Contenido ofrecido por:

Contaminación

Un estudio desvela que todos los adultos de la UE tienen bisfenol A en su organismo

Más de 2.700 analíticas en individuos de 11 países demuestran la extendida presencia de esta controvertida sustancia

Un estudio desvela que todos los adultos de la UE tienen bisfenol A en su organismo
4
Se lee en minutos
Joan Lluís Ferrer

La Iniciativa Europea de Biomonitorización Humana (HBM4EU), en la que participan la Comisión Europea, la Agencia Europea de Medio Ambiente e instituciones de 28 países, ya ha adelantado algunos datos sobre los niveles de exposición de la población europea al bisfenol A, uno de los contaminantes más conocidos, dentro de su amplia investigación sobre la exposición a algunas sustancias tóxicas prioritarias y sus posibles efectos en la salud. Se trata de una sustancia habitualmente asociada a numerosos tipos de plástico y similares.

Según ha dado a conocer la ONG Hogar sin tóxicos estos primeros resultados revelan que “todos los adultos analizados en Europa tienen presencia en su organismo de bisfenol A (BPA)”. Además, el 50% de las personas analizadas tendría también presencia de otros bisfenoles, cada vez más usados en sustitución del BPA, como el BPS y el BPF (en ocasiones en concentraciones elevadas).

Estas son las conclusiones tras realizar un total de 2.756 analíticas a individuos de 11 países, en lo que se considera una muestra representativa de toda la población. Carlos de Prada, Director de Hogar sin tóxicos, considera “inquietante” que, tal y como recoge la citada Iniciativa Europea de Biomonitorización Humana, "todas las muestras europeas tomadas superen la concentración que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) considera ahora recomendable, después de que en diciembre pasado propusiera rebajar nada menos que 100.000 veces la Ingesta Diaria Admisible (IDA) de la sustancia al decidir por fin tener en cuenta la evidencia científica”.

La iniciativa Hogar sin tóxicos, que ya hace 10 años elaboró un informe-propuesta en el que solicitaba a las autoridades la prohibición de la sustancia en todos los materiales en contacto con alimentos, lamenta que “a pesar de los años transcurridos, tal y como muestran ahora los datos de HBM4EU, la población europea siga en riesgo por estar continuamente expuesta a niveles relevantes de BPA”.

La sustancia fue ya prohibida en artículos para bebés, pero sus sustitutos no serían tampoco seguros / Fotolia

Todo ello, añade, “mientras han pasado años y años en los que solo se han acometido medidas muy limitadas para reducir la exposición a la sustancia, como cuando en 2011 fue prohibido únicamente en los biberones infantiles en la UE a la vez que se seguía permitiendo una amplia exposición de la población, por ejemplo de mujeres embarazadas, a través de la presencia de la sustancia en muchos alimentos enlatados”.

El bisfenol A ha sido asociado a efectos en el neurodesarrollo, bajo peso al nacer, efectos en el desarrollo inmunológico, esterilidad, obesidad y enfermedad metabólica, riesgo de cáncer relacionado con hormonas o enfermedades cardiovasculares.

Los datos de biomonitorización europeos siguen mostrando que los niveles de BPA son superiores a los de algunas sustancias que, como el bisfenol S (BPS) y el bisfenol F (BPF), han venido usándose para reemplazarlo. También resulta preocupante que las concentraciones de estas últimas sustancias estén aumentando, ya que podrían tener algunos efectos semejantes a los del bisfenol A. El documento de la HBM4EU cita, por ejemplo, la preocupación generada por la exposición de las cajeras a los tickets de papel térmico con el sustituto BPS.

Efecto cóctel

Por otro lado, la Iniciativa Europea de Biomonitorización Humana destaca que también tiene que considerarse el “efecto cóctel” de diferentes bisfenoles a los que una persona puede exponerse al mismo tiempo “porque los sustitutos del BPA parecen mostrar efectos similares al BPA”, de modo que pueden sumar sus efectos a los de esta sustancia. Citan investigaciones que muestran que “las exposiciones combinadas a bisfenoles y otras sustancias químicas están asociadas con la disminución de la calidad del semen en los países occidentales”.

HBM4EU

Tal y como denuncia Carlos de Prada, “los datos obtenidos muestran algo preocupante, toda vez que la comunidad científica alerta de que al igual que otras sustancias disruptoras endocrinas, estos contaminantes pueden causar efectos negativos sobre la salud a muy bajas concentraciones. Es más, son sustancias para las que no se puede establecer con claridad un nivel de concentración que se pueda afirmar como seguro con certeza”.  

Recientemente, la Comisión Europea publicó su Hoja de Ruta para la restricción de muchas sustancias tóxicas y en la que, entre otras cosas, se plantea la restricción o prohibición conjunta de diferentes bisfenoles.

Se trata de un amplio grupo de más de 200 sustancias, de las que se ha visto que al menos 37 pueden tener propiedades de alteración hormonal, por lo que pueden causar efectos adversos a bajísimas concentraciones, según los expertos. La más conocida de estas sustancias es el bisfenol A, si bien la ciencia ha encontrado que algunos bisfenoles que se han usado para sustituirlo pueden ser también problemáticos.

......

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es

Noticias relacionadas