UNA AUSENCIA MÁS TRAS ALBERTO RODRÍGUEZ

La diputada canaria Meri Pita abandona el grupo parlamentario de Podemos por la "deriva orgánica" del partido

  • Pasará al Grupo Mixto, ya que la renuncia al escaño es una decisión personal

  • Afirma en una carta muy dura contra Podemos que seguirá apoyando al Gobierno siempre y cuando adopte medidas progresistas que encajen con sus demandas

  • Otros cargos de Podemos en Canarias renunciarán y muestran las profundas grietas del partido en las islas

Pablo Iglesias y Meri Pita (derecha).

Pablo Iglesias y Meri Pita (derecha). / EUROPA PRESS

6
Se lee en minutos

La diputada por Las Palmas María del Carmen Pita ha decidido abandonar el grupo de Unidas Podemos para integrar el Mixto. La decisión la ha comunicado por los canales internos a la dirección parlamentaria del espacio confederal. Su baja es un revés para la alianza que en la Cámara Baja forman PSOE y los "morados", ya que tras la expulsión de Alberto Rodríguez, se produce ahora otra ausencia más. El total de la bancada es ahora 33 escaños, en vez de los 35 obtenidos en las elecciones generales.

Fuentes de Unidas Podemos han adelantado a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA esta decisión de María del Carmen Pita, Meri Pita, como es conocida en la que era su formación hasta este jueves. La ha comunicado a través de un mensaje muy duro contra la deriva de la formación y del grupo parlamentario. Un mensaje igual que el de otros cargos del partido en Canarias, que también han informado así sobre sus respectivas dimisiones y renuncias.

En el texto, al que ha accedido este medio, Pita señala que "la deriva orgánica está ahí con sus individualidades, sus miserias, sus manipulaciones, su sectarismo, sus cobardías y, cada vez más, sus proyectos biográficos, mucho más que políticos y lejos -muy lejos en cualquier caso- de los principios" que motivaron la entrada en política de Podemos. Añade con contundencia que su partido "no es en estos momentos una organización ni democrática ni mucho menos plurinacional".

Esta inercia, a su juicio, ha contagiado a la dirección del hasta este miércoles su grupo parlamentario. "Igual que Podemos se deshizo de la opinión de la gente con una dirección que se colocó al margen de todo el mundo y en función de sus propios intereses, la misma suerte ha corrido este grupo para sus diputados y diputadas. Al fin y al cabo, no es de extrañar que coincidan las más de las personas que han renunciado al proyecto participativo que quiso ser Podemos".

Pita, sin apenas responsabilidad en el grupo y cada vez más apartada de las decisiones del espacio político, pasará al Grupo Mixto del Congreso, ya que abandonar el escaño es una decisión que compete sólo a ella a título personal.

Hace unos meses, con motivo de la renovación del cupo de magistrados del Tribunal Constitucional que concernía al Congreso, dos diputadas de Unidas Podemos y un exparlamentario, Eduardo Santos, firmaron una carta crítica con la decisión de la formación sobre apoyar a uno de los cuatro candidatos, Enrique Arnaldo. Gloria Elizo y Meri Pita fueron las diputados que suscribieron.

Desde entonces, la situación para ella no ha cambiado. Su malestar tiene que ver con resoluciones y caminos escogidos por las direcciones del partido, en concreto en Canarias. El panorama de la formación en las islas es convulso desde hace tiempo. Que Alberto Rodríguez, exdiputado por Santa Cruz de Tenerife, tuviera que dejar el escaño tras ser condenado por el Supremo no ha ayudado a coser heridas. De hecho, desde hace meses, su plaza en el Congreso sigue sin estar cubierta. Unidas Podemos afrontó la convalidación del decreto de la reforma laboral con un diputado menos. Futuras votaciones las abordará con dos menos. Ella remarca en la carta su intención de seguir apoyando al Gobierno siempre y cuando las medidas sean progresistas y encajen en su ideología.


