidas Podemos hace campaña en contra de las casas de apuestas y el juego online.

/ UP

Propuestas

Pero Jacinto y Sotomayor niegan que la foto actual que dibujan las encuestas sean definitivas y siguen adelante con sus propuestas. El exatleta está convencido de que los problemas de seguridad que se viven en algunos barrios tienen que ver con las desigualdades y que la forma de atajarlos no es policial sino dando vida a los barrios, para lo cual cree que es necesario descentralizar Cibeles, otorgar más recursos a las juntas de distrito, a cuyos responsables nadie conoce, y crear la figura del "alcalde de barrio", como sucede en otras grandes ciudades como París o Berlín.

Noticias relacionadas

Además, considera que es importante que una formación como Podemos entre en el Ayuntamiento porque las formaciones con representación actualmente, incluso las de izquierdas, han participado en el "blanqueamiento" de José Luis Martínez Almeida al firmar en plena pandemia los Pactos de la Villa. Con ellos en el ayuntamiento, dice convencido, hubiesen logrado también la suma de votos necesaria para una moción de censura que sacara a Almeida de la alcaldía tras el caso de las mascarillas: "Tampoco daban los números en el Congreso de Diputados y quitamos al señor Rajoy después de tantos casos de corrupción", defiende. Pisar las calles es de momento su forma de hacer campaña, visitar los barrios y dejar que las asociaciones vecinales le conozcan. Volver, en definitiva, a la política de barrios que defendían cuando ayudaron a que Carmena llegar a la Alcaldía.

En la Comunidad de Madrid, los planes pasan también por esta idea. Jacinto asegura que es necesaria una "Ley de barrios, como la que se ha puesto en marcha en la Comunidad Valenciana, con la que se blinde por ley el número de dotaciones públicas que debe tener cada distrito y el tiempo en el que se tienen que garantizar las actuaciones públicas", tanto en barrios consolidados como en los nuevos. Además, aboga por "recuperar un impuesto de patrimonio inmobiliario, ya no solo recuperar el impuesto de patrimonio que es absolutamente necesario es a Madrid. Tiene que dejar de ser un paraíso fiscal para pasar a ser un paraíso social". La región de Madrid, explica, ha dejado de pensar en "un proyecto de región" para tener solo un "plan de negocio", que ha convertido la ciudad y el resto de la comunidad en un parque de atracciones turísticas, cuando lo que necesita es "apostar por la sostenibilidad, pero también por garantizar y desarrollar los derechos fundamentales que deberíamos tener como ciudadanos".