Carlos Alcaraz: “Conduciendo soy más prudente”

Carlos Alcaraz: “Conduciendo soy más prudente”
3
Se lee en minutos

Carlos Alcaraz es el hombre del momento tras su lograr su primer Gran Slam con apenas 19 años, 4 meses y 7 días. Este joven de El Palmar (Murcia) ha pasado de poder pasear con sus amigos por el pueblo, su plan estrella, a ser reconocido por las calles de todo el mundo. El número uno del tenis no deja de ser un adolescente de sonrisa amable e incluso tímida, a pesar de controlar muy bien los tiempos de la comunicación y las entrevistas frente a decenas de periodistas. Durante su presentación como embajador de la gama eléctrica de BMW España nos concedió sus esperanzas, expectativas y, ya de paso, hablamos un poco de coches.

El carácter humilde de Carlitos Alcaraz es su bandera, como también las ganas y el empuje con el que inicia cada uno de sus partidos. Esa “mala baba” no la traslada a la conducción, “soy mucho más prudente cuando conduzco”. Eso, junto a su temprana edad y compromiso con su generación, le han llevado a ser la imagen del futuro de BMW y sus modelos i (eléctricos), como el BMW iX o BMW i4. Parece que el murciano prefiere el SUV de gran tamaño y, pese no haber tenido demasiado tiempo para conducirlo, asegura que ya tiene su propio cargador en casa.

Una agenda apretada

Un hogar al que todavía no ha vuelto tras convertirse en historia viva del tenis. Sus logros no le hacen olvidar sus raíces, aquellas a las que desea volver y que ha nombrado ante cualquier pregunta relacionada con su madurez. “Hay mucho trabajo para llegar hasta aquí, un equipo detrás, familia y amigos que han estado siempre apoyándome” comentaba siempre que podía.

El apoyo incondicional de sus padres ha sido clave en la consecución de un sueño que ha llegado muy pronto. Frente al compromiso y la presión de ser comparado con los tres grandes (Rafael Nadal, Roger Federer y Novak Djokovic) responde sereno: “sería ilógico compararme con alguno de los Big Three, que llevan más de veinte años jugando y yo sigo disfrutando de jugar al tenis… Esa es mi motivación” comentaba.

“Ha sido increíble llegar a mis metas tan pronto, así que toca seguir soñando” sentenciaba. Y vamos si le quedan partidos por delante, con una agenda de torneos de lo más apretada. Entre esos partidos no estará uno de los duelos que más ha soñado desde que era un niño. Hablamos del enfrentamiento Carlos Alcaraz-Roger Federer, que todavía idolatra por su “talento, clase y elegancia” y que anunció su retirada recientemente.

Un embajador de jóvenes

Por suerte, y de manera repentina, BMW España consiguió encontrar un hueco para nosotros y permitir este encuentro cercano. En consonancia con la edad de Carlos Alcaraz, el equipo de comunicación ideó una mesa redonda entre jóvenes de la generación centennial, proponiendo a becarios de todos sus departamentos como entrevistadores.

Con una soltura magnífica le preguntaron sobre sus frustraciones, añoranzas y miedos, a lo que Alcaraz respondió siempre recordando su núcleo duro. “Mis padres han perdido muchos planes por llevarme de aquí para allá” recordó el tenista. En ese sentido, destacó que sacarse el carné de conducir era algo necesario y querido desde hace tiempo. Sabemos que los jóvenes han perdido el interés por conseguir la licencia, pero Carlitos lo tenía claro: “tener el carné significa independencia y no quitarle tiempo a nadie”.

Aprovechamos la ocasión para preguntarle cómo sería el BMW de sus sueños, aquel que configuraría a su gusto. Fiel a su estilo sobrio y nada llamativo, Carlos Alcaraz se decanta por los tonos grises para el exterior en combinación con el negro del habitáculo. También nos comentó que la decisión de ser embajador de la gama eléctrica surgió de manera natural: “Es importante promover la movilidad sostenible” comentó.

Eso sí, no se olvida de la división M Performance, a la que espera echarle el guante en algún momento porque “no entiendo el coche solo como un desplazamiento, también como un elemento de adrenalina” se reía.

Eso sí, la lista de Spotify tiene que ser la de “Éxitos España”, entre los que se encuentran canciones de Quevedo, Sebastián Yatra, Aitana, Bizzarap, Rawl Alejando y Ana Mena, entre otros de sus artistas favoritos. Ya es conocida la afición del tenista por la música que, tal como destacó durante la entrevista: “Me ayuda en momentos clave, es una motivación para empezar el entreno”.

Noticias relacionadas