Congreso Federal del PSOE

Sánchez, en el congreso del PSOE: "Aboliremos la prostitución, la reforma laboral y la Ley Mordaza"

El presidente del Gobierno afirma que el diálogo con Cataluña persistirá aunque haya quienes le acusen de querer "romper España"

5
Se lee en minutos
EP

El presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, se ha comprometido este domingo ante la nueva dirección del partido y los asistentes al 40º Congreso Federal a "poner punto y final" a la reforma de la ley de Seguridad Ciudadana, rebautizada como 'Ley Mordaza', a la reforma laboral del PP y a "abolir la prostitución", como recoge la ponencia marco del cónclave socialista.

Así lo ha solemnizado durante su discurso de clausura de la cita socialista que ha tenido lugar entre el viernes y el domingo en la capital de la Comunidad Valenciana, bajo el lema 'Avanzamos'. "Avanzaremos poniendo punto y final a la 'ley mordaza' y a la reforma laboral del PP, impuestas sin acuerdo, que precarizaron contratos y devaluaron salarios", ha enfatizado entre aplausos del auditorio.

También se ha comprometido a "fortalecer Europa" y a llevar a término la abolición de la prostitución "que esclaviza a las mujeres en nuestro país".

Rubalcaba y el fin de ETA

Sánchez ha agradecido también la labor frente al terrorismo de ETA llevada a cabo por Alfredo Pérez Rubalcaba, José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González, y ha criticado que la derecha utilice esta cuestión contra el Gobierno de España, a la que acusa de "degradarse".

El presidente del Gobierno ha reivindicado que con el trabajo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, de los jueces, de los fiscales, de la prensa, con la ayuda de "una sociedad valiente, ejemplar, y con el liderazgo de un Gobierno socialista", se acabó con el terrorismo. "Guardamos a las víctimas en nuestra memoria, las honramos para siempre, y nos alegramos infinitamente de que la sociedad vasca y la sociedad española vivan por fin en paz y en libertad", ha asegurado Sánchez, quien ha añadido: "Gracias Alfredo, gracias José Luis, gracias Felipe".

El diálogo con Cataluña

Asimismo, el presidente ha asegurado que el PSOE persistirá en el diálogo con Cataluña, aunque haya quienes le acusen de querer "romper España", y ha sentenciado: "Cuando otros se hayan cansado de odiar, nosotros seguiremos trabajando por la convivencia".

El líder socialista se ha referido en dos ocasiones a la necesidad de cohesionar el Estado respetando su diversidad, que debe ser entendida como la "fuente de riqueza" que es. Para Sánchez, la preservación de la unidad territorial no puede basarse solo en el cumplimiento de la ley, sino que este respeto al marco constitucional se tiene que acompañar de un refuerzo de los "afectos" entre las distintas regiones.

En relación con el conflicto catalán, Sánchez ha explicado que los socialistas aspiran a una unidad asentada en "el respeto y el afecto"

El presidente ha lamentado que esta estrategia a favor de la "concordia" sea utilizada desde determinados sectores para cuestionar el "compromiso" del PSOE con España. "A los que ahora se arrogan el título de verdaderos patriotas y verdaderos españoles (...) y nos acusan de querer romper España -ha dicho- habrá que recordarles que no fue a este Gobierno al que se le declaró la independencia unilateral de Cataluña". Tras lo cual ha exclamado: "Si hay un partido que ame a España, es el PSOE".

En relación con el conflicto catalán, ha explicado que los socialistas no "quieren conformarse" con una unidad territorial basada únicamente en el cumplimiento de la "legalidad democrática", sino que aspiran a una unidad asentada en "el respeto y el afecto". Mediante el diálogo, ha asegurado, se podrá llegar al "reencuentro". "Cuando otros se hayan cansado de odiar, seguiremos trabajando por la convivencia entre catalanes, y entre Cataluña y el conjunto de su patria que es España, recuperando el diálogo y la convivencia absurdamente rota durante todos estos años", ha resuelto.

El presidente ha alertado de la contaminación que provocan las corrientes de ultraderecha en la vida política española y, especialmente, en una derecha tradicional, que está "acomplejada y desorientada"

La contaminación de la ultraderecha

Por otro lado, Sánchez ha alertado de la contaminación que provocan las corrientes de ultraderecha en la vida política española y, especialmente, en una derecha tradicional, que está "acomplejada y desorientada". El presidente ha denunciado que no se haga "una oposición al Gobierno sino al sistema", y que las críticas no se dirijan a las políticas del Gobierno sino a "la propia legitimidad del Gobierno" y "la existencia misma de un gobierno democrático". "No les basta que tengamos la legitimidad del electorado ni el apoyo del Parlamento. No les bastan esos avales porque son los de la democracia, y la democracia solo les vale si ellos gobiernan", ha denunciado.

Ha advertido de que la estrategia que impulsa la ultraderecha, y que a menudo arrastra a la derecha tradicional, según él, "responde a un cuestionamiento profundo del pacto democrático" y ha reprochado que además, lo hagan "en nombre de la democracia y la Constitución". "El objetivo de la derecha o del trumpismo no es reformar para mejorar las instituciones democráticas, sino quitarles el poder", ha afirmado Sánchez, para quien estos partidos que "desprecian a la política y a los políticos y quieren un poder sin democracia" son un riesgo tanto en España como en otros países.

"En nuestro país esas corrientes están calando y contaminan la vida política de la derecha tradicional, que está acomplejada y desorientada", ha manifestado y ha criticado que el PP se niegue a modificar de la Constitución la expresión "disminuidos" para referirse a las personas con discapacidad.

Ha señalado que "con la misma cerrazón que se resiste a cambiar una palabra de la Constitución, se resiste a cumplirla en su integridad", ha destacado y ha defendido que su partido cumple "de la A a la Z con la Constitución porque es un deber, no un capricho", y supone "la base de la convivencia y la salud democrática de nuestro país". "Consideramos a nuestros adversarios tan españoles como nosotros y con el mismo derecho a gobernar que nosotros. El mismo, ni más ni menos", ha manifestado, antes de señalar que los socialistas estarán aquí, "con las mismas siglas y valores", cuando esos otros partidos "hayan mudado de nombre hasta siete veces".

Noticias relacionadas