Astronomía

Captan los "gemidos" de un agujero negro supermasivo

El inquietante aullido sobrenatural se originó a 240 millones de años luz de la Tierra

Captan los "gemidos" de un agujero negro supermasivo
3
Se lee en minutos
Pablo Javier Piacente

Un nuevo estudio logró extraer y hacer audible ondas sonoras registradas en el agujero negro supermasivo ubicado en el centro del cúmulo de Perseo, localizado a 240,1 millones de años luz de distancia de la Tierra. El resultado es un inquietante aullido sobrenatural: los científicos creen que las ondas de sonido podrían desempeñar un papel vital en la evolución de los cúmulos de galaxias durante largos períodos de tiempo.

Investigadores del Observatorio de rayos X Chandra de la NASA lograron producir una serie de sonidos audibles para el ser humano a partir de ondas sonoras generadas por un agujero negro supermasivo, que se localiza en el centro del cúmulo galáctico Perseo. Se trata de la mejor y más completa “traducción” obtenida hasta la fecha de esos sonidos, que no podemos escuchar directamente en el espacio. 

Video: los extraños sonidos emitidos por el agujero negro supermasivo, obtenidos a partir de la “traducción” de las ondas sonoras captadas por los investigadores. Créditos: Chandra X-ray Observatory / YouTube.

Traduciendo el sonido del cosmos

La sonificación, o sea datos convertidos en sonido, da como resultado espeluznantes “gemidos” que emite la colosal estructura, ubicada a 240,1 millones de años luz de distancia de la Tierra. Según una publicación del Observatorio de rayos X Chandra, esta información podría ser crucial para saber más sobre los cúmulos de galaxias: las ondas de sonido serían un elemento importante para su evolución a lo largo del tiempo. 

Los “aullidos” del agujero negro provienen de ondas grabadas desde el espacio y transpuestas a frecuencias de audio que puedan ser audibles para el ser humano. En 2003, los científicos habían logrado captar ondas acústicas que se propagaban a través del gas que rodeaba a este mismo agujero negro supermasivo, en el cúmulo de Perseo. En ese momento, obtuvieron la nota más baja jamás detectada en el Universo hasta hoy, muy por debajo del espectro audible por el ser humano. 

Ahora, los investigadores han logrado un nuevo avance en su intento por mostrarnos como “suena” el Universo y, en concreto, un agujero negro supermasivo: los sonidos capturados fueron elevados hasta un máximo de 58 octavas (una división de los sonidos que marca su carácter más grave o agudo) para que podamos tener una idea más acabada de cómo resuenan a través del espacio intergaláctico.

Ondas de sonido, calor y luz

De acuerdo a un artículo publicado en Science Alert, estos sonidos no son solamente una curiosidad científica o un dato de color. Al parecer, el gas y el plasma que se desplazan entre las galaxias en los cúmulos como Perseo, conocido como medio intracúmulo, modifica sus condiciones de temperatura a partir de las ondas de sonido. 

Las ondas sonoras que se propagan a través del medio intracúmulo funcionan como una herramienta para que ese medio eleve su temperatura, ya que transportan energía a través del plasma. Como las temperaturas ayudan a regular la formación de estrellas, las ondas de sonido podrían cumplir entonces un papel de gran trascendencia en el proceso evolutivo de los cúmulos galácticos. 

Además de esta “traducción” de los sonidos emitidos por el agujero negro supermasivo de Perseo, los científicos de la NASA también están trabajando sobre imágenes captadas del agujero negro supermasivo localizado en el centro de la galaxia M87, conocido como la primera de estas estructuras en ser “fotografiada” en 2019. 

En este caso, un chorro de material lanzado hacia el espacio desde el agujero negro supermasivo en M87 logró ser capturado en forma de luz en diferentes frecuencias. Estos datos no eran ondas de sonido como el audio de Perseus, pero sin embargo los datos ópticos también pueden ser convertidos en sonido. Este tipo de esfuerzos científicos nos permiten experimentar la complejidad del cosmos desde otra perspectiva, acercándonos un poco más a la comprensión de sus profundos misterios.

Noticias relacionadas