GUERRA EN UCRANIA

Los oligarcas rusos ya alzan la voz contra la guerra en Ucrania

Alexei Mordashov, el hombre más rico de Rusia, califica el conflicto de "tragedia para dos naciones fraternales" y pide que se le quiten las sanciones de la UE

El hombre más rico de Rusia, Alexéi Mordashov.

El hombre más rico de Rusia, Alexéi Mordashov. / REUTERS

3
Se lee en minutos
Redacción - Agencias

Los oligarcas rusos ya empiezan a echarse atrás con respecto a sus posiciones a favor de la invasión de Ucrania. El primero en distanciarse de la guerra ha sido el hombre más rico de Rusia, el empresario multimillonario ruso Alexei Mordashov, presidente del conglomerado metalúrgico y energético Severstal, que rechaza las sanciones impuestas por la Unión Europea.

Según un comunicado citado por el diario alemán 'Handelsblatt', Mordashov, que cuenta con un tercio de las acciones de la agencia de viajes TUI, la mayor del mundo, calificó la guerra en Ucrania de "tragedia para dos naciones fraternales".

"Es terrible que mueran ucranianos y rusos, que la gente sufra y que la economía se hunda," lamentó el empresario, que expresó la esperanza de que el conflicto tenga un rápido fin y termine "el derramamiento de sangre".

El multimillonario agregó que nunca ha estado relacionado con el mundo de la política, por lo que manifestó su incomprensión ante las sanciones que le fueron impuestas este lunes a él y a otros 25 individuos, entre ellos empresarios, funcionarios del Kremlin y oficiales del Ejército.

"No tengo absolutamente nada que ver con la aparición de las actuales tensiones geopolíticas y no entiendo por qué la UE me ha sancionado," aseguró Mordashov, que indicó que no comprende cómo estas medidas contribuirán a la resolución del "terrible conflicto".

Mordashov, que según la revista 'Forbes' era en 2021 el cuarto hombre más rico de Rusia, tiene vínculos con el banco Rossiya, que según la UE se ha beneficiado de la anexión rusa de Crimea, así como con un grupo que controla medios que difunden la versión del Gobierno ruso sobre la guerra.

Pero Mordashov no ha sido el único en levantar las manos ante las sanciones y la invasión. Este martes, el magnate ruso Míjail Fridman dimitía como consejero de LetterOne, que actualmente controla el 77,7% del capital de la cadena de supermercados DIA.

Las mismas fuentes han señalado que también ha dimitido como consejero Petr Aven, sin que entre ambos superen el 50% de LetterOne.

Fridman y Aven figuran en la lista de veintiséis oligarcas, empresarios, militares y periodistas sancionados por la Unión Europea (UE) por el ataque de Rusia a Ucrania.

DIA ha detallado este mismo martes que la empresa no está controlada individualmente por Fridman, ya que no posee más del 50% de LetterOne Investment Holdings, el grupo inversor dueño de la cadena de alimentación con una participación del 77,704% de su capital social.

Fridman, por su parte, ha asegurado en una conferencia de prensa en Londres que espera que las sanciones no tengan impacto en la compañía y que esta siga funcionando con normalidad.

Además, ha señalado que iba a impugnar estas sanciones para "revertir el daño injustificado e innecesario al medio de vida y a la prosperidad" de sus empleados y socios en distintas empresas.

"¡Esto es inaceptable!"

Aunque algunos oligarcas y magnates han sido mucho más firmes con las acciones militares lideradas por Vladímir Putin. El banquero Oleg Tinkov no dudó en publicar un mensajhe claro en redes sociales: “Gente inocente muere en Ucrania en estos momentos, cada día. ¡Esto es inaceptable! ¡No tiene sentido! El Gobierno debería gastar el dinero en tratar médicamente a la gente, en investigar cómo vencer al cáncer, y no en la guerra. ¡Nosotros estamos contra la guerra!”.

Oleg Deripaska, dueño del gigante del aluminio Rusal y que fue acusado en 2017 de haber ejercido de mediador entre el Kremlin y el jefe de campaña de Donald Trump, Paul Manafort. Pese a ello, las sanciones estadounidenses que pesan sobre su cabeza se deben al supuesto lavado de dinero y la extorsión de otros empresarios rivales.

“¡La paz es muy necesaria! ¡Las negociaciones deben empezar tan pronto como sea posible!”, publicó el 27 de febrero en su cuenta de Telegram, una frase sencilla, inocente, pero que cobra mucha importancia si se tiene en cuenta que la guerra la comenzó el Kremlin en una cruzada por “desnazificar” a su hermana Ucrania.

Noticias relacionadas