Patrocina:

ENTREVISTA

Blanca Romero, actriz y modelo: "Me encantaría rodar con Rossy de Palma en Asturias"

"Esta es una profesión dura, en la que se trabaja muchísimo y no tienes nada seguro; debes estar fuerte mentalmente y saber usar bien el tiempo y el dinero", asegura la intérprete gijonesa

3
Se lee en minutos
Pachi Poncela / María José Iglesias

A Blanca Romero, actriz y modelo con ascendencia peruana y gitana, nada parece ponérsele por delante. Con 14 años desfiló para una boutique de Gijón y con 17 se trasladó a Madrid. Llegó a desfilar en París para Givenchy y posteriormente desarrolló una brillante carrera en el cine y la televisión. En 2008 esta belleza morena dio un vuelco a su carrera y fichó por la serie «Física o Química», donde interpretó a una profesora de Filosofía. Fue sonada su boda en 2001 con el torero Cayetano Rivera Ordóñez, hijo de Paquirri y Carmina Ordóñez. El enlace, celebrado en la iglesia gijonesa de San Pedro, reunió a muchos famosos del momento, que admiraron el vestido de Lagerfeld que llevaba la novia. Aquello no acabó bien pero Blanca Romero siguió adelante.

En 2009 debutó en el cine con «After», por la que fue nominada al Goya a mejor actriz revelación. En 2011 estrenó «Los muertos no se tocan, nene» y un año después «Fin» en 2012. En 2015 participó en la primera temporada de «Bajo sospecha» y desde entonces no ha dejado de rodar. En 2022 tuvo una colaboración especial en la serie de Netflix "Bienvenidos a Edén" como Roberta, la madre de la protagonista. Esta intensa y exitosa trayectoria, que también incluye incursiones en la música, como «La Perra», cierra “Orgullo se escribe con H”, la campaña impulsada por la empresa tecnológica HONOR para desmontar tópicos, en este caso del mundo del cine, y promocionar Asturias en España a través de Prensa Ibérica, grupo editorial al que pertenece este periódico. 

Un sueño: rodar con Rossy de Palma en Gijón

Uno de los sueños de Blanca Romero es rodar con Rossy de Palma en Gijón. La actriz no oculta su admiración por la artista, descendiente de avilesinos. "Para mí sería un sueño trabajar con ella. Siempre que la encuentro por ahí en los Goya o en algún sarao se nota el cariño que le tiene a la gente asturiana. Sería la leche rodar con Rossy de Palma en Asturias y hacer una peli que fuese nominada a los Oscar, como la de Garci", proclama Romero, que también tiene claros los escenarios ideales para desarrollar esa producción: "Cimadevilla en Gijón, lo alto de Peón, Villaviciosa, alguna playa por la ría... o en alguna sidrería, por supuesto".

Asturias, tierra de Oscar

A Blanca Romero le sale la vena gijonesa cuando destaca la película "Volver a empezar", rodada en la ciudad y dirigida por José Luis Garci, que en 1983 se llevó el Oscar a la mejor película extranjera. "Salían unas imágenes preciosas de Cimadevilla, del muelle...", asegura la actriz, que también destaca la exitosa trayectoria del artista digital Alonso Varela, que ya lleva varios premios de la Academia para la empresa de sonido y efectos especiales para la que trabaja.

Ve Asturias como un gran plató natural. "Aquí se ruedan un montón de cosas y todos los compañeros de profesión se van siempre enamorados de esta tierra y encantados de trabajar aquí. Lo lo tenemos todo. Lo único que falta es la mentalidad de negocio que tienen las grandes ciudades", señala.

Ganar confianza

"Siempre nos fijamos en lo que hacen en Londres, en lo que hacen en París, en lo que hacen en Estados Unidos, para luego ir siguiendo esa tendencia. Hay que arriesgar, hay que hacer un producto propio y punto". Durante la pandemia nos dimos cuenta de que el entretenimiento, la cultura, son fundamentales en nuestra vida. "Pero todavía no se le da la seriedad que realmente tiene", considera la artista, madre de dos hijos: Lucía, que trabaja como modelo y fue adoptada por Cayetano Rivera, y Martín.

El cine es algo serio

Blanca Romero reclama respeto y consideración para la profesión que ama. "Ni en el colegio valoran de forma tan seria a la madre que viaja porque es actriz como a la ingeniera a que se va a hacer un puente a otro país. Hasta el punto de que si un niño te dice que quiere dedicarse a este mundo se le aconseja que lo haga, pero que a la vez se busque una profesión seria", lamenta.  "Y el caso es que ésta es una profesión dura, en la que se trabaja muchísimo y no tienes nada seguro nunca. Debes estar fuerte mentalmente y saber usar bien el tiempo y el dinero. No es cualquier cosa", añade la intérprete.

Noticias relacionadas