Patrocina:

NOVEDADES

Crítica de discos: Beyoncé, ZZ Top, Tanxugueiras, The Sadies y Leïti Sene

  • La cantante tejana entrega una producción abrumadora en la que funde la ingeniería de laboratorio y los ecos de la música de baile de distintas épocas, con colaboraciones que van de Grace Jones a Skrillex

  • Los nuevos elepés de ZZ Top, Tanxugueiras, The Sadies y Leïti Sene, también reseñados

Beyoncé en una imagen promocional de ’Renaissance’.

Beyoncé en una imagen promocional de ’Renaissance’. / ARCHIVO

4
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto | Pedro del Corral | Rafael Tapounet | Ignasi Fortuny

Vampirizando la historia

Beyoncé sale de la oscuridad con un álbum embriagador, mareante, con su punto de caos y de celebración frenética: ¿otro previsible, estereotipado, supuestamente liberador disco pos-pandémico? Renaissance juega con ese cliché de obra envasada para comernos a dentelladas la pista de baile, pero ofrece mucho más que escapismo, aunque para disfrutarlo con sus miles de matices, capas de sonido, samples y giros sibilinos convenga repetir la escucha más de una vez para superar el aturdimiento inicial.

A diferencia del modus operandi de sus dos anteriores discos -los lapidarios Beyoncé (2013) y Lemonade (2016) que refrescaron radicalmente su discurso cuando parecía ir de capa caída-, este no ve la luz cogiendo a sus fans por sorpresa, sino previo anuncio y tras el alumbramiento del primer singleBreak My Soul, que hace una semana nos desconcertó con su revival del sonido house disco-diva de los 90. No es el tema más atrevido del álbum, que desde su arranque con I’m That Girl nos prepara para 62 minutos de sacudidas con su aleación de dulce sensualidad vocal y beats secos. 

Renaissance desprende formas de enciclopedia de la música de baile contemporánea con su modo de combinar la insinuación sedosa a lo Diana Ross (Plastic Off The Sofa) y la rítmica lunática sincopada de la mano de Skrillex (Energy, dueto con el jamaicano Beam). Obra de extremos, mutante, de orgulloso fondo afroamericano y desatada a la hora de mostrar sus influencias: pasean por aquí Grace Jones (el tóxico festín percusivo de Move) y Nile Rodgers (Cuff It, sobre libidinosos vestigios funky), y un sample de I Feel Love, de Donna Summer (y Giorgio Moroder) manda en el trayecto de Summer Renaissance, el lisérgico tema de cierre. 

Pero con todo ello construye Beyoncé un artefacto nuevo y reluciente, que no deja margen ni tiempo para la complacencia, si bien podríamos achacarle un predominio de la fría ingeniería de estudio, abrumadora, sobre la emoción. Esta se insinúa en ese altivo Alien Superstar, el tema en el que han intervenido más compositores (24), y que incluye un guiño al fraseado de I'm Too Sexy, de Right Said Fred. Pero Beyoncé no parece estar aquí tanto para conmover como para deslumbrar y dar un paso al frente en la construcción de un pop bailable del futuro desde las ruinas del pasado: ahí está ese cruce de voces góspel y rapeados sobre un ritmo sofocante en Church Girl

Es posible que Renaissance se exceda, desde su propio título, en sus pretensiones de reinvención, tanto de la propia Beyoncé como del canon dance, pero ofrece una producción embriagadora con la que deleitarnos desmenuzando sus pistas y claves. Obra que, al parecer, es solo un nuevo comienzo: la cantante se ha referido a ella como el primer acto de una trilogía. - Jordi Bianciotto.

'Renaissance'

Beyoncé 

Parkwood-Sony Music

★★★★ 

DESDE UN VIEJO SALÓN EN TEXAS

La última grabación del trío con su bajista histórico, el malogrado Dusty Hill, nos refresca la memoria sobre su química interna. Álbum grabado en directo sin público, en un viejo salón, para el documental de Netflix That Little Ol' Band From Texas, ofrece recreaciones de su catálogo en versiones crujientes, sin embellecedores (ni sintetizadores). Tras diez años sin material nuevo cabía esperar algo distinto, pero vale la pena constatar la perenne ferocidad estos caballeros setentones. - Jordi Bianciotto.

'Raw'

ZZ Top  

Shelter-BMG

★★★  

OBITUARIO AL RITMO AMERICANA

La muerte del guitarrista Dallas Good en febrero otorga al undécimo elepé de The Sadies una pátina de manifiesto póstumo que, aunque no se corresponde con la realidad (la grabación estaba ultimada cuando sobrevino la tragedia), encaja con la naturaleza de un disco que viaja del delicado folk-rock de All The Good al furioso garaje-punk de Better Yet exhibiendo todas las facetas y virtudes que han hecho de la banda canadiense un puntal del sonido Americana de las últimas décadas. - Rafael Tapounet  

'Colder Streams'

The Sadies  

Yep Roc

★★★★  

FOLCLORE UNIVERSAL

No hay duda de que la música de Olaia, Sabela y Aída bebe de la tradición gallega. Pero en su tercer disco mantienen ese puntito vanguardista con el que intentaron representar a España en Eurovisión. Hay panderetas, por supuesto. Sin embargo, su sonido se ha vuelto mucho más universal gracias al uso de sintetizadores y moduladores de voz. Con Arica, Desidia y Pano corado, Tanxugueiras se han abierto a una nueva óptima más generosa y contundente. - Pedro del Corral

'Diluvio'

Tanxugueiras

Calaverita Records

★★★★

VIBRA AFROBEAT EN TRAP

El joven rapero barcelonés presenta nueva mixtape en la que el afrobeat es un recurso novedoso y acertado. Otro terreno fértil para Leïti Sene, que acaba de estrenar paternidad. El desarrollo del EP (compuesto de 7 temas) muestra una de las cosas que le definen mejor más allá de su particular manera de fusionarlo todo: la construcción de música a través de la colaboración. Desde productores a otros cantantes, como la llamativa unión con el rapero argentino Trueno. Las canciones de Leïti Sene, sugerente narrador de escenas, son siempre reconocibles. - Ignasi Fortuny

'APO0€AL1P$¡ pt1'

Leïti Sene 

Dale Play

★★★ 

Noticias relacionadas