TESTIMONIO

Jesús Vázquez desgarra al recordar entre lágrimas la infamia que vivió con el caso Arny: "Nos crucificaron"

El presentador rememoró esa etapa en la nueva docuserie de HBO Max y Cuarzo

Jesús Vázquez desgarra al recordar entre lágrimas la infamia que vivió con el caso Arny: "Nos crucificaron"
3
Se lee en minutos
Redacción Yotele

Jesús Vázquez pone los pelos de punta al recordar uno de los capítulos más duros de su vida. El presentador es uno de los testimonios más destacados de 'Arny. Historia de una infamia', la nueva docuserie de HBO Max y Cuarzo, recordando entre lágrimas aquellos terribles meses: "Yo he hecho un ejercicio para olvidar lo que pasó. Convirtió mi mundo en una pesadilla".

"Tengo muchas lagunas en mi memoria de esa época. Los profesionales me han dicho que el ser humano, muchas veces en estas situaciones tan traumáticas, tiene un poco de síndrome de estrés postraumático", aseguró el comunicador, no olvidando el nombre de María Auxiliadora Echávarri, jueza instructora del caso: "Fue cruel conmigo y con mi abogado".

En este desgarrador y demolador testimonio, el presentador también recordó cómo fue el momento en el que la magistrada le tomó declaración tras ser citado en la fase de instrucción, calificándola como "la más chapucera de la historia de la justicia de España": "(Echávarri) me miró con una mirada fría, la que tiene la gente que pertenece a sectas religiosas, que no tienen alma y están absorbidas por el fanatismo religioso. Creo que ella ya había hecho su juicio de valor".

"A mí nunca se me respetó la presunción de inocencia y siempre se me trató como culpable", declaró Vázquez, añadiendo: "Estaba en lo mejor de mi vida. Yo era un chico joven y con éxito, con tíos haciendo cola en la puerta. ¿Alguien en su sano juicio se puede creer que yo me iba a ir con unos yonquis desdentados y delincuentes a un garito de Sevilla a pagar por tener relaciones con ellos?".

Vázquez también fue muy claro a la hora de dar su opinión sobre la cobertura que los medios de comunicaciones realizaron del caso: "Nos crucificaron. Nadie pensó ni que éramos inocentes ni que teníamos familia. La prensa es un monstruo que necesita comer todos los días. Parecía un auto de fe de la Edad Media".

El comunicador también rememoró cómo el caso Arny paralizó su carrera profesional en aquel entonces, viviendo situaciones muy violentas al hacer pequeño bolos para mantenerse en Sevilla durante el juicio: "Me esperaban con palos gritándome maricón y pederasta. El dueño me tuvo que esconder en un baño".

"Decían cosas horribles de nosotros: que éramos monstruos, animales, que había que encerrarnos y tirar la llave, que nos pudriéramos en una cueva...", afirmó el comunicador, desarrollando una teoría al respecto: "Me da la sensación de que querían dar esa propaganda de ‘veis los maricones, que todos son unos pervertidos, unos pederastas, que cogen a los niños en los bares y los violan'".

El final de la pesadilla de Jesús llegó cuando los testigos del juicio empezaron a retractarse de las declaraciones que realizaron en la instrucción: "De repente te despiertas una mañana y te dicen que el testigo número 1 se desdice de todo. Lo único que había contra mí era el testimonio de dos pobres diablos que decían cualquier cosa por drogarse. Era tan endeble todo que fui a declarar seguro, tranquilo y con mi verdad".

'Arny. Historia de la infamia', uno de los contenidos más visto en HBO Max en España

'Arny. Historia de la infamia' está consiguiendo una buena acogida en su llegada a HBO Max. A lo largo de los primeros días tras su estreno, además de los comentarios positivos que ha logrado, la docuserie se ha convertido en uno de los contenidos más vistos de la plataformam, situándose en el puesto 2 en España.

Noticias relacionadas

Cabe recordar que, en 1996, salió a la luz el caso Arny, la investigación de una trama de corrupción de menores en un pub de ambiente gay de Sevilla. Durante meses, nombres de acusados van sumándose a una larga lista, produciéndose una auténtica caza de brujas y un gran revuelo mediático porque entre los casi 50 imputados se encuentran famosos como Jesús Vázquez, Jorge Cadaval, Javier Gurruchaga y el juez de menores de Sevilla, Manuel Rico Lara. 

La investigación es llevada a cabo en gran parte bajo secreto de sumario para proteger la identidad de los 55 menores que acusan a los inculpados. El impacto del caso hace que los medios se vuelquen con la noticia y se produzca un juicio paralelo en la sociedad. Tras la celebración del juicio, 32 de los 49 imputados serán absueltos por la justicia y declarados inocentes después de que muchos de los testigos se retractasen de sus declaraciones.