Cómo limpiar el microondas con limón en un minuto

En poco tiempo lograrás un resultado espectacular que acabará con toda la suciedad del interior

Cómo limpiar el microondas: trucos fáciles y rápidos

Cómo limpiar el microondas: trucos fáciles y rápidos / ShutterStock

1
Se lee en minutos
M. G.

Si tienes microondas en casa bien sabes que es uno de los electrodoméstico que más utilizas pero también sabes que no lo limpias con mucha frecuencia. Quizá le pasas un trapo por fuera si ves alguna mancha y poco más. Pues si no lo haces porque te parece una tarea tediosa o que te llevará mucho tiempo vamos a quitarte esa idea de la cabeza. El microondas acumula mucha suciedad en su parte interior porque calentamos alimentos en su interior y muchas veces no tenemos la precaución para taparlo.

Si este es tu caso te vamos a dar dos trucos para que lo limpies sin emplear mucho tiempo ni mucho dinero.

Cómo limpiar el microondas con limón

Cogemos un limón y lo cortamos a la mitad. En un plato ponemos ambas mitades boca abajo con un poco de agua y lo introducimos en el microondas. Lo ponemos a máxima potencia durante 1 minuto o hasta dejar que se empañe el interior del aparato con el vapor que se va generando. Eso lo sabremos cuando veamos húmedo el cristal del microondas o captemos el olor que desprende el limón a alta temperatura.

Abrimos la puerta y, con cuidado de no quemarnos, retiramos el recipiente con la ayuda de una manopla o un trapo. El vapor consigue penetrar en la suciedad y ablandarla, por lo que sólo tendremos que pasar una bayeta o un paño de cocina por todo el interior. Además, gracias al limón, conseguiremos dejar el microondas aromatizado y fresco de una forma natural.

Cómo limpiar el microondas con jabón

Sabemos que no es aconsejable usar productos químicos para limpiar el interior del microondas, pero el jabón líquido para lavavajillas es más inocuo y no entra en la categoría de desengrasante ni es corrosivo.

Llenamos un tazón con agua tibia y le añadimos un chorrito de jabón de lavavajillas. Calentamos a máxima potencia durante 1 minuto y, como siempre, abrimos la puerta y sacamos el recipiente con mucho cuidado para no quemarnos.

El vapor generado ablandará toda la viscosidad, por lo que, con la ayuda de una esponja bastante húmeda, limpiaremos el interior del aparato con más facilidad. También podemos agregar a esta mezcla un poco de bicarbonato de sodio para que actúe como un ambientador.

En ambos casos es recomendable dejar abierto el microondas unos cuantos minutos después para que se seque y se ventile un poco por dentro.

Noticias relacionadas