ANDALUCÍA CONTAGIA AL RESTO

Los barones del PP respiran tras soltar el lastre de Vox: "Todo cambia para las municipales"

  • En comunidades y ayuntamientos donde sólo veían futuros gobiernos con Vox el próximo mayo, la sensación tras Andalucía es muy distinta: "El PP está de vuelta. Podemos gobernar sin ellos", dicen varios líderes territoriales

  • Los barones asumen que las municipales son "el verdadero pasaporte" a la Moncloa y reconocen una "liberación" al ver el vuelco andaluz: "Esto lo cambia todo"

Feijóo y algunos de sus barones en la toma de posesión de Rueda.

Feijóo y algunos de sus barones en la toma de posesión de Rueda. / ÁLVARO BALLESTEROS.

4
Se lee en minutos

La lectura nacional de la victoria aplastante de Juanma Moreno en Andalucía está clara. En Génova ven probado el ‘efecto Feijóo’ tras la llegada del nuevo presidente en sus primeras elecciones al mando y, sobre todo, entienden que la debacle del PSOE en su mayor feudo histórico acredita el desgaste total de Pedro Sánchez. Pero este 19-J también ha insuflado un rotundo optimismo en el resto de comunidades autónomas, que miran ya las elecciones municipales de mayo del año que viene desde otro ángulo. Y, sobre todo, advierten: “Son el verdadero pasaporte a la Moncloa”.

Una de las pocas incógnitas que quedaban por resolver en la noche electoral andaluza era qué ocurriría con Vox. Los populares reconocían que Macarena Olona cometió “muchos errores” en campaña (especialmente en el segundo debate, dejando claro que con un solo voto que necesitara el PP, exigiría entrar en el Gobierno autonómico). Pero muchos dirigentes también advertían que la marca “terminaba arrastrando voto” en vista de experiencias pasadas. No las tenían todas consigo

Y, sobre todo, no esperaban una mayoría tan contundente de Moreno. El PP gobernará en solitario y no necesitará a Vox para aprobar absolutamente nada en los próximos cuatro años.

Ese mensaje, coinciden varios barones autonómicos consultados por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, “es la mejor noticia para todas las autonomías y especialmente los ayuntamientos”. Como publicó este diario, la obsesión de Feijóo por no necesitar al partido de Santiago Abascal en Andalucía pasaba por enviar el mensaje de que el PP volvería a gobernar sin Vox. Que lo de Castilla y León no tenía por qué repetirse y, sobre todo, devolver la utilidad del voto de la derecha a las siglas populares.

El objetivo se ha cumplido y son los líderes regionales los que recogen el guante. “Esto lo cambia todo. El efecto para el PP es brutal. Volvemos a decir en las ciudades, en los ayuntamientos, que podemos gobernar sin Vox. Han tocado techo y esto en unas municipales, donde el voto es mucho más cercano a tu alcalde, puede ser muy importante para nosotros. Vamos a aglutinar el voto de nuevo”, reflexiona un presidente de una comunidad autónoma y otro barón que aspira a desbancar al PSOE en su territorio el próximo año.

El miedo que venían acumulando distintos líderes autonómicos en vista del crecimiento de Vox era saber cómo iban a superar la cita electoral del futuro mayo, preludio de las generales tras las que Feijóo aspira llegar a la Moncloa sin depender de los ultra. 

En muchas capitales de provincia o comunidades como Murcia, Extremadura y Castilla La-Mancha las perspectivas antes de las andaluzas eran que solo habría gobiernos gracias a Vox. “El cambio de ánimo en 24 horas es brutal. Algo ha cambiado. Todas las bases están movilizadas diciendo que el PP está de vuelta”, asegura otro dirigente de peso.

En el partido todos tienen claro que las elecciones municipales y el color del que se tiña el mapa de manera mayoritaria influirá mucho en las sensaciones del electorado de cara a las generales. “Ocurrió en 2011 con toda España prácticamente de azul y Rajoy unos meses después arrolló con mayoría absoluta”, reflexionan distintos cargos.

“CASTILLA Y LEÓN HA CONTRIBUIDO”

Al fracaso de Vox en Andalucía (crecen dos escaños con respecto a 2018, pero lo hacen muy por debajo de lo esperado a pesar de que su candidata es una de las principales dirigentes de la formación) se suma la primera experiencia de gobierno en Castilla y León. En el entorno de Alfonso Fernández Mañueco creen que el arranque de su comunidad ha dado alas al PP andaluz. “Juan García-Gallardo ha protagonizado varias polémicas, pero no comparte el tono histriónico de Olona”, explican los populares castellanoleoneses.

Aún así, el anuncio de recortar a la mitad subvenciones de la Junta a patronal y sindicatos que Olona se apresuró a utilizar en un debate electoral también desveló las cartas de Vox que, consideran en el PP, “no gustaron nada a los electores”. Precisamente, haber tenido que meter al partido de Abascal en el Gobierno y la crisis interna que se desató en el PP “ha contribuido mucho” a lo que ha venido después en Andalucía. “Nos hemos autoinmolado, pero es bueno para el PP”, afirman en el núcleo duro de Mañueco.

En varias autonomías también han ido detectando un cierto “estigma” relacionado con Vox y sus polémicas. Dirigentes autonómicos aseguran que cada vez es más difícil “encontrar personas que quieran ir en sus listas” y ya venían augurando problemas para las candidaturas municipales. “Esto da la puntilla”, concluyen al hablar de las elecciones. En Castilla y León, según fuentes de la Junta, Vox también está teniendo problemas para ocupar todas las vacantes de direcciones generales y altos cargos de sus consejerías. “Han ido generando rechazo”, afirman.

"HAY EFECTO MORENO Y EFECTO FEIJÓO"

Sea como sea, y mirando a las cruciales municipales, en el partido ya nadie duda de que “hay efecto PP y efecto Feijóo” después de la salvaje guerra civil que se vivió en el partido. Y a pesar de que el líder nacional le dio total libertad a Moreno para hacer su campaña, Feijóo visitó siete provincias en las últimas dos semanas.

“Moreno tiene todo el mérito, pero el éxito también es del presidente nacional. Cosa que no ocurrió en Madrid, donde solo hubo ‘efecto Ayuso’, ni tampoco en Castilla y León, que no hubo ‘efecto Mañueco’ ni efecto PP. Al contrario. Casado restaba. Ahora sí estamos en disposición de ganar”, coinciden dos cargos de mucho peso en autonomías.

Noticias relacionadas