Tras su visita a Taiwán

China congela varios mecanismos de cooperación con EEUU y sanciona a Nancy Pelosi

El Ministerio de Exteriores chino señala en un comunicado que el viaje de la presidenta de la Cámara de Representantes a la isla "supone una interferencia con los asuntos internos chinos y socava la soberanía e integridad territorial del país"

China congela varios mecanismos de cooperación con EEUU y sanciona a Nancy Pelosi
3
Se lee en minutos
EPE

La tensión alrededor de Taiwán sigue en aumento tras la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, a la isla. China ha anunciado este viernes la suspensión de la cooperación con Washington en materias judiciales, de cambio climático y en algunos mecanismos de seguridad y la imposición de sanciones contra Pelosi y su familia por considerar que la política estadounidense ha "interferido en los asuntos internos" del gigante asiático con su viaje pese a las alertas de Pekín.

"A pesar de la firma oposición de China y la grave preocupación suscitada, Pelosi insistió en ir a Taiwán, lo que supone una interferencia con los asuntos internos chinos y socava la soberanía e integridad territorial del país", ha señalado el Ministerio de Exteriores chino en un comunicado. En el mismo, también se informa de que se ha procedido a suspender llamadas telefónicas en materia de seguridad y militar con altos cargos estadounidenses y, por lo tanto, se ha cancelado la reunión prevista entre representantes del Ministerio de Defensa chino y estadounidense, al tiempo que se anuncia la suspensión de un encuentro del Mecanismo de Consulta de Seguridad Militar Marítima de ambos países.

Suspensión de la cooperación

En el comunicado, China anuncia la suspensión de las conversaciones sobre cambio climático, la cooperación para la repatriación de migrantes ilegales entre ambos países, la cooperación para la asistencia judicial y la lucha contra los crímenes transnacionales y el tráfico de drogas.

China justifica que su decisión se ha tomado porque "a pesar de la firme oposición de China y la preocupación suscitada, Pelosi insistió en ir a Taiwán, lo que supone una interferencia con los asuntos internos chinos y socava la soberanía e integridad territorial del país". El comunicado refleja que dicha decisión constituye una violación del "principio de 'una sola China' que rige el país y una amenaza para la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán".

La visita de Pelosi a Taiwán ha levantado la polémica y ha suscitado numerosas críticas por parte de Pekín, que puso en marcha el jueves una serie de maniobras militares en las inmediaciones de la isla y ha procedido a lanzar varios misiles balísticos.

La política demócrata ha defendido su visita y la de su delegación, al tiempo que ha insistido en la importancia de apoyar la democracia. Para ella, el viaje se enmarca en la política exterior de Estados Unidos y no supone una injerencia en los asuntos chinos.

La Casa Blanca convoca al embajador chino

Por otro lado, la Casa Blanca convocó este jueves al embajador de China en Washington, Qin Gang, para condenar las medidas "de provocación" tomadas por Pekín contra Taiwán y reiterar que Estados Unidos no quiere una crisis en la región, según informes de prensa.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, aseguró en una declaración publicada por The Washington Post que la convocatoria del diplomático se produjo después de que las autoridades chinas hubieran comenzado sus maniobras con fuego real en torno a Taiwán, en respuesta a la visita a la isla de la presienta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

“Tras las acciones de China durante la noche, convocamos al embajador Qin Gang a la Casa Blanca para protestar por las acciones de provocación de la República Popular China”, dijo Kirby, que consideró "irresponsables" las "acciones militares" de la República Popular China.

El portavoz aseguró que para la Casa Blanca, la respuesta de China a la visita de Pelosi a Taiwán, una isla que Pekín considera una provincia rebelde, es "irresponsable y contraria" a su objetivo de "mantener la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán”.

La Casa Blanca también reiteró al embajador Qin que su política de reconocimiento de "una sola China" sigue inamovible, así como su intención de mantener abiertas todas las líneas diplomáticas de comunicación.

Noticias relacionadas