CHAMPIONS

Primero Chelsea, después City o Bayern sin factor campo: ¿la Champions más difícil para el Real Madrid?

Para llegar a la final de Estambul, el conjunto blanco tendrá que jugar los partidos de vuelta fuera del Bernabéu | El Chelsea que cayó derrotado en Madrid el año pasado poco tiene que ver con el actual del millonario Boehly

Karim Benzema celebra el gol que le dio el pase a semifinales al Real Madrid ante el Chelsea el año pasado.

Karim Benzema celebra el gol que le dio el pase a semifinales al Real Madrid ante el Chelsea el año pasado. / RODRIGO JIMÉNEZ / EFE

4
Se lee en minutos

El Real Madrid es el rival que todos los equipos quieren evitar en la Champions. Ningún otro club tiene el control emocional que requiere la competición más importante. Pero en la edición 2022/2023, el camino hacia la Decimoquinta de los blancos se ha enrevesado todavía más. En cuartos de final se medirá al 'millonario' Chelsea de Todd Boehly, muy diferente al equipo que logró derrotar la pasada temporada en el Bernabéu, que será escenario del partido de ida.

El equipo de Ancelotti no tendrá 'factor campo' ni en esta ni en la próxima eliminatoria, donde le aguardaría el ganador del Manchester City - Bayern de Múnich. El cuadro del sorteo ha quedado descompensado. Por un lado, una suma de colosos; por el otro, un camino 'italianizado' (Benfica - Inter y Milan - Nápoles). En octavos, el Real Madrid sí jugó la vuelta en su estadio, pero fue su brillante ejercicio en Anfield en el partido de ida lo que le valió una plácida eliminatoria frente al Liverpool.

Tercer enfrentamiento seguido con el Chelsea

El Chelsea se ha convertido en un rival habitual del Real Madrid en los últimos años. En la temporada 2020/2021 se vieron las caras en semifinales. El equipo inglés salió victorioso después de empatar (1-1) en el Bernabéu y vencer en Stamford Bridge por 2-0 con goles de Timo Werner y Mason Mount. El equipo de Thomas Tuchel ganó en la final al Manchester City de Guardiola (0-1). Ambos contendientes volvieron a coincidir la pasada campaña 2021/2022, precisamente en cuartos de final.

Esta vez, el equipo de Ancelotti salió victorioso gracias a un desenlace que solo está a la altura del equipo que dirige. En la ida, Karim Benzema anotó un triplete en 45 minutos que solo fue compensado por un tanto de Havertz (1-3). En la vuelta, el Chelsea, sumido por aquel entonces en una grave crisis institucional por la salida de Roman Abramovich, consiguió darle la vuelta con tantos de Mount, el hoy madridista Rüdiger y Werner. Pero sucedió lo que pasa casi siempre en el Bernabéu.

Eduardo Camavinga y Ferland Mendy se abrazan tras el Real Madrid - Chelsea de la temporada pasada.

/ RODRIGO JIMÉNEZ / EFE

Cuando el Real Madrid parecía muerto, Modric se sacó un magistral pase con el exterior que Rodrygo puso en el fondo de la red con un maravilloso remate de primeras. Aquel tanto forzaba la prórroga, pero cualquiera que conozca la historia reciente del equipo que más Copas de Europa ha ganado sabía que el gol de la remontada era cuestión de tiempo. Y llegó en la prórroga por obra de Benzema.

El Chelsea de Boehly: 650 millones en fichajes

El Chelsea que salió derrotado del Bernabéu la pasada temporada poco tiene que ver con el actual. En julio de 2022, el magnate estadounidense Todd Boehly compra el club y a partir de ahí comienza una ingente inversión. Desde su llegada, el equipo londinense se ha convertido en el mayor gastador del fútbol europeo: casi 650 millones entre el mercado de verano e invierno.

El rival del Real Madrid ha pagado sobrecoste por todo lo que ha comprado. Desde Mijailo Mudryk (100 millones al Shakhtar para podérselo arrebatar al Arsenal) hasta Enzo Fernández (120 millones de euros, el fichaje más caro de la Premier), pasando por Joao Félix (cedido media temporada por el Atlético a razón de 10 millones de euros).

Todd Boehly, propietario del Chelsea, durante el partido contra el Dortmund de octavos de la Champions.

/ GLYN KIRK / AFP

¿Cómo juega el Chelsea de Graham Potter?

Estos movimientos no han mejorado las prestaciones del equipo de Graham Potter, por el que el Chelsea también tuvo que pagar al Brighton. De hecho, este equipo va mejor en la liga inglesa que los 'blues', décimos y lejos de Europa. El entrenador inglés suele apostar por un 3-4-3 con laterales muy adelantados como son Reece James y Ben Chillwell, puñales en las bandas.

Noticias relacionadas

Las señas de identidad del actual Chelsea son la velocidad de ruptura y la presión tras pérdida. En cuanto a esquema, Kepa, convocado por Luis de la Fuente, le ha arrebatado la titularidad a Mendy. En la zaga, Fofana y Koulibaly forman con Cucurella, que actúa de tercer central. Ahí lució en los octavos de final contra el Dortmund, al que el Chelsea consiguió remontar en Stamford Bridge.

En el medio, el exmadridista Kovacic escolta a Enzo Fernández. Son una dupla con un gran despliegue físico y salida de balón. Arriba, la lista de candidatos es amplia, con Havertz, Pulisic, Sterling, Mount, Mudryk, Joao Félix, Ziyech o Gallagher. Jugadores muy asociativos, aunque sin el gol que requiere el Chelsea, sin un '9' de referencia tras las salidas de Lukaku y Werner.

Marc Cucurella, defensor español del Chelsea, ante Jude Bellingham, estrella del Dortmund, en octavos de la Champions.

/ GLYN KIRK / AFP