BLOQUEO INSTITUCIONAL

Lesmes prepara su dimisión y sitúa al presidente de lo Civil del Supremo como su sustituto

Algunos vocales discrepan de esta interpretación, pues consideran que la ley faculta una bicefalia que situaría al progresista Rafael Mozo al frente del órgano de gobierno de los jueces.

Carlos Lesmes.

Carlos Lesmes. / EFE

4
Se lee en minutos

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, no iba de farol. En el Pleno del órgano previsto para el próximo jueves, día 29, dará cuenta de un informe técnico que encargó hace unos días sobre su eventual sustitución, que concluye que, con arreglo a la Ley Orgánica del Poder Judicial, correspondería ejercer al actual presidente de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, Francisco Marín Castán.

Con ello, se aseguraría la continuidad operativa de este órgano, que en ningún momento dejaría de funcionar pese a la evidente repercusión que tendría su decisión de no continuar, una posibilidad que adelantó con ocasión de su discurso oficial ante el Rey Felipe VI en la apertura del Año Judicial. La razón, la imposibilidad del PSOE y el PP de alcanzar un acuerdo para renovar el órgano de gobierno de los jueces, que está a unos meses de cumplir cuatro años en funciones.

Un sector del Consejo venía defendiendo que, de producirse el relevo, la ley obligaría a una bicefalia entre las responsabilidades de ambos órganos (Supremo y Consejo) y que la Presidencia de este último debería ostentarla el vocal de más edad, que actualmente es Rafael Mozo, perteneciente al grupo progresista. Las conclusiones del informe excluyen esta doble vía de sustitución.

Vocales del grupo progresista disienten de esta interpretación técnica -algunos la llegan a calificar de ilegalidad, según testimonios recogidos por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA- y recuerdan que, cuando el puesto de vicepresidente del Tribunal Supremo estaba ocupado -lo ostentó Ángel Juanes, pero tras su jubilación no fue reemplazado-, en los casos de ausencia de Lesmes quien presidía los Plenos del CGPJ era el vocal de más edad, el ya jubilado Rafael Fernández Valverde.

REYNDERS Y EL ENCARGO PENDIENTE DEL TC

El informe técnico también se presentará en el Tribunal Supremo, concretamente en la Sala de Gobierno del alto tribunal el próximo lunes, día 26, lo que puede interpretarse como la formalización de los planes de dimisión de Lesmes ante los presidentes de las cinco salas que integran el órgano judicial. Tres días después, será conocido formalmente por los vocales del CGPJ reunidos en Pleno.

Se tratará de un Pleno especialmente tenso, y no solo porque puede ser el último presidido por Lesmes, sino porque en él tratará de nuevo de concitar entre sus vocales el consenso necesario para que este órgano pueda cumplir con la última reforma de la Ley del Poder Judicial y designar a los dos magistrados del Tribunal Constitucional (TC) que les corresponde. Hasta el momento, los nombramientos se vienen retrasando debido a la postura de los vocales del sector conservador, que piden tiempo y niegan haber encontrado candidatos que proponer para el órgano de garantías.

Según las fuentes consultadas por este diario, Lesmes quiere irse , de tener que hacerlo, con este deber cumplido, pero la dificultad es evidente. Pese a ello, tantea la posibilidad de convencer a algunos vocales del sector conservador para que salgan del bloqueo y apoyen los dos nombramientos pendientes junto con el bloque progresista.

Además, tan solo un día después del Pleno, Lesmes recibirá en el Consejo del Poder Judicial al comisario de Justicia de la UE, Didier Reynders, que visita nuestro país con la intención de potenciar un diálogo político que sirva de revulsivo para desbloquear la inédita situación de bloqueo institucional. Durante su estancia en España, Reynders también se verá con la ministra de Justicia, Pilar Llop, y el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática de España, Félix Bolaños, además de los representantes de algunas asociaciones de jueces.

NO PUEDEN NOMBRAR PRESIDENTE SI LESMES DIMITE

El Consejo se encuentra en funciones, lo que determina que no puede procederse a la elección de un nuevo presidente tras la reforma de marzo de 2021 que dejó en suspenso esta competencia. Desde que la vicepresidencia del alto tribunal se encuentra vacante, tras la jubilación en octubre de 2019 de Juanes, el cargo ha sido cubierto interinamente o en funciones por el presidente de Sala del Tribunal Supremo más antiguo -actualmente el presidente de la Sala Primera, Francisco Marín Castán. Se trata de un magistrado "conservador moderado" según le señalan en el alto tribunal, perteneciente a la asociación de jueces Francisco de Vitoria.

Según el Gabinete Técnico del CGPJ, tanto la Constitución como la Ley Orgánica del Poder Judicial conciben la presidencia del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial como una titularidad conjunta e indisociable, lo que excluye la posibilidad de articular vías diferenciadas de sustitución: a través del vicepresidente del Tribunal Supremo o de quien ejerza sus funciones en la presidencia del Tribunal Supremo y por el vocal de mayor edad en la presidencia del CGPJ. 

Excluida la doble vía de sustitución, esta ha de proveerse como canal único a través de la vicepresidencia del Tribunal Supremo, a cuyo titular atribuye la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) en sus artículos 590 y 591.1 la función de sustituir al presidente.

Ante "cualquier sombra de duda sobre este particular", según la una nota remitida por el propio Consejo, se alude a una sentencia del Tribunal Constitucional de 2016 que concluyó que “(…) ninguna vulneración de la Constitución es de apreciar en que el legislador haya dispuesto que la sustitución del Presidente del Tribunal Supremo por el Vicepresidente del mismo lo será, cuando proceda, no solo para el Tribunal Supremo, sino también para el Consejo General del Poder Judicial, manteniendo así -en opción tal vez no única, pero constitucionalmente inobjetable- la conjunción en un solo titular, para casos de sustitución, de la presidencia de uno y otro órgano, conjunción que, en general, ha querido la Constitución”.

Noticias relacionadas