/ epe

Muy dura contra el Podemos actual

Pita era de los cargos más leales a la esencia con la que nació Podemos. Lo manifiesta, junto a otros compañeros/as de la formación en las islas, nada más empezar la carta en la que comunica su renuncia al grupo en el Congreso. Lamenta no haber tratado cuestiones que "desde hace tiempo" debían haber asumido "como espacio progresista". Subraya a continuación su "fidelidad a un proyecto que venía a cambiar las lógicas de la política en este país", es decir, al original. 

Pero no termina aquí su versión crítica. "Ahora que nuestra caída electoral ya nos sitúa en la barrena de una profunda pendiente perdedora, en vez de afrontar una reflexión política sobre las heridas a suturar y la forma de revertir la debacle organizativa no hemos encontrado otro asidero que el cálculo de las infinitas miserias, los ataques en busca del enemigo interno y los patéticos codazos por figurar en no se sabe qué parrilla de salida", suscribe Meri Pita, quien se muestra a favor de una búsqueda de la recuperación del espacio mediante la participación de la militancia.

Se ha producido, por tanto, una desatención "imperdonable" a la "coherencia" y "responsabilidad" sobre el programa político, pero también con los ciudadanos y con los votantes. El viraje en la política seguida en el Sáhara Occidental ha sido otro obstáculo.

La secretaria general de Podemos y ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra.

/ EFE

Con la mirada en el futuro, Pita, así como otros cargos que renuncian a la pertenencia a la formación en Canarias, apuesta por seguir defendiendo "las premisas" que guiaron el nacimiento de Podemos. La diputada lo hará, apunta, desde el Grupo Mixto, pues, según sus palabras, hay que seguir defendiendo los intereses de las islas en el Parlamento. Sobre ello, recalca: "No hemos ido a Madrid desde Canarias, a un grupo que se dice 'confederal' y a una organización que se define como 'plurinacional', a asentir, obedecer y aplaudir a una dirección que se habilita a sí misma para hablar en nombre de Canarias".

"Hemos ido a Madrid -matiza- a arrimar el hombro para que se produjeran cambios con políticas estructurales en todo el Estado, pero para defender también nuestro proyecto de otra Canarias y eso es justamente lo que vamos a hacer, desde el Grupo Mixto o desde donde sea".

No callará, sostiene, ni se conformará con "acuerdos de mínimos que luego se publicitan como cambios de paradigmas o acuerdos históricos". Son acuerdo, en todo caso, que "no llegan a tapar la vergüenza de la claudicación: Sanidad, Pensiones, Vivienda, Ley Mordaza, el injustificable acuerdo en la renovación del Tribunal Constitucional, la Memoria Democrática, la vergonzosa política migratoria del gobierno, la ignominiosa posición del Gobierno sobre el Sahara... Todo se reduce a mirar para otro lado abandonando nuestros compromisos electorales".

MADRID. 01.12.2021. La vicepresidenta tercera del Congreso, Gloria Elizo, en una sala del edificio del Congreso de los Diputados.


/ ALBA VIGARAY

Seguir apoyando al Gobierno

La diputada por Las Palmas indica que no tiene intención de ser un foco de oposición al Gobierno, pero también señala que no votará a favor de lo que se presente en la Cámara como si fuera un automatismo. Advierte que no será "cómplice" de "ningún engaño" al pueblo, como hacerles creer que Podemos son "un candil que alumbra ese nuevo futuro". La realidad es muy diferente, explica. Y lo es, sobre todo, dentro del partido.

"Estamos con esta oscuridad en casa: decir que los cuidados son el centro mientras lanzamos al ostracismo a mucha de nuestra militancia; hablar de lo común y del nuevo ser humano que debemos perfilar y entretanto reproducir internamente comportamientos individualistas propios de lo peor de la vieja política que vinimos a combatir. Hablar de cambios de paradigmas y practicar políticas del mal menor", sintetiza. 

Pita concluye con un "no todo vale" y con un llamamiento. "No hay atajos si todavía queremos salvar el proyecto amplio, honesto, audaz, transversal y participativo que nos trajo hasta aquí", proclama. El Podemos original.

 

Noticias relacionadas